Navigation

¿Qué consecuencias tiene el coronavirus para la democracia suiza?

El pasado mes de marzo el Gobierno suizo decretó el estado de “situación extraordinaria”. La población ha tenido que quedarse en casa durante dos meses. Se canceló la sesión de primavera del Parlamento. Las votaciones previstas para mayo se aplazaron, mientras el Consejo Federal (gobierno) gobernaba en solitario por decreto de emergencia. ¿En qué ha quedado la democracia directa?

Este contenido fue publicado el 22 mayo 2020 - 11:00

Martina Mousson, politóloga del instituto de investigación gfs.bernEnlace externo, está familiarizada con los fenómenos sicológicos en tiempos de crisis. Después de la gripe española, que se cobró millones de víctimas, irrumpieron los locos años veinte. En aquellos dorados años veinte mucha gente llevó un estilo de vida excesivo. La idea de que tras la pandemia de la COVID-19 se pueda seguir una tendencia similar es bastante tentadora.

Los decretos de emergencia del Gobierno están respaldados por la Ley de Epidemias. Esta norma autorizaba al Consejo Federal a decretar el 16 de marzo de 2020 la situación de emergencia y a gobernar sin control del Parlamento.

Después de haberse interrumpido la sesión de primavera del Parlamento, ambas cámaras volvieron a reunirse a principios de mayo, aunque no en el Bundeshaus, el Palacio Federal, sino en el recinto ferial de la ciudad de Berna, donde se puede mantener la distancia necesaria. Sin embargo, los comités de iniciativas han tenido que ser algo más pacientes. La recogida de firmas en la calle no estará autorizada hasta principios de junio.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.