Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevo revés de la Justicia de EE UU para el UBS

Justicia de EE UU VS. UBS, una "historia sin fin".

(Keystone)

Washington insiste: quiere la información confidencial de 52.000 contribuyentes que, encubiertos por el banco suizo, incurrieron en evasión fiscal. El UBS ratificó este miércoles su oposición a esa demanda.

Berna intenta anular los cargos contra el UBS. Pero ni el recién concluido convenio fiscal bilateral ni la millonaria multa pagada por el banco, parecen convencer al fisco de EE UU. La Corte Federal de Florida tendrá la última palabra.

Ni los rumores filtrados por el New York Times afirmando que el tema pasaría a mejor vida, ni la firma acelerada de un nuevo convenio fiscal "transparente" entre Suiza y EEUU fueron suficientes para desarticular la embestida del gobierno de Barack Obama.

UBS despertó este miércoles (01.07) con la noticia de que el Departamento de Justicia de EEUU no desistirá en su intento por obtener el nombre de 52.000 clientes americanos sospechosos de evadir al fisco entre 2002 y 2007 con ayuda del banco.

De materializarse, se tratará de la entrega de información confidencial más importante que haya visto jamás la plaza financiera suiza, y de un nuevo revés para el UBS luego de que confesara públicamente en julio del 2008 que sí consintió y promovió operaciones en diversos paraísos fiscales que desembocaron en incumplimientos con el fisco de aquel país.

Suiza, equivocada

Tras aceptar la culpa, Suiza ha intentado por todos los medios evitar una violación masiva del secreto bancario.

En febrero, el banco suizo aceptó revelar un listado de los 300 clientes norteamericanos porque se les había probado fraude fiscal, un delito que también es perseguido en Suiza (a diferencia de la evasión simple).

Adicionalmente, pagó una multa de 1.000 millones de francos suizos que le protegía de futuros procesos penales ligados a este asunto. En consecuencia, toda demanda posterior sólo puede darse en el ámbito civil.

Hans-Rudolf Merz, presidente de Suiza, se aseguró personalmente de que las cosas marcharan bien. En abril pasado se reunió en Washington con el secretario del Tesoro Tim Geithner, a quien anunció que Suiza estaba lista para iniciar la negociación con EE UU de un Convenio para evitar la doble tributación (CDI) más "transparente".

Es decir, apegado a los principios de la OCDE en materia de intercambio de información fiscal entre gobiernos. A cambio pidió que EE UU abandonara los cargos contra el UBS.

Y Suiza creyó que lo había logrado. De hecho, el pasado 23.06, Merz afirmó ante los medios de comunicación que "estaba firmemente convencido de que el problema (del UBS) se resolvería como el gobierno helvético lo esperaba".

Pero se equivocó.

Nueva embestida de EE UU

La notificación del Departamento de Justicia de EEUU revelada este martes (30.06) en Washington consta de 105 páginas y "juzga nulas las objeciones formuladas por el banco (UBS) hace un mes delante los tribunales".

El documento hace referencia a una carta enviada por la Confederación Helvética y el UBS en mayo en la que argumentan que revelar los 52.000 nombres violaría la legislación financiera vigente en Suiza, porque sería una cacería de brujas o fishing expedition, es decir, una ofensiva masiva en busca del mayor número de culpables.

Pero el Internal Revenue Service (IRS) no está de acuerdo. El fisco estadounidense opina que el UBS actúo con dolo, violó las leyes americanas y debe pagarlo.

El texto del Departamento de Justicia refiere: "Fue necesario contactar al UBS a través de este departamento para que reconociera sus delitos y pagara una multa. Y ha sido necesario contactarlo también para que ponga fin a sus actividades trasnacionales ilegales, y para informar a sus clientes que deben obedecer la ley de su país".

Lo anterior porque sólo hasta que el UBS se vio ante una presión sin retorno decidió cancelar sus operaciones off-shore para clientes estadounidenses. Estructuras financieras propicias para la discrecionalidad y la ilegalidad.

UBS, disconforme

El UBS está disconforme con la posición de EE UU y este miércoles (01.07) manifestó que se "opone firmemente" a divulgar los nombres de los 52.000 titulares de cuentas estadounidenses aún reclamados por la Justicia del país americano.

Reiteró que le es imposible suministrar la información solicitada sin violar el Derecho suizo, y afirmó que son los gobiernos los que deben discutir y negociar acuerdos bilaterales para el intercambio de información.

Al fijar su posición, dijo que tiene conocimiento de que se cuenta ya por millares el número de clientes que han acudido espontáneamente ante el IRS para regularizar su situación, razón por la que pide que le sea entregada una lista puntual con los nombres de los presuntos defraudadores para entregar información confidencial sólo de esos casos específicos, no de los 52.000 clientes, como lo quiere EE UU.

Lo cierto es que el lunes 13.07, la Corte Federal de Florida abrirá un proceso definitivo que determinará qué información tiene que entregar el UBS a la Justicia de EE UU.

Las posibilidades de llegar a un acuerdo amistoso se desdibujan.
El UBS declina confirmar si negocia el pago de una multa de hasta 5.000 millones de francos suizos para aceptar sus culpas y cerrar definitivamente este escabroso capítulo.

Por el momento, sólo queda aguardar el desenlace que dará la Corte de Florida a una disputa cuyas partes jamás lograrán ponerse de acuerdo.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Contexto

El UBS es el banco número uno del sistema financiero suizo. Administra 30% de los activos del sector y es experto en la gestión de fortunas.

El UBS vive un mal momento económico. Prevé pérdidas para el segundo semestre del 2008 y sabe, porque así se lo advirtió el Banco Nacional de Suiza, que debe reforzar aún más su capital para operar con solidez.

El Internal Revenue Service (IRS) y el Departamento de Justicia estadounidense iniciaron en 2007 una investigación sobre clientes del UBS que era acusados de evadir impuestos. Un año después, Bradley Birkenfeld, ex empleado de alto nivel del banco, confesó que era verdad, el UBS había facilitado inversiones en paraísos fiscales a clientes de EE UU.

Fin del recuadro

Datos clave

El UBS tiene actualmente alrededor de 76.700 empleados, de los cuales 35% están en Estados Unidos.

Si la Corte Federal de Florida le exige al UBS entregar información confidencial de 52.000 de sus clientes y el banco se niega, corre el riesgo de perder su licencia de operación en territorio estadounidense.

La plaza financiera suiza busca una imagen más transparente de cara al mundo, razón por la que Suiza ha negociado ya nuevos acuerdos fiscales con países como México, Francia o EE UU.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes