Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Parálisis histórica de FFCC por corto circuito

Una vista de la estación ferroviaria de Zúrich el miércoles (23.06) por la tarde.

(Keystone)

La más grave parálisis de la historia de los ferrocarriles suizos obedeció a un corto circuito que provocó una reacción en cadena y dejó varadas a 200.000 personas. En conferencia de prensa, la CFF reconoce la existencia de una debilidad estructural en su red eléctrica.

Velada memorable en los anales de la historia ferroviaria helvética: Un corto circuito se produjo a las 17:08 horas en una línea de alta tensión de la red de alimentación entre Amsteg (Uri) y Rotkreuz (Zoug), explicó este jueves, en conferencia de prensa el director de la Compañía Federal de Ferrocarriles (CFF), Dominik Weibel.

Ese corto circuito, precisó, engendró un desequilibrio en la red con una sobrealimentación en el sur y una alimentación insuficiente en el norte.

"El desequilibrio condujo rápidamente a la puesta en marcha de diversas centrales eléctricas y provocó una reacción en cadena que finalmente dislocó la totalidad de la red", puntualizó el responsable de la empresa ferroviaria.

Ante la prensa, el titular de la CFF reconoció, por otra parte, que la red eléctrica de los ferrocarriles sufre de una debilidad estructural, a saber, una malla insuficiente y un número muy escaso de puntos de inyección de corriente.

En el producto de esos factores: un caos memorable.

Hasta los trenes marchan sobre rieles...

Por espacio de cuatro horas, ese transporte neurálgico de Suiza, utilizado día a día por 700.000 viajeros, estuvo fuera de servicio. Cientos de personas quedaron a bordo de los vagones aparcados a la mitad del camino. Algunos descendieron y caminaron hasta la población más próxima siguiendo las vías.

Otros aguardaron a que los trenes fueran remolcados -con viejas máquinas a diesel- para seguir la espera, pero a la piadosa sombra de los andenes...

Miércoles 22 de junio, 19:50 horas, estación ferroviaria de Lausana. Andén 1. El anuncio del 'Intercity’ en dirección de Friburgo-Berna-Zúrich-Saint Gall permanece en el tablero.

- Disculpe ¿no ha salido el tren de las 19.45?

"Señora desde antes de las seis de la tarde no circula ningún tren. ¡Todo el país está paralizado!"

Una respuesta por demás inimaginable en un país donde todo -hasta los trenes- marcha sobre rieles... y con una exactitud indiscutible. Tanto así que el caricaturista del diario Le Temps, en lengua francesa, ironizaba en su edición de este jueves "La precisión suiza está a salvo... ¡Todos los trenes se detuvieron al mismo tiempo!"

Bloqueados, 1.500 trenes

Alrededor de las 18:00 horas, cuando los contingentes de trabajadores que laboran en una ciudad diferente a la de su domicilio se aprestaban a ganar la tranquilidad de sus hogares, se produjo el monumental corte eléctrico que dejó bloqueados a 1.500 trenes y en el desamparo a 200.000 viajeros entre usuarios habituales u ocasionales y consternados turistas.

Dos horas más tarde, el andén 1 de la estación de Lausana, por el que circula de manera regular el tren que conecta el territorio suizo desde el aeropuerto de Ginebra, en las cercanías con Francia, hasta Saint Gall, próximo a las fronteras con Austria y Liechtenstein, estaba convertido en un campo de verano:

La sorpresa había cedido ante la resignación y los frustrados viajeros consumían el tiempo de espera aguzando el oído a cada nuevo anuncio del sonido local que difundía sin descanso la misma información, "por un problema general de corriente en la red ferroviaria, los trenes circulan con un retardo indeterminado", o sorbiendo a tragos largos las bebidas frescas cortesía de la CFF.

"¿Pero hay alguna esperanza?" "¿Usted cree que podamos regresar hoy mismo?" "¿No hay servicio de autobuses?" Cada pasaje de algún empleado de la empresa ferroviaria, identificable sin esfuerzo por la fluorescencia de su chaleco y la amabilidad en sus maneras, provocaba una ráfaga de preguntas.

Vivales y solidarios

Frente al edificio de la estación central de Lausana, los taxistas se disputaban la angustia y el cansancio de los pasajeros dispuestos a pagar caro el regreso a sus hogares.

Jornada veraniega y bochornosa. El marcador de la temperatura fluctúa en torno a los 30 grados. Fatigados y sudorosos, los usuarios del tren se arremolinan ante los puestos de bocadillos o frente a las cabinas telefónicas. Muchos más largan su infortunio a voz en cuello a través del celular: "!Que no hombre, que no es ninguna broma...!"

Una señora se presenta en el andén con una oferta "Tengo un automóvil y voy a Puidoux-Chexbres..." "Puidoux-Chexbres" repite mientras recorre el andén. Pocos son los que van sólo hasta ahí, pero su solidaridad es un viento fresco en esa tarde canicular.

El profesionalismo del personal

La caída de la noche se acompaña de nuevas posibilidades. Los altavoces invitan a los pasajeros con destino a Nyon a abordar un autobús estacionado frente a la estación.

Después de las 21 horas se registra el primer movimiento en las vías. Los estoicos pasajeros que aguardan en el andén 1 despiden con una lluvia de aplausos a los afortunados residentes de Yverdon que parten agitando las manos y repartiendo sonrisas. "¡Por fin!, avanza un vecino de Berna...

No tan pronto, el primer tren con destino a la capital helvética sale de Lausana después de las 22:00. A bordo, una exhausta controladora de la empresa distribuye bonos de compensación por la espera. Uno de 10 francos para cada pasajero de la segunda clase, de 15 para los de primera.

Es casi la media noche. La estación de Berna registra un movimiento propio de la temporada pero ajeno a esas horas. Los viajeros devoran todavía con la vista los tableros, los trabajadores de la CFF siguen repartiendo explicaciones... Las jornadas del miércoles y el jueves se empalman. Las actividades sólo tendrán fin a las 03:00.

En su conferencia de este jueves, Dominik Weibel da cuenta de su estupor ante la amplitud del problema, pide excusas a los usuarios, les agradece su paciencia y, nobleza obliga: expresa su reconocimiento al personal de la empresa.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

La CFF transporta diariamente unas 700.000 personas en 9.000 trenes. Casi 2.200 trenes de carga llevan por día alrededor de 160.000 toneladas de mercaderías.
La empresa tiene 28.000 trabajadores y es uno de los empleadores más importantes de Suiza. La red ferroviaria cubre 3.000 km y posee 800 estaciones.

Fin del recuadro

Contexto

El miércoles 22 de junio se produjo el peor incidente técnico en los ferrocarriles de Suiza

Un corto circuito se produjo a las 17:08 horas en una línea de alta tensión de la red de alimentación entre Amsteg (Uri) y Rotkreuz (Zoug).

El incidente engendró un desequilibrio en la red que condujo a la activación de diversas centrales eléctricas y provocó una reacción en cadena que finalmente dislocó la totalidad de la red.

Por espacio de cuatro horas, quedó suspendida toda la actividad ferroviaria.

En total, 1.500 trenes quedaron bloqueados.

Unas 200.000 personas resultaron afectadas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes