Navigation

Partidos abogan por la nacionalización facilitada

Los partidos políticos apoyan la naturalización facilitada de los jóvenes extranjeros. Keystone

Los representantes de seis partidos parlamentarios se reunieron este lunes en la Plaza Federal de Berna para apoyar la nacionalización simplificada.

Este contenido fue publicado el 13 septiembre 2004 - 13:23

La naturalización de los extranjeros de segunda y tercera generación, que exige un enmienda constitucional, será votada el próximo 26 de septiembre

La acción, tan simbólica como mediática, se realizó frente a las sedes del Ejecutivo y del Legislativo, en pleno centro de la capital, Berna.

Los dirigentes políticos esgrimieron pancartas de apoyo a la naturalización facilitada. El encuento estuvo cargado de una especial simbología política por el espectro amplio de sus promotores.

Diputados y dirigentes nacionales de los partidos Verde, Socialista, Demócrata Cristiano, Radical, Liberal y Evangélico, presentaron un apoyo consensual a la naturalización facilitada.

Notable fue sin duda la ausencia de la Unión Democrática de Centro, fuerza de derecha con presencia en el gobierno pero que se opone a la enmienda.

Suiza cuenta hoy con 7,3 millones de habitantes, de los cuales 1,5 millones son extranjeros. Ese índice de casi 20% constituye un referente significativo en comparación con la proporción foránea en los otros países europeos.

Sin embargo, tres cuartas partes de ese total han nacido en Suiza o viven aquí desde hace más de ocho años.

La propuesta federal que será votada en dos semanas busca facilitar la adquisición de la nacionalidad para los jóvenes extranjeros bien integrados y que tienen la intención de permanecer en el país.

Simbología clara

"Esta acción tiene una simbología fuerte. Queremos mostrar que al votar el 26 de setiembre el pueblo y los cantones deben pronunciarse sobre una cierta idea de nación", enfatizó a swissinfo Léonard Bender, vicepresidente del Partido Radical, fuerza de derecha que apoya la propuesta.

"Es una oportunidad única el permitir a un país un tanto envejecido reformar la Constitución para recibir en la comunidad nacional a decenas de miles de jóvenes extranjeros muy bien integrados, la mayor parte de los cuales han nacido aquí", señaló.

Consultado sobre la ausencia en la acción de la Unión Democrática de Centro, Bender estableció una clara diferencia entre "patriotas y nacionalistas": "Los nacionalistas excluyen, rechazan, en tanto que los patriotas, integran, acogen", expresó tajantemente.

Para Ruth Genner, presidenta de los Verdes y consejera nacional, la acción consensual realizada hoy en la Plaza Federal también transmite un importante mensaje político.

"Unidos le decimos a nuestros conciudadanos y al Consejo Federal (ejecutivo colegiado) que este paso es decisivo y positivo, especialmente para los jóvenes. Es una condición imprescindible para el futuro del país".

En su diálogo con swissinfo, la parlamentria criticó lo que considera una cierta pasividad del Consejo Federal en la promoción de la enmienda.

La gente de "la calle"

"No estoy de acuerdo con esta propuesta de los partidos. Voy a votar en contra", sentenció con energía Hansueli Gasser, del cantón de Berna, mientras observaba con desconfianza la acción mediática de los políticos en el corazón capitalino.

"Tras el 'sí' se esconde el apoyo a los demandantes de asilo que tienen condiciones ya muy favorables en Suiza. Todo esto en detrimento de las condiciones de vida de muchos jubilados helvéticos que no gozan siempre de buenas condiciones", subrayó.

Ese discurso fue contestado por Lazar Samir, joven inmigrante de Irak, empleado en un comercio céntrico, que también contemplaba la acción.

"Hace siete años y medio que estoy en Suiza y tengo un permiso temporal. Desde hace mucho tiempo espero un permiso de residencia mejor. Pienso que si el pueblo vota favorablemente la enmienda, mejorará la situación de otros, de quienes -como yo-, se ven en una situación todavía más fragil".

Tal concepto comparte Vania Alleva, de origen italiano y responsable del trabajo de "Migración e Integración" del sindicato de la Industria y la Construcción.

Alleva reconoce que la "intención de voto, especialmente en la campaña de la región Suiza de expresión alemana, no es del todo positiva para la enmienda".

Las principales fuerzas sindicales del país realizaron una caravana en la Suiza interna el 3 y 4 de setiembre pasado para promover el voto positivo el 26 de setiembre. "Pero nada está ganado de antemano y las opiniones están muy compartidas", concluye.

swissinfo, Sergio Ferrari

Datos clave

El 26 de setiembre los ciudadanos suizos irán a las urnas a
votar dos enmienedas constitucionales. La primera
sobre la naturalización ordinaria y la facilitada de los jóvenes
extranjeros de la segunda generación. La segunda, sobre la
obtención automática de la nacionalidad de los extranjeros de la tercera ge-
neración.

End of insertion

Contexto

De 7,3 millones de habitantes que cuenta hoy la Suiza, 1,5
millones son extranjeros. Casi las ¾ partes de los jóvenes
extranjeros han nacido en el país o residen en el mismo desde
hace más de ocho años.

Seis partidos parlamentarios presentaron públicamente su
apoyo consensual a la iniciativa que propone la nacionalización facilitada.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo