Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

PERDER UN HITO Notre-Dame: ¿Cómo reconstruiría Suiza un tesoro nacional?

Puente de Lucerna en llamas

El centenario Puente de la Capilla de Lucerna fue presa de las llamas el 18 de agosto de 1993. Los bomberos lograron salvar la torre de agua octogonal.

(Ruth Tischler / Keystone)

Para muchos suizos, el incendio de la catedral de Notre-Dame despierta el recuerdo del puente de madera de la capilla de Lucerna en llamas. ¿Cómo afrontará París su pérdida?

El 18 de agosto de 1993, la ciudadanía de Lucerna despertó con el triste espectáculo de su querido Puente de la CapillaEnlace externo (Kapellbrücke) severamente dañado por el fuego. A pesar de los esfuerzos de los bomberos, que lograron salvar la torre de agua octogonal, dos terceras partes del puente del siglo XIV sobre el río Reuss ardieron como una yesca.

“Se perdió un pedazo de hogar e identidad y un hito importante”, señala el arquitecto de la ciudad de Lucerna, Jürg Rehsteiner. En su opinión, la pronta reconstrucción fue muy importante porque “permitió a la población local superar la pérdida”.

Andreas Hindemann está de acuerdo. Es arquitecto jefe a cargo de la Catedral de BasileaEnlace externo, que este año cumple mil años. Subraya la importancia de la reconstrucción de Notre-Dame, “es parte de su historia y tiene una importancia internacional”.

En el caso del Puente de la Capilla de Lucerna, la restauración fue relativamente sencilla, y se terminó en diez meses.

“El puente estaba bien documentado debido al mantenimiento regular, por lo que la reconstrucción de las partes de madera del puente era bastante manejable. Pero lidiar con la pérdida de gran parte de la obra de arte original fue y sigue siendo un gran desafío”, subraya Rehsteiner en referencia a las pinturas triangulares que decoraban las vigas del puente.

La causa exacta del incendio de Lucerna aún se desconoce. Las autoridades consideran probable que un cigarrillo desechado por descuido originara el siniestro en una embarcación amarrada al puente, desde la cual las llamas habrían llegado al puente.  

Catedral de Basilea

La Catedral de Basilea llega a su primer milenio este 2019.

(Keystone)

Catedral de Basilea, mil años de antigüedad

En Basilea, Hindemann y su equipo tienen planos que documentan cada piedra de la catedral de la ciudad, conocida localmente como Basler Münster. El edificio sobrevivió al desastre de octubre de 1356, cuando un terremoto destruyó cinco capiteles, así como la bóveda y el coro, todos reconstruidos en la Edad Media.

Basler Münster es arquitectónicamente “mucho más modesta” que Notre-Dame, cuyas dimensiones son mucho mayores, señala Hindemann.

Para él, “es posible, pero el gran desafío sea renovar el carisma. Con la Basler Münster, siempre es difícil cuando hay que sustituir algo de la Edad Media. Una copia nunca es lo mismo que el original”, enfatiza.

En Lucerna, Rehsteiner siente que el nuevo puente, que este mes cumple 26 años, ha sido un éxito. “Cumple completamente su papel como algo con lo que los locales se identifican, y como un punto de referencia para la ciudad de Lucerna”.

Construcción constante en Berna

La gente de Berna apenas sabe cómo es su catedral local sin andamios.

“Siempre se requiere mantenimiento en los edificios, así que no es un problema que la catedral también esté siendo trabajada, remendada y mejorada en un proceso largo y continuo. A largo plazo, el uso cuidadoso de estructuras originales también ayuda a ahorrar costos”, dice el historiador de arquitectura Christoph Schläppi, miembro de la junta directiva de la fundación Berner Münster.

Catedral de Berna

Catedral de Berna. Las obras de mantenimiento son constantes y los parroquianos apenas la han visto sin andamios.

(Peter Klaunzer / Keystone)

Notre-Dame es casi el doble de grande, y su construcción comenzó 250 años antes de la de la Catedral de BernaEnlace externo, lo que la convierte en un modelo importante para esta última. “Las dos iglesias utilizan la misma tecnología y los mismos materiales; se podría decir que la Berner Münster fue construido en la misma tradición gótica que comenzó en Francia en el siglo XII”.

Ambas iglesias tardaron unos 200 años en construirse.

“Técnicamente, la reconstrucción [de Notre-Dame] es posible, pero muy exigente. Los trabajos deben realizarse con el mayor cuidado para proteger las partes no dañadas”, dice Schläppi. Indica que París probablemente levantará un techo de emergencia antes de reconstruir las bóvedas parcialmente derrumbadas y de desarrollar los trabajos de carpintería y las cubiertas de los techos.

Describe el incendio de Notre-Dame como una catástrofe. “Una gran parte de la estructura medieval ha sido destruida irremediablemente. Los tejados medievales o partes de ellos solamente se han conservado en algunos lugares, como Berna y Lausana”.


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes