Navigation

Skiplink navigation

Polémico debate sobre Derecho Humanitario

Las detenciones en Guantánamo han marcado la defensa del Derecho Humanitario Internacional swissinfo.ch

En Harvard, la Conferencia sobre Derecho Humanitario, financiada por Suiza, fue criticada por las ONG. Al margen del debate, las organizaciones temen el replanteamiento de los Convenios de Ginebra.

Este contenido fue publicado el 30 enero 2003 - 14:17

Para el organizador suizo del seminario se trató de un malentendido.

"Se trata de construir redes de practicantes, jueces militares, abogados para explicar mejor los Convenios", declaró a swissinfo Claude Bruderlein, organizador de la Conferencia y director del Programa de Harvard sobre Políticas Humanitarias e Investigación sobre Conflictos.

Para él, esta conferencia, efectuada del 27 al 29 pasados en el prestigioso campo universitario de Harvard, inicia un proceso de reflexión sobre la aplicación de los Convenios de Ginebra. Eso, en un contexto marcado por la emergencia de grupos armados no estatales que modifica la naturaleza de los conflictos.

ONG y prensa marginados

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) manifestaron su descontento. Human Rigths Watch, por ejemplo, deploró que esas entidades hayan sido dejadas de lado.

"Estamos decepcionados de que el gobierno suizo haya insistido en cerrar las puertas", precisó a swissinfo Kenneth Roth, director de la organización humanitaria estadounidense.

Claude Bruderlein rechazó ese punto de vista y aseguró que las ONG fueron consultadas.

"Invitamos a las ONG a participar con contribuciones escritas y a sugerir expertos independientes, pero en lugar de eso, propusieron sus propios expertos", explicó el suizo que, previo a su arribo a Harvard, trabajó en el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y en la representación helvética de la ONU.

Claude Bruderlein reconoció, sin embargo, que la ausencia de las ONG reflejó el deseo de 25 gobiernos que participaron en el proceso de Harvard.

Salir del síndrome de Guantánamo

"Los expertos de los gobiernos solicitaron que limitáramos la participación de las ONG y la presencia de la prensa", subrayó Claude Bruderlein y añadió que "pretendían un cierto nivel de confidencialidad para debatir libremente, sin temer que su debate fuera publicado por la prensa o en otra parte".

El debate en cuestión y la polémica a la que dio lugar se producen en un clima exacerbado desde el inicio de la guerra contra el terrorismo y el mantenimiento en Guantánamo de las personas capturadas en Afganistán.

Estados Unidos no considera a esos detenidos como prisioneros de guerra. El CICR no está de acuerdo con esa interpretación de los Convenios de Ginebra y Human Rigths teme que la conferencia de Harvard tienda al replanteamiento del Derecho Humanitario Internacional.

"Es un malentendido incomprensible", responde el organizador de la conferencia. "Por el contrario, hubo consenso en el sentido de que no debemos revisar los Convenios", agregó Claude Bruderlein.

Precisó que además de los expertos gubernamentales, la conferencia reunió a cuatro expertos del CICR, un representante de la ONU, universitarios y 12 expertos independientes. Claude Bruderlein invita también a las ONG a "salir del síndrome de Guantánamo".

Dialogar con EE UU

"No solamente hay que decir a los responsables estadounidenses que se equivocan, sino que hay que dialogar con ellos, reafirmar el derecho, sostenerlo con argumentos claros", dijo.

"No hay que perder de vista que, en efecto, hay problemas en Guantánamo, pero que hay muchos otros en otras partes del mundo", subrayó para precisar que la delegación estadounidense en la conferencia estuvo integrada por dos expertos del Departamento de Estado y otros dos del Pentágono.

El Programa de las Políticas Humanitarias e Investigación sobre los Conflictos de la Universidad de Harvard fue creado hace tres años a iniciativa de Berna, y emplea a una treintena de personas.

Suiza asegura la mitad del presupuesto con una contribución de 500 mil dólares por año y el resto es financiado, en particular, por Gran Bretaña, Noruega y Canadá.

swissinfo, Marie-Christine Bonzom, Washington (Traducida por Marcela Águila)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo