Navigation

Skiplink navigation

Juan Carlos, las claves de una investigación que empezó en Suiza

El rey Juan Carlos besa la mano de la entonces presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey, durante una recepción oficial en 2011 en el Palacio Federal en Berna. Keystone / Lukas Lehmann

Las sospechas de corrupción en torno al rey Juan Carlos han motivado la apertura de una investigación penal en Suiza que es crucial para España. Estas diligencias han llevado a la justicia española a reabrir una causa archivada en 2018 por falta de indicios claros y a citar a declarar como investigada a Corinna Larsen, examante del rey emérito. Hemos consultado a expertos en España y Suiza para esclarecer las cuestiones jurídicas más importantes.

Este contenido fue publicado el 06 agosto 2020 - 12:30

En 2008, el rey Juan Carlos I recibió 100 millones de dólares del entonces rey Abdalá Bin Abdelaziz de Arabia Saudí. Según la prensa, se sospecha que esta donación proviene del presunto pago de comisiones ilegales o sobornos por las obras del denominado “AVE del desierto”, la línea de alta velocidad Medina-La Meca. El proyecto se adjudicó en 2011 a un consorcio de empresas españolas, según parece, gracias a la mediación del rey Juan Carlos.

Los 100 millones no declarados al fisco se ingresaron en una cuenta del banco privado Mirabaud en Ginebra, a nombre de la fundación Lucum, con sede en Panamá y cuyo beneficiario, según la Tribune de Genève, era el rey Juan Carlos.

En 2012 se cierra la cuenta y el rey dona 65 millones de euros a su amante Corinna Larsen (entonces zu Sayn-Wittgenstein). El dinero se transfiere a una cuenta de otro banco ginebrino en las Bahamas.

Corinna Larsen en una imagen de 2015. AFP

En 2018, según la Tribune de Genève, el fiscal de Ginebra Yves Bertossa abre una investigación penal contra Corinna Larsen y los gestores de la fundación Lucum. Se trata de un fiduciario y un abogado, ambos de nacionalidad suiza. El fiscal Bertossa ha rehusado hacer declaraciones a swissinfo.ch sobre las pesquisas.

Hemos de resaltar que todas las personas mencionadas gozan de la presunción de inocencia.

Cronología de los hechos

2003: Creación en Ginebra de la fundación Zagatka, con sede en Liechtenstein y cuenta en un banco suizo. El propietario es Álvaro de Orleans, un primo lejano del rey. El tercer beneficiario es Juan Carlos I, según El País.

2003: Inicio de la relación entre el rey y Corinna Larsen (entonces zu Sayn-Wittgenstein).

2008: Creación en Ginebra de la fundación Lucum, con sede en Panamá y cuenta en el banco Mirabaud, en la que se ingresan los 100 millones de dólares de Arabia Saudí.

Octubre 2011: Adjudicación del proyecto de construcción del AVE Medina-La Meca a un consorcio de 12 empresas españolas. Un contrato histórico por valor 6 737 millones de euros. La línea fue inaugurada en septiembre de 2018.

Abril 2012: Escándalo de Botsuana. El rey es repatriado de urgencia tras fracturarse la cadera. Se hace público que el rey estaba de cacería mientras el país vive una grave crisis económica. La foto del rey posando con un elefante muerto da la vuelta al mundo. Sale a la luz su relación con Corinna.

2012: Se cierra la cuenta de la fundación Lucum en el banco Mirabaud. Los 65 millones de euros se transfieren a una cuenta de Corinna Larsen en una filial de otro banco ginebrino en Bahamas. Según ella, es “un regalo” del rey emérito.

2013: La infanta Cristina, la segunda de los hijos del rey Juan Carlos, se muda a Ginebra.

2 de Junio 2014: Se anuncia la abdicación del rey en su hijo Felipe. Será efectiva a partir del 19  de junio. Juan Carlos I se convierte en “rey emérito”.

12 de junio 2014: El Tribunal Supremo condena a Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina, a casi seis años de prisión por el ‘caso Nóos’.

2018: La prensa española revela grabaciones secretas en las que Corinna Larsen dice que el rey oculta dinero en Suiza. Se trata de una conversación grabada en 2015 en Londres por el excomisario de policía jubilado y corrupto José Manuel Villarejo, actualmente en prisión preventiva. Según Okdiario, esas cintas ya obran en manos (2020) del fiscal de Ginebra Yves Bertossa.

Septiembre 2018: El juez de la Audiencia Nacional archiva la investigación de los audios de Corinna (conocida como la ‘pieza Carol’) por falta de indicios claros.

Octubre 2018: Bertossa se reúne en Madrid con sus homólogos españoles.

Marzo 2020: Felipe VI renuncia a la herencia de su padre y le retira la asignación anual como rey emérito, tras conocerse que era el segundo beneficiario de la fundación Lucum.

Junio 2020: La Fiscalía del Tribunal Supremo asume la denominada causa “AVE del desierto”. El rey es aforado y solo puede ser juzgado por el alto tribunal.

Julio 2020: España recibe la primera parte de la comisión rogatoria de Suiza.

27 julio 2020: La Audiencia Nacional reabre la denominada ‘pieza Carol’ (grabaciones Villarejo) y cita a Corinna Larsen a declarar el 8 de septiembre, según la prensa.

30 julio: Según El Confidencial, los asesores del rey evalúan una regularización fiscal voluntaria para evitar una acusación del fiscal si lo hace antes de que esta le sea notificada.

3 agosto: El rey decide abandonar España, pero se mantiene a disposición de la justicia.

End of insertion

¿Puede el rey Juan Carlos ser juzgado?

El rey Juan Carlos abdicó en su hijo Felipe en junio de 2014, tras una serie de escándalos que dañaron seriamente su reputación y la de la institución monárquica. De acuerdo con el art. 56.3 de la Constitución española, “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Significa que el monarca reinante goza de inmunidad, es “intocable”. Este estatuto es común a los jefes de Estado, tanto en monarquías como en repúblicas.

“La inviolabilidad se ha entendido como la prohibición de someter a juicio penal, civil, contencioso-administrativo o laboral al Rey así como la prohibición de exigirle responsabilidad política”, afirma Miguel Presno Linera, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Oviedo. Pero en 2019, el Tribunal Constitucional “ha ido un poco más allá y ha dicho que el Rey estaría exento de 'cualquier tipo de censura’ o crítica más o menos acerada procedente de otra institución (por ejemplo, del Parlamento de una Comunidad Autónoma)”, explica Presno Linera.

“La opinión jurídica mayoritaria [en España] es que antes de junio de 2014 el rey emérito no tendría responsabilidad penal alguna, sino solamente a partir de la abdicación”, destaca el abogado Ignasi Guardans, profesor emérito de derecho internacional y exdiputado en el Parlamento español y el Parlamento Europeo.

En España existe actualmente un gran debate sobre la interpretación jurídica y la legitimidad de esta inviolabilidad. Algunos juristas consideran que hay que distinguir entre actos públicos (en el ejercicio de su función como jefe de Estado) y actos privados. Su planeamiento es el siguiente: ¿Sería el rey inviolable si matara a su esposa?

Según un comunicado, la Fiscalía del Tribunal Supremo investiga los posibles delitos que haya podido cometer el rey después de la abdicación.

“Un delito fiscal o un delito de blanqueo son delitos que se prolongan en el tiempo. No es como dispararle a tu vecino, o como pegarle fuego a una casa, que son delitos cerrados”, puntualiza Guardans. El debate entre los expertos penalistas es que puede haber conductas que empezaron antes de 2014, pero que habrían seguido siendo delictivas al día siguiente de la abdicación.

En otras palabras: “Si tú tienes dinero fiscalmente evadido y lo has evadido antes de 2014, pero llega 2014 y no lo has declarado, tu delito empieza el día que has perdido la inviolabilidad”, explica Guardans. Y si el caso está abierto, añade, “es fundamentalmente porque podría ser que las consecuencias jurídico-penales de las acciones del rey emérito se prolonguen después de 2014 y generen responsabilidad penal después de 2014”.

Según la prensa española, la fiscalía del Tribunal Supremo decidirá a finales de agosto o principios de septiembre si presenta una querella contra Juan Carlos ante el alto tribunal – el rey es aforado y solo puede ser investigado y juzgado por el Tribunal Supremo – y este decidirá luego si la acepta o no.

End of insertion

¿La inviolabilidad del rey Juan Carlos también tendría validez en Suiza?

“Según los principios del derecho internacional, la persona que es inmune según la Constitución de su propio país, tiene esa inmunidad también en el extranjero. Suiza tiene que aceptar lo que diga la Constitución española sobre la inviolabilidad del rey”, sostiene Guardans.

De acuerdo con Frank Meyer, profesor de derecho de la Universidad de Zúrich, la regulación española de la inviolabilidad no tiene efecto directo en Suiza. Sin embargo, Juan Carlos podría beneficiarse de una "inmunidad funcional" mientras era rey. "Pero esta inmunidad se limita a los actos como jefe de Estado, al ejercicio de su función, y no se aplica a los actos privados”, explica Meyer. "Y esto todavía no está claro. Primero hay que esclarecer de qué actos y de qué fechas se trata. Pero lo que sí está claro es que la inmunidad no se aplicaría a los actos de blanqueo de capitales posteriores” a la abdicación, señala el profesor.

End of insertion

¿De qué presuntos delitos se trata?

Las investigaciones en Suiza se centran en presuntos delitos de blanqueo agravado de capitales, según la Tribune de Genève. El diario afirma que la fiscalía de Ginebra investiga a tres personas del entorno de Juan Carlos considerados presuntos testaferros del rey.

España investiga, según la prensa, posibles delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal. “En este tipo de delincuencia pueden aparecer otras infracciones penales, como el delito de falsedad en documento público o contrabando de dinero en metálico, por ejemplo”, señala Guardans. “Tú no puedes tener dinero Ginebra y llevarlo en un calcetín o en una maleta a otro país”. Según El Confidencial, uno de los gestores financieros del rey en Ginebra le llevaba presuntamente dinero de la cuenta del banco Mirabaud hasta el Palacio de la Zarzuela. Y el propio rey le entregó en persona dinero en una maleta a otro de ellos. Dinero supuestamente no declarado al fisco.

End of insertion

¿Cómo puede ayudar Suiza a España?

“El 19 de febrero de 2020 la Oficina Federal de Justicia (OFJ) recibió una solicitud de asistencia judicial en este asunto”, confirma su portavoz, Sonja Margelist . “El 9 de marzo de 2020 se remitió a la fiscalía del cantón de Ginebra para su tramitación”.

La fiscalía de Ginebra rehúsa hacer declaraciones a swissinfo.ch. No obstante, la prensa española ha revelado que Suiza envió el 1 de julio de 2020 una parte de la documentación reclamada. Según El País, en esos documentos constaría la transferencia de 65 millones a Corinna Larsen desde la cuenta de la fundación panameña.

Gracias a la comisión rogatoria que ha enviado la fiscalía de Ginebra salen a la luz muchos detalles. De hecho, la Audiencia Nacional en Madrid ha reabierto una causa archivada en 2018 por falta de indicios claros y ha citado a declarar como investigada a Corinna Larsen, entre otros, el próximo 8 de septiembre.

El material jurídico recibido de Suiza es “importantísimo”, porque “es documentación entregada en sede judicial y entra directamente en el proceso”, explica Guardans. “Todo lo que llegue con la firma de Bertossa, a través de un procedimiento de cooperación jurídica internacional, va a misa”. Toda la información de cuentas, todas las declaraciones, etc. de Suiza “se incorporan al proceso” como elementos de prueba.

End of insertion

¿Cómo puede ayudar España a Bertossa?

La fiscalía de Ginebra también ha pedido asistencia judicial a España. Según el diario digital Público, las fiscalías de ambos países han pactado el reparto de las competencias:  La española investiga a Juan Carlos I y a los empresarios que pudieron participar en estos pagos [de Arabia Saudí] , mientras que la suiza se encarga del resto de los implicados”: Corinna Larsen, así como los dos gestores financieros del rey en Ginebra (un fiduciario y un abogado). La Audiencia Nacional ya ha citado a declarar como investigada a Corinna Larsen el próximo 8 de septiembre. Los resultados podrían ser relevantes también para Suiza.

End of insertion

¿Qué otras opciones tendría Suiza?

“Mientras se cumplan las garantías legales mínimas, cabe la posibilidad de celebrar un juicio en rebeldía hasta dictar sentencia”, dice Meyer. “Suiza tiene, por lo tanto, la opción de presentar una solicitud de extradición – algo improbable, ya que por regla general los Estados no suelen extraditar a sus propios ciudadanos –, o celebrar un juicio en rebeldía”. Si la justicia española colabora, según Meyer, Bertossa podría viajar a España para tomar declaración a Juan Carlos allí o tomarle declaración por videoconferencia”. Entre tanto, el rey emérito ha decidido abandonar España. No obstante, según su abogado, se mantiene a disposición de la justicia.

En teoría, Suiza podría incluso emitir una orden de busca y captura internacional; y el rey podría ser detenido en el momento que pisara otro país. Una opción que Meyer estima improbable. “Suiza suele actuar normalmente con más cautela”, dice.

En opinión de Meyer, sería posible que la justicia suiza le condenara en rebeldía a una pena pecuniaria y la hiciera cumplir incluso sin la ayuda de España, ya que se habrían congelado fondos en cuentas suizas. Otra opción – por ejemplo, en el caso de una pena de prisión – sería que Suiza presentara a España un procedimiento de ejecución de la sentencia. “Sin embargo, es impensable que España procediera a ejecutar una sentencia semejante”, opina Meyer. "Dependiendo de la acusación específica, la inviolabilidad también podría interponerse en el camino".

Según el profesor de la Universidad de Zúrich, lo que pretende Bertossa es proteger la plaza financiera suiza y “lo que probablemente busca son transferencias de dinero a través de cuentas suizas". Pero para una condena por blanqueo de capitales primero tiene que probar actos preparatorios al delito – que posiblemente tendrían lugar en Arabia Saudí. “Y le resultará muy difícil reunir esta prueba sin ayuda de España y Arabia Saudí”. Mucho depende de cómo procedan España y Suiza, si quieren lo mismo y si cooperan a través de una asistencia judicial mutua, sostiene Meyer.

End of insertion

¿Qué significa este asunto para la Monarquía española?

La reputación del rey emérito “nunca ha tenido niveles tan bajos en España y no parece probable que se recupere, más bien al contrario. Porque aunque no fuera juzgado o fuera juzgado y declarado absuelto, los hechos son de tal gravedad y parecen tan verosímiles que Juan Carlos de Borbón ha arruinado el poco prestigio que le quedaba”, opina Presno Linera.

“Si a eso unimos que su yerno [Iñaki Urdangarín] ha sido condenado y que una de sus hijas [infanta Cristina] estuvo a punto de serlo también por cuestiones económicas es casi imposible que estos hechos no afecten a la institución monárquica”, afirma.

La monarquía “nunca había estado tan en peligro desde 1975, pero no va a caer. Eso sí, va a quedar muy tocada y va a perder legitimidad. Mucho depende de lo que haga el actual rey Felipe”, coincide Guardans.

Según el diario británico The Telegraph, Felipe VI es el segundo beneficiario de la fundación panameña que recibió los 100 millones de dólares en 2008 de Arabia Saudí. El rey ha renunciado a esa herencia y ha retirado a su padre la asignación anual del Estado que recibe como rey emérito.

“La pretensión de renunciar a esa herencia, algo que legalmente solo se puede hacer una vez que muera el anterior rey, tardó un año en anunciarse [Felipe sabía desde 2019 que su padre le había designado como heredero de esos bienes, según el comunicado de la Casa Real] y coincidió, sospechosamente, con la aparición de unas noticas en la prensa extranjera y con la declaración del estado de alarma en España por la epidemia de COVID-19”, recalca Presno Linera.

“No sé si está en peligro la monarquía porque, de momento, los dos partidos mayoritarios apoyan sin fisuras a Felipe VI, apoyo que no parece tan claro en la sociedad”, concluye.

Sea como fuere,  lo “sorprendente”, según destaca Guardans, es que salvo el Partido Popular (derecha), VOX (extrema derecha) y el expresidente del Gobierno Felipe González (socialista) “nadie está saliendo en defensa del rey emérito. Y esto es increíble”.

End of insertion

Juan Carlos y Suiza – una larga y estrecha relación

Tras la proclamación de la Segunda República en 1931, la familia real española emprende el camino del exilio. Entre 1941 y 1946 reside en Suiza.

Cuando sus padres se mudan a Estoril (Portugal), Juan Carlos ingresa como alumno interno en la Ville Saint-Jean, el colegio de los marianistas en Friburgo en el que también había estudiado Antoine de Saint-Exupéry.

En esos años se hace amigo del príncipe Karim Aga Kahn, hoy líder espiritual de los musulmanes ismaelistas y en cuya fundación trabaja la infanta Cristina (la segunda de los hijos del rey emérito) desde que se mudó a Ginebra en 2013.

Su abuela paterna, la reina Victoria Eugenia de Battenberg, vive durante más de dos décadas en Lausana, primero en el Hotel Royal-Savoy y luego en la Vieille-Fontaine, un palacete en la avenue de l’Elysée donde suele visitarla Charlie Chaplin. Y en el Hotel Royal-Savoy se celebra en 1961 la pedida de mano de la entonces princesa Sofía de Grecia.

La reina Victoria Eugenia, a la que Juan Carlos visita muy a menudo, fallece en 1969 y es enterrada en la iglesia del Sagrado Corazón. En 1985 sus restos mortales son trasladados al panteón de los Reyes en el Monasterio del Escorial (Madrid), donde reposan los de su esposo Alfonso XIII y de tres de sus hijos.

En 2010 el rey tiene un papel crucial en la liberación de los rehenes suizos en Libia; habla directamente con el líder libio Muamar el Gadafi. Suiza le agradece públicamente la mediación y le recibe con todos los honores en visita de Estado en 2011. La primera se remonta a 1979, cuatro años después de la muerte de Franco.

En 2013 El Mundo desvela que Juan Carlos y sus hermanas recibieron una herencia millonaria de su padre, fallecido en 1993, y que el grueso del patrimonio de Don Juan lo constituyen tres cuentas domiciliadas en Suiza, una en Ginebra y dos en Lausana. Una herencia por la que supuestamente el rey emérito no tributó en España.

Compartir este artículo