Navigation

Concluyen procedimiento penal contra firma vinculada con la CIA

El espionaje comenzo en la década de 1970 y se habría prolongado hasta, al menos, 2018. Un centenar de países habrían sido blanco de sus actividades. Keystone / Ennio Leanza

El Ministerio Público de la Confederación (MPC) dio por concluido el procedimiento penal contra la empresa Crypto por eventuales infracciones a la Ley de control de las exportaciones. No hay indicios de una violación deliberada, explicó el lunes la dependencia.

Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2020 - 08:42
Keystone-SDA/ac

Asimismo, el MPC ordenó la devolución de los dispositivos de encriptado a las empresas afectadas, informó el lunes la agencia suiza de noticias Keystone-ATS.

La Secretaría de Estado de Asuntos Económicos (Seco) había presentado una denuncia contra persona desconocida por manipulaciones en la venta de dispositivos de cifrado.

El procedimiento penal tenía por objetivo aclarar si las personas del entorno de Crypto, una empresa con sede en Zug, habían solicitado la exportación de dispositivos de cifrado manipulados y si habían ocultado ciertos aspectos o proporcionado declaraciones falsas al solicitar la exportación. El procedimiento solamente se refería a esos aspectos, no al espionaje.

Al final de la investigación, el MPC parte del principio de que los dispositivos de Crypto fueron efectivamente manipulados, pero concluye que no hay pruebas de una "violación deliberada y no legítima de la Ley sobre el control de las exportaciones".

Como el servicio de inteligencia estaba involucrado, el caso constituyó una acción oficial. Su fundamento jurídico se encuentra en la Ley de los Servicios Militares y de Inteligencia. Por lo tanto, los responsables de la exportación de los dispositivos de cifrado debieron pensar que esas exportaciones eran legales. Por esas razones, el MPC ordenó el cierre del procedimiento.

El MPC subraya que ese cierre no concierne la evaluación de la legalidad de las solicitudes de exportación pendientes o suspendidas. Ordenó la devolución de aproximadamente 400 dispositivos de cifrado confiscados.

Miles de documentos interceptados

Las revelaciones en torno a la empresa Crytpo surgieron el pasado mes de febrero. La CIA y los servicios de inteligencia de la otrora Alemania Occidental (BND) supuestamente interceptaron miles de documentos durante décadas utilizando los dispositivos de cifrado de la empresa Crypto, con sede en Zug. La CIA y el BND usaron esos dispositivos manipulados para escuchar las conversaciones de más de 100 Estados extranjeros.


Los dos servicios de inteligencia compraron la empresa de Zug en 1970 a partes iguales a través de una fundación de Liechtenstein. El BND dejó la operación en 1993. Pero Estados Unidos prolongó las escuchas telefónicas hasta por lo menos el 2018, según una investigación conjunta de la emisión Rundschau de la televisión suiza SRF, ZDF (Alemania) y el Washington Post (EE UU).

El Parlamento rechazó crear una comisión de investigación parlamentaria para esclarecer el caso, como solicitaron los partidos verde y socialista.

Sin embargo, un informe de la Delegación de las Comisiones Administrativas pide al Gobierno que comente y reaccione a sus recomendaciones. En particular, para el 1º de junio de 2021, el Gobierno debería extraer lecciones de este caso y mejorar la gestión y supervisión de las actividades de inteligencia.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo