Navigation

Fiesta Nacional Suiza: ¿Por qué el 1º de agosto?

La bandera suiza ondea en lo alto de la comuna de Fischenthal, cantón de Zúrich, el 1 de agosto de 2017. © KEYSTONE / CHRISTIAN MERZ

El 12 de septiembre de 1848 o el 8 de noviembre de 1307 podrían marcar también ese festejo, pero tras el redescubrimiento del Pacto Federal -celebrado el 1º de agosto de 1291-, se acordó fijar la fecha actual. Sin embargo, hasta 1994 el primer día del octavo mes se hizo feriado. Recordemos…

Este contenido fue publicado el 31 julio 2018 - 16:00
David Eugster, swissinfo.ch

La decisión de celebrar la fiesta patria el 1º de agosto se produjo de manera inesperada en 1891. Un periódico de la época consideró que la elección se había dado de manera extraña y había sido “impuesta artificialmente al pueblo suizo”.

Desde el punto de vista histórico, el 12 de septiembre, cuando se constituyó la Suiza democrática en 1848, también pudo convertirse en el día nacional.  

Nostalgia de viejas historias

Suiza tiene dos historias: aquella del nacimiento de un Estado federal moderno y la que concierne la fundación de la Confederación. Esta última, según la leyenda, tuvo lugar el 1º de agosto de 1291, en la pradera de Grütli, en la ‘Suiza primitivaEnlace externo’. Sus artífices, un grupo de conspiradores, habrían levantado tres dedos de la mano derecha en el momento de prestar juramento.

El escritor Peter Bichsel atribuyó la elección de esa segunda historia al hecho de que “la demostración de fuerza de nuestros antepasados”, con sus batallas, nos impresiona mucho más que los resultados políticos de la verdadera fundación del Estado.

De acuerdo con una crónica de la Edad Media, el juramento se remonta al 8 de noviembre de 1307. Sin embargo, en el siglo XIX fue redescubierto el Pacto FederalEnlace externo que da testimonio de la alianza de los cantones de Uri, Schwyz y Unterwalden en agosto de 1291.

En 1891, el periódico 'Zürcher Post' criticó la decisión de elegir el 1º de agosto para la celebración aduciendo que el Día Nacional “no es una flor natural, no es una rosa de los Alpes, sino una planta de interior desarrollada en las oficinas de académicos y funcionarios, y con un fuerte aroma a archivo”. Y ello, porque la burguesía suiza podía identificarse mucho mejor con ese pergamino legalmente válido que con las manos salvajes de algunos conspiradores en un oscuro mes de noviembre.

Las celebraciones de la ciudad de Berna

¿Por qué surgió repentinamente la idea de celebrar en 1891 y por primera vez, el un nuevo siglo (el sexto) de la fundación de Suiza?

En una carta al Consejo Federal [Gobierno], el comité que pidió organizar el festejo arguyó que condiciones desfavorables habían impedido celebraciones anteriores.  

En 1691 se había desatado una hambruna, por ejemplo, mientras que cien años después tenían lugar sangrientos acontecimientos tras el estallido de la Revolución Francesa.

La celebración del 600 aniversario tuvo lugar bajo una buena estrella. Los promotores berneses de los festejos se guardaron su principal motivación: hacer coincidir el festejo nacional con el jubileo de la ciudad de Berna, fundada en 1191.

Sin embargo, su idea de asociar las celebraciones no prosperó. Una vez que fue difundida por todo el país, recibió amplias críticas. El nacimiento de Suiza no podía ser celebrado en cualquier ciudad, aunque esta fuera la capital.

Fuente

Georg Kreis, 'Der Mythos von 1291', Basilea, 1991

Thomas Maissen, 'Schweizer Heldengeschichten - und fue dahintersteckt', Baden 2015

End of insertion

De Berna a la Suiza primitiva

Se pensó más bien que la celebración debía tener lugar en la Suiza primitiva, la “cuna de Suiza”. Tras algunas discusiones entre Uri, Schwyz y Nidwalden, se decidió que el centro de las festividades fuera Schwyz, y fue así como la fundación de la Confederación Suiza se celebró por primera vez en 1891, en el pueblo de Brunnen.

En ese momento, no se pensaba repetir la celebración anualmente. Solo en 1899 el Consejo Federal invitó a los cantones a lanzar al vuelo las campanas de sus iglesias el 1º de agosto. En ello incidió la presión de los suizos en el exterior que querían tener un día nacional, como los franceses (14 de julio) o los estadounidenses (4 de julio).

Sin embargo, tuvimos que esperar hasta 1994 para que el 1º de agosto se convirtiera en un día feriado en todo el país.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.