Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El petróleo, visto como clave de las relaciones Suiza-Libia

El Rey Idris I, de Libia, durante su visita a Suiza en 1953.

En momentos en que el líder libio, Moammar Gaddafi celebra sus 40 años como 'Hermano Líder', el experto en Oriente Cercano, Arnold Hottinger, analiza los vaivenes de las relaciones suizo-libias.

El veterano periodista, que solía guiar a personas de visita en ese país africano, indica a swissinfo.ch que con el levantamiento del sofocante boicot y las importaciones suizas de petróleo por más de mil 500 millones de francos anuales, Trípoli tiene ahora la ventaja.

Las celebraciones del 40 aniversario de Gaddafi al frente de poder en Libia se producen en momentos en que las relaciones con la Confederación Helvética se encuentran en su más bajo nivel. El Ministerio suizo de Exteriores aconseja a sus conciudadanos evitar desplazarse al país del Magreb.

El pasado 20 de agosto, el presidente suizo Hans-Rudolf Merz sorprendió a Suiza al presentar una disculpa a Libia por la detención "injustificada", en 2008, del hijo y la nuera de Gaddafi.

La policía de Ginebra detuvo a Hannibal Gaddafi y a su esposa embarazada por las acusaciones de maltrato presentadas por sus empleados domésticos. Dos días más tarde fueron liberados bajo fianza, pero Trípoli limitó el comercio y suspendió los vuelos entre ambos países amén de que detuvo a dos ciudadanos suizos. Hannibal llegó a hablar de lanzar una bomba nuclear contra el país.

Sin embargo, las relaciones no siempre fueron tan acres. Al igual que con Suráfrica en tiempos del Apartheid, Suiza no tuvo objeción en tratar con Libia durante los años 80 y 90, cuando el país africano se encontraba sancionado por las Naciones Unidas y Estados Unidos.

swissinfo.ch: ¿Cómo reaccionó Suiza al golpe militar de Gaddafi en 1969?

Arnold Hottinger: Hubo una sorpresa general, pero en ese tiempo había una gran corriente 'nasserista' (en favor de Gamal Abdel Nasser, presidente de Egipto de 1956 a 1970, que dirigió la revolución egipcia de 1952). Gaddafi era apenas un joven 'nasserista'. Entonces, no causó mucha sorpresa en ese sentido - era sólo otro golpe...

swissinfo.ch: ¿Cómo se desarrollaron las relaciones suizo-libias en las últimas cuatro décadas?

A.H.: Con una creciente importancia en el petróleo libio. Los libios quisieron alejarse de las potencias ex colonialistas y buscaron otras relaciones que no estuvieran impregnadas con un pasado político.
De ahí que las relaciones comerciales se desarrollaran entre Libia y Suiza.

swissinfo.ch: ¿Qué papel desempeña el petróleo en la relación?

A.H.: Es esencial. Hay una refinería que es dominada por capital libio y el petróleo libio viene de esa refinería – esa es la relación comercial básica. Además están las sutilezas de las relaciones diplomáticas – A Suiza le gusta desempeñar un papel en la política mundial y le gusta ser visible -, pero en el petróleo está básicamente el verdadero interés.

swissinfo.ch: ¿Suiza reaccionó tras el bombardeo estadounidense a Trípoli en 1986 y la explosión de Lockerbie dos años más tarde?

A.H.: No tanto. Intentamos ser espectadores y esa fue una de las razones por las que las relaciones con Libia crecieron: hubo un boicot pero Suiza no participó, y para los libios esa fue una salida. Malta fue otro ejemplo y naturalmente, mucho más importante para Libia, al evitar las consecuencias del boicot, dada su cercanía.

swissinfo.ch: ¿Por qué Suiza ha tenido tan poco ayuda internacional en el asunto de Hannibal Gaddafi?

A.H.: Pienso que la mayor parte de la diplomacia internacional sintió que el caso fue manejado de manera excesiva (por Suiza). No se puede decir en forma ilegal, pero sí excesiva. Hubo un caso previo en Francia con Hannibal (en 2005, cuando le aplicaron una multa y le dictaron sentencia condicional por manejar un arma y golpear a su compañera embarazada en un hotel de París) y todo eso sucedió sin hacer mucho ruido. Entonces (en el caso de Ginebra) los libios se dijeron: ¡si los suizos quieren hacer ruido, hagamos ruido!

swissinfo.ch: Quién tiene más que perder en este conflicto, ¿Libia o Suiza?

A.H.: Suiza, porque Libia ya no enfrenta un boicot. Suiza era más importante para Libia mientras duró el boicot y las sanciones estuvieron vigentes. Ahora Suiza tiene más que perder y se comportó de manera consecuente.

swissinfo.ch: ¿Le sorprendió la disculpa de Merz?

A.H.: No. Una cierta forma de disculpa se iba a producir. Era parte del juego de los libios que querían que el presidente la presentara. Se necesitaba alguna forma de disculpa, eso era absolutamente claro.

swissinfo.ch: ¿Cómo cree usted que Gaddafi observa a Suiza?

A.H.: Para él es un pequeño país, como Malta. Y era un país útil, como Malta. Pero ahora puede permitirse hacer un escándalo (en relación con Suiza). No le perjudicará. Él tuvo que tragar muchas indignidades para volver a congraciarse con Estados Unidos y ahora puede mostrar su hiel.

swissinfo.ch: ¿Por qué los políticos suizos están tan inclinados a mantener buenas relaciones con Libia?

A.H.: Por dinero. Siempre lo disfrazarán un poco. Dirán "para nosotros todos los países son importante, tenemos que estar presentes en todo el mundo y queremos tener buenas relaciones" y todo eso, pero se trata básicamente de petróleo.

Thomas Stephens, swissinfo.ch
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Relaciones Suiza-Libia

Los primeros hombres de negocios suizos se establecieron en Libia a finales del siglo XIX. Libia declaró su independencia en diciembre de 1951, la cual fue reconocida inmediatamente por Suiza. Abogados suizos ayudaron en la elaboración de la constitución.

Con el descubrimiento del petróleo en 1959, muchos geólogos, técnicos y asesores suizos viajaron a ese país.

A partir de 1962 los intereses suizos en Libia fueron representados por la embajada en el vecino Túnez. Un consulado fue abierto en Trípoli, capital libia, en 1965, y la embajada en 1968.

Libia es el segundo mayor socio comercial de Suiza en África y provee más del 40% de las importaciones de petróleo crudo suizas. En 2007 las importaciones de Libia, reducidas casi exclusivamente al petróleo, ascendieron a más de mil 500 millones de francos. Las exportaciones, a poco más de 278 millones.

Fin del recuadro

Arnold Hottinger

Nacido en Basilea en 1926, trabajó como corresponsal especializado en el Cercano Oriente para diversos medios de prensa, incluidos el periódico suizo 'Neue Zürcher Zeitung' y la radio pública DRS, de expresión alemana.

Continúa la escritura de libros y artículos para los medios de prensa.

También es miembro de la Sociedad Suiza para el Oriente cercano y la Cultura Islámica.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×