Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Iniciativa ‘No Billag’ Argumentos en pro y en contra sometidos a prueba

Grafik Wortwolke

Las palabras más frecuentes en el debate, según las actas de sesiones del Consejo Nacional.

(gramener.com)

El Consejo de los Estados (Senado) y el Consejo Nacional (Cámara de Diputados) se oponen a la Iniciativa No Billag, que exige una supresión del canon suizo dirigido a la radio y la televisión. Hemos examinado la veracidad de algunos argumentos a favor y en contra expresados durante el previo debate parlamentario.

Céline Amaudruz

(Keystone)

“Los privilegios concedidos por el Estado a la SRG -SSR  (Sociedad Suiza de Radio y Televisión) la convierten en una empresa prácticamente monopolista”.

Céline Amaudruz, UDC (Ginebra)

Fin de la cita

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, monopolio es una “concesión otorgada por la autoridad competente a una empresa para que esta aproveche con carácter exclusivo alguna industria o comercio”.

Sin embargo, no se puede decir que el servicio público ofrecido por la SRG carezca de competidores. De las 20 cadenas de televisión suizas que reciben dinero procedente del canon, la SRG explota siete. También produce 17 programas de radio, es decir, un poco menos de la mitad del total de emisoras (40) que reciben dinero público.

No obstante, desde el punto de vista del alcance de la difusión sí se puede hablar de posición dominante. La SRG es el único servidor que cubre todo el territorio nacional y que por lo tanto puede llegar a todos los habitantes de Suiza. Esta situación no solo incrementa su influencia sino también los ingresos por publicidad. Por razones económicas, las televisiones y radios privadas operan en nichos regionales con una audiencia limitada, lo que naturalmente repercute sobre sus ingresos publicitarios.

Guido Keel, director del Instituto de Ciencias Aplicadas de la Comunicación (IAE)Enlace externo, de la Escuela Superior de Winterthur, opina que “efectivamente no hay mucho espacio al lado de una SRG que recibe 1 200 millones de francos, mientras que llegan solo 60 millones a los canales privados”.

Tagesschau

“La información posibilita la democracia”, afirma Guido Keel. En la foto, sala de producción de la televisión de expresión alemana.

(Keystone)

Pero en su opinión, es problemático considerar que los medios son solo un mercado. “El periodismo es un bien público. No es solo útil para los que pagan. Los medios informan al público para que pueda participar en los procesos democráticos y, por tanto, modelar nuestra sociedad. De este modo, los medios de comunicación son un elemento necesario a la democracia y de ello se benefician también los que no pagan por su utilización”.

En algunos cantones, especialmente en los Grisones, la SRG es precisamente la que actúa en sentido antimonopolista, ya que cuanto más avanza el proceso de concentración de los medios privados mayor es la influencia de esas editoriales en los mercados locales.

En la Suiza de expresión francesa, los tres principales grupos de prensa se reparten más del 90% del mercado, mientras que hace 15 años era solo el 79%. En la Suiza de habla alemana, Tamedia, Ringier y la NZZ detentan más del 80% del mercado. Hace 15 años solo controlaban el 56%.

Veracidad de la afirmación de Céline Amoudruz:

Grafik
(swissinfo.ch)

Lukas Reimann

(Keystone)

“La SRG no será ya la única que pueda reivindicar los 1 350 millones de francos así liberados. Podrá hacerlo todo el mundo:  las empresas emergentes innovadoras, nuevas empresas, empresas de la web, todas podrán aspirar a este fondo. Así se crearán empleos en el sector y empresas que hoy no acceden a los favores del Estado”.

Lukas Reimann, UDC (San Gall)

Fin de la cita

Es cierto que los hogares gastan más cuando aumenta su presupuesto. Y este aumento de la demanda crearía empleos, también en los sectores señalados por Lukas Reimann.

Pero, desde un punto de vista económico, ¿cuál sería el balance? Si la iniciativa fuera aceptada, ¿aumentaría el número total de empleos en el mercado laboral suizo? Hagamos cuentas: en 2016 los ingresos del canon supusieron 1 358 millones de francos. Esta cifra sería por tanto la que estaría a disposición de las economías domésticas y de las empresas.  Una parte de ella se gastaría y se ahorraría otra. Siendo la tasa de ahorro de los hogares suizos del 20%, estarían disponibles unos 1 090 millones de francos aproximadamente.

Es difícil estimar qué parte de esta suma serviría a la creación de empleo. Puede servir de indicador la proporción de gastos de personal con respecto al volumen de negocio de una empresa. Esta proporción se eleva al 28% en las diez empresas suizas más grandes que cotizan en bolsa. Y para las pymes y empresas emergentes sobrepasa el 50% en algunos sectores. Supongamos que en total esta proporción no fuera superior al 40% del conjunto de la economía suiza.

RAV

Diálogo en una oficina de empleo ¿Cuántos empleos desaparecerían y cuántos se crearían? 

(Keystone)

Por consiguiente, de los 1 350 millones de francos liberados por la supresión del pago del canon solo 436 millones de francos estarían destinados a generar nuevos empleos. En Suiza, un empleo cuesta por término medio 113 000 francos, lo que daría para un máximo de 3 860 empleos. Esta cifra es netamente inferior a los 4 946 puestos de trabajo a tiempo completo que desaparecerían de la SRG si la iniciativa No Billag fuera aceptada. Por tanto, el que vote a favor de esta iniciativa pensando que crea empleo se equivoca.

Fuentes:

Importe del canonEnlace externo

Tasa de ahorroEnlace externo

Costes de personal: informes de gestión, desgraciadamente solo de 2013

Coste del empleo en Suiza: 59,60 francos por hora trabajadaEnlace externo

Puestos de trabajo a tiempo completo en la SRGEnlace externo

Veracidad de la afirmación de Lukas Reimann:

grafik
(swissinfo.ch)

Edith Graf-Litscher

(SRF-SWI)

“La programación a la carta es más cara que la oferta actual. Por ejemplo, la oferta básica de Teleclub cuesta unos 480 francos al año”.

Edith Graf-Litscher, PS (Turgovia)

Fin de la cita

La afirmación de Edith Graf-Litscher es en principio cierta. Si comparamos las diferentes cadenas de televisión suizas se observa que la SRG y sus siete canales de televisión ofrecen un amplio abanico de programas en el ámbito de la información, el deporte, la cultura y el entretenimiento a un precio relativamente bajo.

A diferencia de las televisiones de pago (por ejemplo, las cadenas Teleclub, Sky o DAZN), o de las televisiones comerciales (p. ej. RTL, Sat.1 o ProSieben), la oferta de la SRG es multilingüe y accesible libremente en cualquier punto del país. Además, sus programas solo se ven interrumpidos por breves secuencias publicitarias, sujetas a una regulación estricta.

sportübertragung

Retransmisiones deportivas: ¿cuánto tiene que pagar al final el telespectador? 

(Keystone)

Sin embargo, hay que señalar que la SRG no podría permitírselo sin el dinero del canon. Con el ingreso de 1 200 millones de francos al año (situación en 2016) por la tasa de recepción o canon, la SRG dispone de un presupuesto notable que le permite, por ejemplo, asegurarse los derechos televisivos de importantes acontecimientos deportivos. Además, de esta manera la SRG depende menos de la publicidad, de los patrocinadores y de la audiencia –al revés de las cadenas comerciales que tienen que imponerse en un mercado muy competitivo y que no disponen de ingresos garantizados.

Veracidad de la afirmación de Edith Graf-Litscher:

grafik
(swissinfo.ch)

Lukas Reimann

(Keystone)

“La SRG depende completamente del Estado. El gobierno designa a varios miembros de su consejo de administración y por tanto ejerce una poderosa influencia”.

Lukas Reimann, UDC (San Gall)

Fin de la cita

La afirmación contenida en la primera frase, es decir, que la SRG depende completamente del Estado, no es cierta. El artículo 93 de la Constitución FederalEnlace externo, que se refiere a la radio y la televisión, establece en su párrafo tercero que “La independencia de la radio y la televisión así como la autonomía en la concepción de los programas están garantizadas”. El artículo 3 de la Ley Federal sobre la Radio y la TelevisiónEnlace externo es también explícito: “La radio y la televisión son independientes del Estado”.

Y esto es así porque la SRG no es un “medio de comunicación del Estado”, sino una asociación de derecho privado que ofrece programas en el marco de un mandato público. Cada diez años el gobierno le confiere una nueva concesión en la que se definen las grandes líneas de su mandato. Más allá de esto, la SRG determina libremente sus programas, su organización, la gestión de la información y su presupuesto.

Sitzungszimmer des Bundesrats

El gobierno en sesión. ¿Influye el gobierno nacional en la SRG? 

(Keystone)

No obstante, es cierto que el gobierno ejerce una influencia indirecta. Por un lado, a través de la definición de la concesión y del mandato y, por otra, al elegir directamente a dos de los nueve miembros que componen su consejo de administración. Pero la influencia de la administración federal se detiene ahí. Además, el cobro del canon no se realiza a través de un órgano del Estado, sino que se lleva a cabo por medio de Billag, una empresa filial de Swisscom.

Veracidad de la afirmación de Lukas Reimann:

grafik
(swissinfo.ch)

Sylvia Flückiger-Bäni

(Keystone)

“Así, nuestras empresas se ven también obligadas a pagar el canon de radio y televisión, que no es cosa menor. Igualmente es incomprensible y completamente fuera de lugar que deba pagarse esa tasa en función del volumen de negocio –ya habéis oído a mi colega Jean-Francois Rime-, naturalmente solo con el objetivo de recaudar más dinero”.

Sylvia Flückiger-Bäni, UDC (Argovia)

Fin de la cita

Efectivamente, la nueva Ley Federal de Radio y Televisión (LRTV), que fue aprobada por las ciudadanas y ciudadanos suizos en 2015 con un estrecho margen, amplía la obligación de pagar el canon también a las empresas. Sin embargo, antes de entrar en vigor la nueva ley las empresas tenían también que pagar una tasa de recepción basada en el número de aparatos. La novedad es que el canon se fija ahora en función del volumen de negocio de la empresa.

A primera vista, esto puede parecer excesivo, pero tres cuartas partes de las empresas, y en particular las pymes –a las que parece defender Sylvia Flückiger-Bäni-, no pagan ningún canon porque su cifra de negocio anual es inferior a 500 000 francos. Además, el 9% de las empresas pagará una cantidad inferior a la actual. 

Así pues, el 84% de las empresas salen mejor paradas con esta ley.  En cambio, el 16% de las empresas restantes, y cuyo volumen de negocio supera el millón de francos, tendrán que pagar más.

Billag

Factura Billag: no todas las empresas pagan el canon. 

(Keystone)

La alusión a la declaración de Jean-Francois Rime no tiene justificación.  Es verdad que la nueva LRTV somete a todos los hogares al pago del canon, pero a cambio este baja más de un 10% hasta 400 francos. Además, las radios y televisiones locales recibirán en el futuro una mayor cuota del canon. Es preciso destacar también que en la mayor parte de los cantones las empresas pagan un impuesto eclesiástico. Y el razonamiento que subyace es que las empresas se benefician igualmente de lo que esas instituciones aportan al conjunto de la sociedad.

Veracidad de la afirmación de Sylvia Flückiger-Bäni:

grafik
(swissinfo.ch)

Matthias Aebischer

(Keystone)

“Los canales de radio y televisión de las regiones lingüísticas minoritarias serían los principales perjudicados de una reducción del canon a la mitad. Dicho de otra manera, serían borrados de la lista de emisoras”.

Matthias Aebischer, PS (Berna)

Fin de la cita

No es del todo cierto que la reducción del canon a la mitad, medida que podría incluirse en un eventual contraproyecto a la iniciativa No Billag, vaya a suponer la desaparición total de las estaciones de radio y cadenas de televisión de las regiones no germanófonas.

En cambio, está claro que hoy, según el informe de gestión de la SRG, el 57% del producto del canon se consagra a los programas en francés, italiano y romanche. Una reducción de la mitad significaría que las emisoras de esas tres regiones minoritarias solo obtendrían en total unos 347,1 millones de francos al año.

Sin embargo, necesitan 690 millones para mantener el conjunto de su oferta de radio, TV y online. Un ejemplo: en la Suiza de expresión francesa la RTS dedica 36 millones de francos al año a la cobertura de la actualidad informativa y de programas de actualidad (y en esa cifra no están incluidas las emisiones de debate y de tipo revista consagradas al consumo, la ciencia, la cultura o la economía).

RTR

Sede de la Radio Televisión romanche en Coria, emisora para una minoría lingüística.

(Keystone)

Por lo tanto, reducir a la mitad el canon en lugar de eliminarlo significaría sobre todo una disminución draconiana de la oferta destinada a las minorías lingüísticas en el ámbito de la información y la cultura. Esta reducción supondría también el riesgo de una centralización en Zúrich a costa de las regiones.

Fuentes:

Informe anual SRG 2016Enlace externo

Cifras y datosEnlace externo

Coste de las emisiones de la RTSEnlace externo

Veracidad de la afirmación de Matthias Aebischer:

grafik
(swissinfo.ch)

Natalie Rickli

(Keystone)

“Suiza no existe gracias a la SRG. Ya existía antes y continuará existiendo también sin el dinero del canon”

Natalie Rickli, UDC (Zúrich)

Fin de la cita

Es absolutamente cierto que Suiza no existe gracias a la SRG. La mayor parte de los historiadores considera que la Suiza moderna, tal como la conocemos hoy, nació en 1848, año de la primera Constitución Federal que supuso el paso de una alianza de cantones a un Estado federal.

La Sociedad Suiza de Radiodifusión, que se convertiría en la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SRG), fue fundada en 1931. Para definir su política en relación a la radio, el gobierno federal se apoyó entonces en el modelo de servicio público de la British Broadcasting Corporation (BBC). Desde su fundación la SRG ha estado obligada a ofrecer programas que cumplan las exigencias de un mandato público.

Rütlischwur

El juramento del Grütli.

(Wikimedia Commons/PD)

Ciertamente, Suiza tendría que seguir existiendo sin el canon. La consejera nacional Natalie Rickli tiene toda la razón en este punto.

Fuentes:

Ley federal sobre la radio y la televisiónEnlace externo

Diccionario Histórico de Suiza: Constitución FederalEnlace externo

Diccionario Histórico de Suiza: Estado federalEnlace externo

Diccionario Histórico de Suiza: Sociedad Suiza de Radiodifusión y TelevisiónEnlace externo

Veracidad de la afirmación de Natalie Rickli:

grafik
(swissinfo.ch)

Doris Fiala

(Keystone)

“Una amplia limitación o la eliminación completa de la publicidad en la SRG beneficiaría sobre todo a las cadenas extranjeras. Ya hoy cerca del 45% de los ingresos publicitarios de televisión se van al extranjero. ¿Es esto lo que queréis de verdad?

Doris Fiala, PLR (Zúrich)

Fin de la cita

Los adversarios de la iniciativa No Billag y el gobierno federal evocan continuamente el riesgo de que los ingresos publicitarios vayan al extranjero si se debilitara a la SRG.

Un breve análisis de las tendencias sobre el mercado suizo de la publicidad muestra que nadie en este país se beneficiaría de la puesta a disposición de los recursos publicitarios de la SRG. Según datos de la Fundación Estadística Suiza de la PublicidadEnlace externo, los ingresos publicitarios netos alcanzaron en 2016 los 5 560 millones de francos.

Existen dos tendencias claras y constantes.  En la prensa escrita se mantiene la disminución de los ingresos procedentes de los anuncios, con una caída del 12% del 2015 al 2016, alcanzando un importe de 1 264 millones de francos. En cambio, la publicidad en línea mantiene su progresión y ha alcanzado en 2016 unos 1 094 millones de francos, mientras que en 2015 fueron 974 millones.

Google

Oficina de Google en Zúrich. ¿Cuánto dinero de la publicidad por internet va a los grandes grupos internacionales? 

(Keystone)

Si el volumen total del mercado publicitario permanece estable, como es probable, en el 2020 cerca de dos tercios del volumen irá a actores digitales, según afirma un estudio de la Universidad de Ginebra de 2015, basado en una encuesta realizada a cerca de 200 empresas del mercado suizo de la publicidad. En el futuro la lucha por el reparto de los anuncios tendrá lugar en el propio terreno del sector en línea. También se prevé que el mercado suizo será al mismo tiempo más global y segmentado.

Según datos de la Fundación Estadística Suiza de la Publicidad, el crecimiento más importante en 2016 en el campo de la publicidad se registró en los motores de búsqueda. Los gigantes tecnológicos norteamericanos, como Facebook y Google, seguirán siendo los que más se beneficien de este aumento, repartiéndose ya entre el 60 y el 70% de los ingresos en este país.

El mercado suizo, muy pequeño, se encuentra ya prácticamente saturado. ¿Qué queda? La televisión va bien: la publicidad de televisión generó en 2016 un volumen de negocio de 775 millones de francos. Puede por tanto confirmarse la afirmación de Doris Fiala: la cuota de mercado de las ventanas publicitarias de las televisiones extranjeras se elevó al 42,4%, la de las cadenas de la SRG al 46,6%, mientras que la parte de las cadenas privadas alcanzó el 11%.

Los medios de comunicación privados no se beneficiarían más que parcialmente de los recursos liberados. En su mensaje sobre la iniciativa No Billag el gobierno federal estima que si se suprimiera el canon estarían disponibles menos de la mitad de los ingresos actuales del mercado radiotelevisivo suizo.

Veracidad de la afirmación de Doris Fiala:

grafik
(swissinfo.ch)

Natalie Rickli

(Keystone)

“Con la iniciativa No Billag la SRG continuaría existiendo”

Natalie Rickli, UDC (Zúrich)

Fin de la cita

Esta afirmación es perfectamente correcta a primera vista. No Billag es una iniciativa constitucional que pretende prohibir que la Confederación establezca cualquier tipo de canon. La asociación privada SRG podría continuar existiendo en términos formales. Pero se vería totalmente desprovista de contenido.

Otfried Jarren, profesor en el Instituto de Periodismo e Investigación sobre los Medios de Comunicación, de la Universidad de Zúrich, lo confirma: “la SRG no podría financiar su oferta actual”. Desde luego, no en la Suiza francófona o en el Tesino. En la zona de expresión alemana, la SRG podría como mucho ofrecer una programación limitada, con predominio de series compradas a otras cadenas. Los programas informativos pasarían a la historia.

Jarren sostiene además que, en caso de aprobación de la iniciativa, los ingresos actuales por publicidad no se repartirían entre las cadenas de televisión suizas, sino que acabarían en manos de los medios en línea o de las ventanas publicitarias de cadenas alemanas, tales como Pro Sieben, VOX o RTL. Por cierto, ventanas publicitarias comercializadas hasta hace poco tiempo por, entre otros, la consejera nacional Natalie Rickli para la empresa Goldbach Media.

SRG

El logo de la SRG en una cámara: la empresa podría sobrevivir, pero ¿qué programas ofrecería? 

(Keystone)

Veracidad de la afirmación de Natalie Rickli:

10%
(swissinfo.ch)

Adrian Amstutz

(Keystone)

“El mercado podría funcionar si le dejáramos funcionar. (…) En la actualidad la competencia privada se halla eclipsada por el dinero público”.

Adrian Amstutz, UDC (Berna)

Fin de la cita

Esta afirmación hace referencia a la situación del mercado suizo de medios de comunicación. Para Adrian Amstutz la sólida posición de la SRG crea una distorsión del mercado que afecta sobre todo a los medios privados y que perjudica la diversidad de la oferta. Su crítica se dirige fundamentalmente a la estructura actual del servicio público, que en su opinión emite demasiados programas superfluos que no son pertinentes para la democracia.

Es completamente legítimo mantener un debate crítico sobre la extensión y la profundidad de la oferta de servicio de la SRG. Pero poner en cuestión las prestaciones de servicio público de la SRG a partir de ciertos puntos críticos no es ni proporcionado ni políticamente inteligente. Porque de ese modo no solo se cuestionan programas de calidad, sino que se ponen también en riesgo las prestaciones de servicio público de las regiones suizas de lenguas latinas, que actualmente se benefician del reparto del canon y que se verían considerablemente afectadas por una reducción a la mitad o por la supresión del mismo.

Beatrice Egli

Beatrice Egli, cantante suiza de variedades, en un show de la televisión alemana.

(Keystone)

No se puede tampoco pasar por alto la afirmación de que la SRG hace competencia a las empresas privadas. La ley LRTV precisa en su artículo 29 que las actividades no previstas en la concesión pueden ser prohibidas por el ministerio de mediDenoo ambiente, transportes, energía y comunicación, que tutela a la SRG, desde el momento en que puedan perjudicar la posición o misión de otras empresas suizas que operen en el sector.  Tampoco es menos cierto que las empresas privadas ven cómo sus fuentes de financiación se van desmoronando cada vez más. Sin embargo, la causa principal no está en la SRG sino en los gigantes de internet como Google o Facebook, que se llevan una parte cada vez mayor del mercado publicitario.

Veracidad de la afirmación de Adrian Amstutz:

Grafik
(swissinfo.ch)

SWI swissinfo.ch es el servicio internacional de la Sociedad Suiza de Radio y Televisión (SRG SSR)

Sobre la comprobación de declaraciones elaborada por swissinfo.ch

Nuestro objetivo es verificar las afirmaciones hechas por personalidades o instituciones públicas sobre asuntos de importancia para los electores suizos. Escogemos declaraciones significativas hechas durante las campañas previas a las votaciones o los debates políticos que pueden inducir a un votante a preguntarse: “¿Es cierto esto?”

Examinamos la objetividad de los argumentos mediante información pública disponible y entrevistas, antes de proporcionar conclusiones sobre la exactitud de las declaraciones.

Nuestros controles son objetivos y la elección de las declaraciones sometidas a prueba no es partidista. En el caso de los debates parlamentarios, seleccionamos un número representativo de argumentos mencionados con frecuencia.


Traducido por José M. Wolff

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×