Navigation

Semestre acalorado en Suiza

Nada mejor que una ducha fría cuando las temperaturas suben mucho. Keystone

Pese a los temporales y granizadas de cominezos de julio, los primeros 6 meses del año han sido los más calidos desde 1884, indica el Instituto suizo de Meteorología.

Este contenido fue publicado el 06 julio 2000 - 15:24

Al sol canicular que hizo transpirar a Suiza al terminar el mes de junio, con temperaturas de hasta 35 grados centígrados en algunos lugares, ha sucedido, en los primeros días de julio, una corriente de aire frío con fuertes temporales y copiosas granizadas que causaron daños en el norte y centro del país.

En uno de sus recientes informes periódicos, « Meteo-Suisse », centro suizo de meteorología, en Zurich, señala sin embargo que los primeros 6 meses de este año han sido los más cálidos desde 1884, cuando comenzaron a publicarse estadísticas sobre el clima.

En promedio, las temperaturas fueron superiores en tres grados centígrados a la normal, el nivel de precipitaciones fue bajo en el occidente y sur del país y junio fue el quinto mes consecutivo de altas temperaturas.

« Hay un nivel máximo de irradiación solar que por naturaleza puede hacer aumentar las temperaturas pero que no necesariamente repercute en Suiza » : explica Peter Zwinden, climatólogo de « Meteo-Suisse ». En su opinión es una casualidad que las temperaturas hayan sido tan altas y precisamente durante la primera mitad del año.

El clima cálido de estos primeros 6 meses se registró sobre todo en las zonas bajas del norte y del sur del país, pero no en las montañas. El experto precisa también que las altas temperaturas tienen importantes efectos porque aceleran el crecimiento de la vegetación.

Ante los hechos, los comentarios sobre el tiempo con los cuales suele comenzar cualquier conversación en Suiza, se limitan a confirmar que así de caprichoso es el clima en estas latitudes. Para el profano en la materia, martillado por las alarmas ecológicas de estos tiempos, el fenómeno puede asociarse con el recalentamiento del planeta.

« De ningún modo » : enfatiza Peter Zwinden cuando recuerda que en los años cuarenta hubo en Suiza una primavera de temperaturas tal altas como las recientes e incluso veranos más cálidos. « No olvidemos que, en febrero del año pasado, con las numerosas avalanchas, ocurrió todo lo contrario. Tampoco entonces - concluye- la responsabilidad pudo atribuirse a un enfríamiento de la Tierra »

Jaime Ortega

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.