Navigation

Chile pide ayuda internacional

Ante la magnitud de la destrucción, Chile solicita el auxilio internacional. Reuters

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, lanzó este lunes un llamado de ayuda a la comunidad internacional ante la amplitud de la devastación en el país. En la región de Concepción fue decretado el toque de queda para evitar actos de pillaje.

Este contenido fue publicado el 01 marzo 2010 - 18:22

Por otra parte, las organizaciones helvéticas de ayuda humanitaria se movilizan para aportar su contribución a las víctimas y la Embajada de Suiza en Santiago investiga la situación de sus conciudadanos.

“La presidenta entregó una lista con las prioridades” para la asistencia internacional, precisó este lunes en Ginebra la portavoz de la Oficina de Asuntos humanitarios de la ONU, Elisabeth Byrs.

Chile solicitó oficialmente la ayuda internacional una vez que las autoridades pudieron mesurar la magnitud de los daños causados por el terremoto. En las horas inmediatas al siniestro, la presidenta chilena había pedido a la comunidad internacional esperar antes de enviar ayuda.

Un temblor de 8.8 grados en la escala de Richter, el más fuerte de los últimos 100 años, sacudió Chile en las primeras horas del sábado 27 de febrero. Nuevas réplicas se han estado sucediendo, una de ellas, de 6.1 grados, un día después. Además, se han registrado maremotos que han afectado severamente las zonas costeras del país.

Hasta ahora, las autoridades chilenas cifran en más de 700 el número de muertos y en más de dos millones, el de damnificados.

En la ciudad de Concepción, 400 kilómetros al sur del país, comenzaron a registrarse actos de pillaje por lo que las autoridades desplegaron una amplia presencia militar y decretaron toque de queda entre las 21.00 y las 06.00 hora local.

Es la primera medida de esa naturaleza adoptada en el país tras la dictadura militar (1973-1990).

Al menos 160 personas fueron interpeladas y una más resultó muerta por herida de bala en circunstancias aún no esclarecidas.

Ayuda suiza

Las organizaciones suizas de ayuda humanitaria se movilizan para el envío de asistencia al país sudamericano. La Cruz Roja Suiza y Caritas prevén un envío de 250.000 francos, mientras que la Cadena de la Solidaridad desbloqueó 100.000 francos.

Esas sumas deben servir para la adquisición de insumos de urgencia, es decir, medicamentos, agua y alimentación.

Las entidades helvéticaa exhortan a la solidaridad y ponen a disposición de los donantes las cuentas siguientes:

Cadena de la Solidaridad: CP 10-15000-6 (mención Chile); Cruz Roja Suiza 30-4200-3 (mención sismo Chile) y Caritas Suiza 60-7000-4 (mención sismo Chile).

Comunidad suiza

Representantes de la Embajada de Suiza señalaron a swissinfo.ch que, hasta el momento, no han recibido reportes de ciudadanos suizos o descendientes que hayan perecido o se encuentren heridos de gravedad.

Pese a que las comunicaciones aún se encuentran severamente afectadas, la representación diplomática investiga la situación de sus conciudadanos: residentes, turistas o integrantes de las colonias de descendientes.

A pocas horas del temblor, Natacha Pressaco-Furrer, asistente cultural de la representación diplomática, señaló a swissinfo.ch que, al parecer, no había ciudadanos suizos entre las víctimas fatales ni los heridos graves del terremoto ni del tsunami que asoló las costas de la séptima Del Maule y la octava región (Biobío) del país.

“Esta mañana hemos tenido dos reuniones con el embajador André Regli (quien se prepara para dejar el país el 13 de marzo), con el objetivo de analizar la situación, pero afortunadamente, hasta ahora, no hay desgracias que lamentar”, relató.

La funcionaria diplomática informó que han tenido contacto con 15 conciudadanos que estaban de vacaciones en el país y cuyos familiares en Suiza habían tratado de localizar. “Ellos están en el sur, todos bien, pero aún no pueden volver a Santiago debido a que los caminos se encuentran cortados”, precisó.

La Embajada también estableció contacto con dos hermanos suizos que se encontraban en el sector de Curanipe, uno de los poblados que fueron arrasados por el tsunami, y manifestaron estar en buenas condiciones.

Asimismo, se han contactado con las comunidades suizas de Valparaíso, Concepción, Los Ángeles, Valdivia, Osorno, Temuco y Pucón, y ninguna de ellas ha tenido información de personas afectadas seriamente.

Llega delegación suiza

El domingo (28) llegó a Chile una delegación suiza procedente de Bolivia para evaluar en terreno las necesidades específicas de las zonas afectadas.

Por ahora, Christian Ramírez, funcionario chileno de la Embajada que se encontraba de vacaciones en el sur del país, permanecerá allí para recoger mayores informaciones. Hasta ahora el contacto telefónico con él ha sido muy difícil (al igual que con todas las personas que se encuentran en las regiones afectadas) y tras numerosos intentos, swissinfo no logró hablar con Ramírez.

“Suiza también cuenta con un equipo de emergencias que hemos ofrecido al Gobierno chileno, y estamos esperando su respuesta”, añadió Pressacco.

Embajada bloqueda

La representante de la embajada helvética en Santiago relató además que las oficinas de esa representación- situada en el piso 14 de edificio de la comuna de Las Condes- se encuentran cerradas, ya que las puertas se bloquearon y la empresa de seguridad que maneja este sistema no ha podido ser localizada.

“Desde afuera vimos que se quebraron varios vidrios de las puertas interiores, aunque al parecer no hay daños estructurales”, indicó.

Por ese motivo, actualmente están trabajando desde la residencia del embajador, también en la comuna de Las Condes.

En tanto, la Cónsul Honoraria de Suiza en Temuco, Marianne Fiala, señaló a swissinfo.ch que en su región no se han reportado daños mayores ni muertos. Sin embargo, precisó que recién este lunes tendría un informe más acabado de la situación.

Por su parte, Ramón Dufey, presidente de la Sociedad Suiza de Victoria (en la IX Región de la Araucanía), señaló a swissinfo.ch que no ha sabido de personas vinculadas con la Confederación Helvética que hayan resultado muy severamente afectadas.

“Supimos de dos periodistas suizos que estaban extraviados, pero entiendo que ya los encontraron. El resto, todos bien, aunque algunos con sus casas bastante deterioradas. En mi casa hemos recibido algunos amigos que vivían en zonas más afectadas y que necesitaban un lugar donde estar más tranquilos”, indicó.

El terremoto lo encontró en su casa de campo, cercana a la localidad de Ercilla.

“Fue algo impresionante, la casa crujía por todos lados, no se podía caminar siquiera, todas las cosas se cayeron y destruyeron... pero la edificación, afortunadamente, quedó en pie”, comentó.

Dufey, que tiene un hermano en Suiza y otro en Ercilla, aún está consternado por la situación. “Tengo una casa en la ciudad de Victoria, y la verdad es que hasta ahora, ni siquiera he querido ir a ver en qué condiciones está. Mañana lo haré”, concluyó.

Mariel Jara, swissinfo.ch, Santiago de Chile y agencias

Llamado a la Solidaridad

Las entidades helvéticaa exhortan a la solidaridad y ponen a disposición de los donantes las cuentas siguientes:

Cadena de la Solidaridad: CP 10-15000-6 (mención Chile); Cruz Roja Suiza 30-4200-3 (mención sismo Chile) y Caritas Suiza 60-7000-4 (mención sismo Chile).

End of insertion

Amplia devastación

Un potente sismo de intensidad 8.8 grados en la escala de Richter, con epicentro en la región de Concepción, 400 kilómetros al sur de Santiago, sacudió Chile en las primeras horas del sábado 27 de febrero.

El movimiento telúrico generó un tsunami a lo largo de la costa y puso en estado de emergencia a los países del área, principalmente Japón.

Seguido de diversas réplicas, una de 6.1 grados el domingo 28, y de varios maremotos, el terremoto dejó en Chile un saldo de varios centenares de muertos (más de 700, según las estadísticas proporcionadas este lunes), millones de damnificados y una enorme devastación.

El Gobierno de Chile envió el domingo a unos 10.000 soldados a las regiones del centro del país más afectadas y donde comenzaron a registrarse saqueos de supermercados.

De acuerdo con las agencias internacionales de información, poblaciones enteras habrían sido arrasadas por la intensidad del movimiento telúrico, uno de los más fuertes en el último siglo, y los maremotos subsecuentes.

La presidenta Michelle Bachelet decretó el estado de excepción en las regiones centrales del Maule y Biobío, donde el seísmo y los tsunamis demolieron casas, derrumbaron puentes y dejaron dos millones de damnificados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo