Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Debate sobre aplicación de vacuna VS A/H1N1

(Keystone)

Vacunar o no vacunar... esa es la pregunta que se hacen muchos suizos inquietos por el creciente número de personas con la gripe H1N1.

Las autoridades sanitarias han recomendado las inmunizaciones para los segmentos vulnerables de la población pero la controversia aumenta con las críticas de los opositores a las últimas recomendaciones del Gobierno.

La Oficina Federal de Vacunaciones considera que los opositores actúan en forma "irresponsable".

La inoculación de toda la población es actualmente innecesaria, según la dependencia. En cambio, da prioridad a las personas de los grupos de riesgo y a quienes se mantienen en contacto con ellas, incluidos los trabajadores del sector salud, la gente que se ocupa de recién nacidos y de mujeres embarazadas.

También aconseja que los niños de más de seis meses sean vacunados, así como los adultos de hasta 64 años con problemas crónicos de corazón y pulmón o enfermedades metabólicas.

La Oficina Federal de Salud Pública estima que entre 1,2 y dos millones de personas en Suiza entran en esos grupos de riesgo.

Los opositores rechazan todo eso. No sólo dudan de la eficacia de las vacunas contra el virus A/H1N1, sino que advierten sobre sus eventuales efectos secundarios. "Cada vacuna representa una acción dañina", dice el sitio Web de Aegis, una organización persuadida de que las vacunas perjudican al sistema inmunológico natural del cuerpo.

¿No protegen?

La portavoz de Aegis, Anita Petek- Dimmer, dijo a swissinfo.ch que la vacunación anual de la gripe de invierno ha demostrado un índice de eficacia de apenas entre 10 y 30%.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, establece que las vacunas se encuentran entre las acciones médicas más importantes para reducir enfermedades y muertes en casos de pandemia.

Las "vacunas de la gripe se han utilizado por más de 60 años y han establecido un récord de seguridad en todos los grupos de edades. Si bien se han registrado algunos acontecimientos adversos serios, éstos han sido raros", señala la organización en su sitio Web.

Aegis critica las últimas recomendaciones de la Oficina Federal de Vacunación. "Es la misma vieja historia de que solamente la gente sana debe ser vacunada. Si un enfermo o incluso una persona seriamente enferma es vacunada se incrementa el riesgo de complicaciones severas como resultado del pinchazo".

La sección de vacunación de la Oficina de Salud asegura que no hay evidencia de riesgos particulares.

La "gente que hace recomendaciones contra las vacunas actúa de manera irresponsable", dijo Hans Binz, vicepresidente de la Oficina de Vacunación.

En declaraciones al periódico 'Tages-Anzeiger', precisó que el riesgo de efectos secundarios de la vacuna era mínimo ante aquel de enfermar seriamente con el virus A/H1N1.

Beneficio

Por su parte, la Oficina Federal de Salud considera en alrededor de dos millones los casos de virus A/H1N1 para otoño -hasta el martes 18.08 había 841 casos confirmados - y ha pedido 13 millones de dosis por un costo de 84 millones de francos (80 millones de dólares). Eso es suficiente para los 7 millones 700 mil habitantes de Suiza.

Pero Petek-Dimmer piensa que esto es "insustancial". "La Oficina Federal de Salud gasta millones en vacunas pero al mismo tiempo dice que lavarse las manos y toser "en forma higiénica" es una alternativa a las vacunas. Entonces, uno se pregunta ¿por qué ha comprado las vacunas?".

Asume que hay por lo menos una barra de jabón en cada hogar suizo. "Lavarse las manos no sólo es higiénico sino que no tiene efectos secundarios."

El asunto, considera Petek-Simmer, es que nadie obtiene un beneficio con el lavado de las manos. La gripe A-H1N1 está beneficiando no sólo a investigadores sino también a la industria.

La compañía farmacéutica Roche de Basilea, por ejemplo, anunció recientemente que las ventas de su medicamento antigripal Tamiflu se triplicaron durante la primera mitad de 2009 con respecto al mismo período de 2008, en alrededor de 1.000 millones de francos.

Cautela general

Tan pronto como se encuentre a disposición el suficiente número de vacunas, la Oficina Federal del ramo recomendará su aplicación a todas las personas que quieran protegerse contra el virus A/H1N1.

Las autoridades suizas calculan que las vacunaciones podrán comenzar en octubre. Hans Binz estima un índice de vacunación de 95% de la población.

Pero, según una encuesta de la Oficina Federal de Salud de finales de junio, sólo 27% de las personas interrogadas estaba preparado para la vacunación.

Esta no es la primera vez que sorprende a las autoridades suizas la cautela general - sin mencionar ignorancia - con respecto a las vacunas.

La OMS cree que Europa podría erradicar el sarampión en 2010 si 95% de la población fuera inoculado -en Suiza, sin embargo, el índice es estimado en 86% en promedio, descendiendo en algunos cantones de habla alemana a 70 o75% .

Suiza sufrió el año pasado la peor epidemia de sarampión desde 1999 y, en marzo otra epidemia amenazó los esfuerzos contra esa enfermedad, altamente contagiosa, en otros países europeos.

Corinne Buchser y Geraldo Hoffmann, swissinfo.ch
(Traducción y adaptación: Marcela Águila Rubín)

PROTECCIÓN

Evite el acercamiento con personas que tengan fiebre y tos o parezcan enfermas.

Lávese las manos con agua y jabón, con frecuencia y a fondo.

Practique hábitos de higiene de la salud incluidos suficientes horas de sueño, alimentación nutritiva y actividad física.

Fin del recuadro

VIRUS A/H1N1

La Oficina Federal de Salud informó que en septiembre probará una vacuna. Podría ser introducida en octubre.

La vacuna tendrá que ser autorizada por la entidad oficial responsable, Swissmed. Suiza ha pedido 13 millones de dosis.

La Oficina Federal de Salud proyecta que hasta dos millones de suizos podrían contraer la gripe del virus A/H1N1 y que unas 400.000 personas podrían consultar a su médico con relación a gripes sospechosas. Unas 1.000 personas podrían ser hospitalizadas y de éstas, 150 personas necesitarían tratamiento de cuidados intensivos.

Adultos y niños que estén seriamente enfermos de la gripe H1N1 o en de riesgo elevado de complicaciones, deben ser tratados con antivirales como Tamiflu, advirtió la OMS. Pero la gente sana que presente síntomas ligeros de gripa no requiere la administración de medicamentos para combatir el virus A/H1N1.

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes