Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Delito de padres Cerca de 400 matrimonios forzados en Suiza

La cifra es de los casos conocidos en Suiza en 2016. La prevención debe intensificarse en las escuelas, donde los jóvenes no están bajo el control de los padres, considera Anu Sivaganesan, jefa del Servicio Nacional contra los Matrimonios ForzadosEnlace externo. La especialista traza un perfil de las víctimas y lanza un llamado para que las autoridades cantonales y comunales asuman mayor responsabilidad.

Volto donna triste.

"Entre las víctimas se encuentran cristianos, musulmanes, budistas, hindúes… En otras palabras, la pertenencia religiosa puede ser un indicador, pero no es la causa principal del fenómeno", afirma la jurista Anu Sivaganesan.

(akg-images)

swissinfo.ch: En poco más de tres años, Suiza registró 905 matrimonios forzados. ¿Quiénes son las víctimas? ¿Es posible trazar un perfil de ellas?

Anu Sivaganesan: Se trata de jóvenes, mujeres y hombres, con orígenes culturales y religiosos muy diversos. De 2015 a septiembre de 2017, el programa federal de lucha contra los matrimonios forzadosEnlace externo registró 905 casos, de los cuales 397 se produjeron en 2016.

La mayoría de los casos se registran en familias que provienen del este europeo, de países como Kosovo, Albania y Macedonia. También de Turquía y Sri Lanka. Y en los últimos años aumentaron los casos entre las comunidades afgana, siria, eritrea y somalí. Entre las víctimas se encuentran cristianos, musulmanes, budistas, hindúes… En otras palabras, la pertenencia religiosa puede ser un indicador, pero no es la causa principal del fenómeno.

swissinfo.ch: ¿Por qué los padres obligan a sus hijos a casarse?

La jurista Anu Sivaganesan dirige el Servicio Suizo de ayuda para Víctimas de Matrimonios Forzados

(SRF-SWI)

A. S.: Las razones son diversas. El matrimonio puede ser visto como un instrumento para mantener un enlace fuerte con la cultura del propio país de origen o un modo de “proteger” al joven de un estilo de vida más abierto, sobre todo con relación a la sexualidad.

También puede ser un acto de solidaridad de cara a la comunidad de origen. Para los extraeuropeos, obtener un permiso de residencia en Suiza es extremadamente difícil, salvo que se trate de mano de obra altamente cualificada. El matrimonio representa entonces un instrumento para inmigrar. Pero esto no debe ocurrir a costa de una violación a los derechos humanos.

swissinfo.ch: ¿Quiénes tienen mayor riesgo de ser obligados a contraer matrimonio?

A. S.: Se pueden distinguir tres momentos particularmente riesgosos: el primero, a los 18 años, cuando la persona alcanza la edad legal en Suiza para contraer matrimonio. El segundo, a los 23 años, edad considerada como la ideal para el matrimonio. El tercero, cuando la mujer tiene 26 años y el hombre cerca de 30: A esa edad los padres comienzan a tener miedo de que su hija o hijo ya no sea lo suficiente “interesante” para conseguir pareja.

Pero las presiones pueden comenzar en la adolescencia, cuando las chicas tienen su primer ciclo menstrual. Por miedo a que pierdan la virginidad, los padres las controlan constantemente, a tal extremo que algunas quedan confinadas en casa.

swissinfo.ch: ¿Cuándo, concretamente, se producen los matrimonios forzados?

A. S.: La mayor parte, durante las vacaciones. Los jóvenes son llevados a los países de origen de los padres, aduciendo excusas como la presunta enfermedad de un pariente, y una vez allí, los casan. O también ocurre que algunos de ellos se enteran de lo que les espera solo unos días antes del viaje.

También puede ocurrir en Suiza o en el extranjero que la o el joven coquetee con alguien sin la mínima pretensión de establecer una relación seria, y los padres interpreten este comportamiento como la voluntad de casarse. Así inician las presiones, físicas y psicológicas, con comentarios como: “Siento el olor de un hombre”, “si continuas así, destruirás nuestro honor”, “no te importa nada nuestra familia”. En estos contextos, los jóvenes se sienten culpables, no saben cómo reaccionar, tienen miedo de decepcionar a sus padres y a toda su comunidad.

Matrimonio forzado

Este delito es perseguido de oficio en Suiza desde julio de 2013, con penas de hasta 5 años de prisión.  

El matrimonio forzado ocurre cuando al menos uno de los dos cónyuges es obligado, por medio de amenazas o violencia, a firmar un contrato matrimonial o a participar en una celebración nupcial, de carácter social.

En Suiza, una persona puede contraer matrimonio a partir de los 18 años de edadEnlace externo.

Si un menor de edad contrae matrimonio en el exterior, Suiza no reconoce este contrato, “salvo intereses preponderantes de los cónyuges”.

Fuente: migraweb.chEnlace externo

Fin del recuadro

swissinfo.ch: ¿Qué riesgos corren si se rebelan ante esas presiones?

A. S.: El riesgo más grande es quedarse aislados. Por eso aconsejamos a los afectados tener cerca a personas en las que confíen para sentirse apoyados. También hay casos en los que la vida de la persona está en juego. Un riesgo que hay que tener presente y que no es algo raro. En estos casos, hay protección para estos jóvenes. En situaciones extremas pueden cambiar su identidad, su aspecto o su lugar de residencia.

swissinfo.ch: ¿De que otro modo se puede ayudar a la víctima?

A. S.: Este verano hemos introducido una declaración jurada y escritaEnlace externo que las potenciales víctimas del matrimonio forzado pueden llenar y firmar antes de partir de vacaciones a su país de origen. En el documento, la persona puede precisar, por ejemplo, que no tiene ninguna intención de casarse y que su voluntad es la de volver a Suiza. Esta declaración puede formar parte de otras medidas para protegerla de un matrimonio forzado. La experiencia ha sido muy positiva, no solo porque el documento ha sido empleado por muchos jóvenes, sino también porque ha permitido prevenir posibles abusos.

swissinfo.ch: Desde el 1 de julio de 2013 Suiza cuenta con una legislación contra el matrimonio forzado que permite perseguir este delito de oficio. ¿Cuatro años después, cuál es su balance?

Como es habitual en Suiza, se ha necesitado mucho tiempo hasta encontrar un acuerdo para establecer la nueva legislación, pero una vez superados los obstáculos, el resultado es positivo. Es un buen cambio, aunque todavía hay aspectos que deben mejorarse, como la protección de las víctimas en el extranjero.

Por ejemplo, hay padres que llevan a su hija a su país de origen y allí le quitan sus documentos personales y la obligan a casarse. Y es posible que no pueda volver al país puesto que no pudo renovar su permiso de residencia, si no tiene la nacionalidad suiza.  

En Alemania, en cambio, las personas reconocidas como víctimas de este delito ocurrido en el extranjero pueden volver al país incluso diez años después.

Además, en Suiza la legislación no prevé ningún tipo de respaldo financiero para la víctima que se encuentra en el extranjero. Se trata de una laguna cuando se sabe que el retorno urgente de una joven en el extranjero costó 16 000 francos el año pasado.

El Gobierno de Suiza ha hecho mucho para la prevención y la lucha contra los matrimonios forzados, pero también es el momento de que los cantones se sumen al esfuerzo y asuman mayores responsabilidades. Es necesaria una mayor sensibilización en la materia por parte de las autoridades cantonales y comunales –  es decir, los responsables locales de los servicios migratorios, las oficinas del registro civil o de integración – a fin de que puedan reconocer situaciones de riesgo y sean más sensibles a los aspectos culturales relacionados con este fenómeno.

También se requeriría reforzar la tarea preventiva en la escuela, un lugar donde las víctimas no están bajo el control de sus padres. Allí deben tener la posibilidad de expresar sus dudas y miedos.


(Original en el italiano, traducción al español: Patricia Islas)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×