Navigation

La mascota de Berna estrena su esperado hogar

bärenpark.ch

El nuevo parque de los osos de la capital suiza se abre al público este domingo con una gran fiesta de inauguración en la que hay programados conciertos, teatro y exposiciones de más de 250 artistas, además de un animado mercadillo de negocios locales.

Este contenido fue publicado el 25 octubre 2009 - 10:01

El oso es el símbolo de Berna y de su cantón. Ha vivido en la ciudad desde hace 500 años.

La fiesta lleva por título: 'Bärentanz – der Bär ist los' (el baile del oso – el oso está suelto) y se extiende por toda el área que rodea la fosa de los osos, así como el puente y la calle Nydeggbrücke, el Klösterlistutz y el Untertorbrücke. Se espera que entre 25.000 y 30.000 personas participen en la celebración.

El 'Bärengraben', la antigua fosa creada en 1857 ha sido siempre el mayor atractivo turístico de la villa bernesa. La entidad de promoción turística, 'Berner Tourismus' ya ha anunciado su voluntad de hacer una intensa promoción del parque.

Los primeros habitantes del lugar se llaman Björk y Finn que ocupan el parque desde la semana pasada. En mayo de 2009 murió Pedro, el último ejemplar que habitaba en la antigua fosa. Después de 28 años de vida, Pedro tuvo que ser sacrificado para acabar con sus padecimientos. Además de sufrir artritis, tenía también un tumor.

Esta moderna instalación y monumento histórico, de 6.000 m2, se ubica en las orillas del río Aar, junto a la fosa ya existente, y permite ver a los animales en libertad desde cerca. La parcela incluye arboles, cuevas y un estanque de 100 metros de longitud para el disfrute de los animales. En el espacio pueden trepar, pescar y jugar a sus anchas.

La antigua fosa sigue abierta al público y se podrá alquilar para realizar eventos especiales.

Habitantes nórdicos

Björk nació en diciembre de 2000 en Kolind (Dinamarca). Llegó con su hermana Barba al zoo Dählhölzli de Berna en 2004; en 2008 se trasladó a Barbaa al parque de animales de Langenberg, cerca de Zúrich, y fue sustituido por Finn. Este oso pardo vino al mundo en Helsinki, la capital de Finlandia en 2006. Desde su llegada a Berna en 2008 se entendió perfectamente con su compañera Björk.

Por otra parte, Mischa et Mascha, los dos cachorros de oso traídos por el presidente ruso Dmitri Medvedev en su reciente visita a Suiza, seguirán residiendo en el zoo de la ciudad.

Desde 1513

La presencia de osos viviendo en Berna se remonta al siglo XVI, concretamente a 1513. Primero estuvieron en el casco antiguo de la ciudad hasta 1857, después fueron llevados a la fosa hasta la apertura de la nueva instalación.

A pesar de que a veces la fosa se vaciaba para realizar trabajos de renovación, los osos siempre han estado ligados a la identidad de Berna aunque no siempre han recibido un buen trato. En 1891, la fosa proporcionó un oso a las autoridades municipales en la fiesta del 600º aniversario de la fundación de Suiza.

En 1913, el número de osos alcanzó una cifra récord de 24 ejemplares. Al menos eliminaron y disecaron a ocho de ellos para crear un carrusel de osos como el del 'Zytglogge' (reloj) de Berna, para exhibirlos en la Expo de 1914.

Cuando los animales han faltado de la fosa siempre ha sido por razones históricamente dolorosas. Como ocurrió en 1798 cuando Francia, que había ocupado la urbe, aumentó la humillación de los berneses cuando se llevaron los animales a París.

A mediados del siglo XIX, la fosa de los osos (ubicada entonces en la actual estación ferroviaria) era muy poco saludable y murieron todos sus 'habitantes'.

Coste disparado

Con un presupuesto inicial de 9,7 millones de francos, el coste del proyecto se vio incrementado en varias ocasiones, hasta los 14,5 millones y finalmente 24 millones debido a imprevistos geológicos. Precisamente para analizar este gran desembolso, la ciudad inició una investigación administrativa.

El alcalde de la ciudad, Alexander Tschäppät, volvió a calificar de inaceptable el volumen de este sobrecoste. Según el Consejo municipal, los que tienen la culpa deben asumir las consecuencias: el jefe de obra o el servicio de obras, ésta última empresa que pertenece al consistorio bernés.

A finales de 2008, los vecinos que querían apoyar económicamente a la construcción del recinto adquirieron adoquines -que se han colocado junto al parque- en los que figura el nombre de cada interesado. Esta colecta popular recaudó más 1,2 millones de francos, gracias a los 100 francos que costaba cada uno de las piedras.

La inauguración para las autoridades del pasado jueves tuvo como elemento central el lanzamiento de un salmón a los osos.

Iván Turmo, swissinfo.ch

Historia de la fosa de los osos

1224. El oso se convierte en el símbolo oficial de la ciudad. El sello bernés más antiguo muestra por primera vez una relación entre el nombre de la ciudad y del animal.

1513. Los soldados berneses, ganadores de la batalla de Novara vuelven a casa con un trofeo muy especial, un oso vivo. Para él se construye un "hogar" en la fosa de la ciudad, delante de la puerta central (lo que hoy es la plaza de los osos). Así apareció la primera fosa de osos.

1764. La primera fosa de osos fue tapada y se construyó una nueva. Localización: am Bollwerk 25. Los osos eran en su mayoría procedentes de los numerosos bosques del Vaud, especialmente de la región del Romainmôtier.

1810. Durante doce largos años la fosa de los osos de Berna se quedó vacía, hasta que los burgueses de Berna regalaron a la ciudad dos osos de Savoya.

1825. La tercera fosa de los osos es inaugurada. Localización: en el área de la estación de tren actual, al norte del puesto de maniobra.

1856. El ferrocarril llega a Berna y los osos "se mudan" a Muristalden, cerca del puente Nydeggbrücke.

1995. La fosa de los osos se renueva completamente, su interior se moderniza.

2001. La idea de un parque para osos al lado del río Aar se presenta al público por primera vez.

2007. El 80% de los habitantes de Berna vota a favor de la construcción de un parque.

2008. El 14 de enero se presenta el proyecto "BärenPark" y se coloca su primera piedra.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.