Navigation

Sorprende un filme de Rocha en Locarno

Un desafío moral: "A raiz do coraçao". Keystone

Acompañados por una tímida lluvia de estrellas (fenómeno cósmico del mes de agosto), miles de espectadores se vieron cogidos de sorpresa por el astuto Paulo Rocha, en la Piazza Grande del Festival.

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2000 - 10:42

El genial director de cine, de clara fama y poderoso lenguaje, volvió a dejar a todos con la boca abierta. Con el film "A raiz do coraçao" (La raíz del corazón) el lusitano lanzó un desafío moral al tomar partido por homosexuales y travestíes, y desenmascarar la amoralidad del poder.

En esta "fantasía dramática" que parece una farsa y es una escena de revista y carnaval callejero, Rocha propone, a la manera de Fellini, un desordenado panfleto que sin embargo quiere ser algo muy serio.

Fue un éxito no tanto del público (mucha gente abandonó la plaza a mitad de la proyección) sino de la crítica: durante la conferencia de prensa tras la proyección, Rocha recibió 4 minutos de aplausos sin interrupción.

El concurso vídeo, por su parte, ha estado muy frecuentado.

Vale la pena citar el vídeo realizado por la suiza Francesca Solari, "Addio Lugano bella", que trata sobre memorias del "68" en Suiza, Italia y Francia. Los dos personajes llevados a la pantalla son protagonistas de los mismos acontecimientos que se narran

Para seguir con el tema habría que citar, en la sección "Semana de la crítica", la cinta de dos jóvenes realizadores suizos, Sabine Gisiger y Marcel Swingli: "Do it". Trata sobre desórdenes estudiantiles en la ciudad de Zúrich.

El film nos hace ver cómo jóvenes, que en años pasados ponían bombas y traficaban con armas, hoy son respetables padres de familia, intachables ciudadanos con tranquilas manías quirománticas.

En el concurso "Leopardos de mañana", reseña de nuevos cortometrajes, se nos presenta con mucha naturalidad la tentación de hacer un parangón entre las cinematografías de España (país huésped este año) y Suiza (país anfitrión).

Muchos, entre el público, opinan que el joven cine español se caracteriza por su vivacidad, su ironía y sus ganas de innovar. Por ejemplo, el corto de Carmen Conesa, "Disertaciones sobre una coliflor", que describe lo que sucede durante una prueba teatral entre una directora y un actor.

O "Paraísos artificiales", de Achero Manas, inspirado en "Trainspoting".

Los cortometrajes suizos, en cambio, presentan una actitud general más reflexiva, un deseo de profundizar y sondear el ánimo humano. Retratan una sociedad donde las personas viven aisladas, en una imposibilidad de comunicar y donde el número de suicidios entre los jóvenes es enorme.

Ahí tenemos, por ejemplo, "La baie des Trapassés" de Yves Pouliquen. Historia de un aspirante al suicidio que es interrumpido por un extraño personaje y que al final, sin embargo, cumplirá su propósito.

Fue por la indiscreción del semanario italiano "Panorama" como la gente se ha enterado de cuál será la cinta que concurse con el número 18 y cuyo nombre hasta ahora se había mantenido secreto por motivos políticos.

Se trata de "Father" (Padre), del escritor chino Wang Shuo. Han coincidido en el tema las últimas dos cintas proyectadas para el concurso, ya que tratan ambas del amor a primera vista (el clásico "flechazo").

La joven directora japonesa Naomi Kawase, en "Hotaru", lo hace a través de la memoria y de la tradición existentes en su ciudad natal, Nara y el alemán Philip Gröning con "L'amour, l'argent, l'amour", una historia conmovedora. Según su director: "El amor es todo, puede un hombre vivir sin amor?".

En fin, el Festival de Locarno va doblando ya la esquina y se encamina hacia su momento más reñido: el de la asignación de los Leopardos de oro, plata y bronce del 53° Festival de Locarno, el sábado próximo.

Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.