Navigation

Skiplink navigation

Suiza vota: inmigración, aviones de combate, política familiar y caza

Suiza paga por sus aviones de combate más que otros países

Un FA-18 de la fuerza aérea del ejército suizo se dispone a despegar en el aeródromo de Payerne. Keystone / Christian Brun

A menudo Suiza está dispuesta a pagar un alto precio por sus aviones de combate. Por los F/A-18, por ejemplo, ha pagado casi la misma cantidad que Finlandia por casi el doble de aviones. No obstante, a la hora de comparar unos países con otros nos encontramos con una pega: casi siempre se desconoce el contenido exacto de los paquetes de compra.      

Este contenido fue publicado el 02 septiembre 2020 - 11:00

En el referéndum del 27 de septiembre, la población tendrá que decidir si acepta o no la compra de nuevos aviones de combate, para lo que la Confederación ha previsto un gasto máximo de 6 000 millones de francos. En el siguiente artículo se detalla qué está en juego en esta votación.

¿Está “sobredimensionada” la flota suiza de aviones de combate? ¿Es un “lujo” lo que cuesta renovarla? Para arrojar luz sobre estas cuestiones, swissinfo.ch ha examinado el tamaño de las escuadras, los planes de sustitución de aviones de combate y los presupuestos de otros países.

¿Tiene Suiza muchos aviones de combate?

End of insertion

El informe World Air Forces 2020 (Fuerzas Aéreas Mundiales 2020) considera que la flota suiza tiene 46 aviones de combate activos, lo que –en términos absolutos– la convierte en la 43ª flota más grande del mundo.

Aunque, si se tiene en cuenta el tamaño del espacio aéreo helvético, Suiza forma parte del pequeño grupo de países con mayor cantidad de aeronaves en relación con el tamaño de su territorio. 

Contenido externo

Excesivo para los antimilitaristas, necesario para las autoridades de defensa

¿Es mucho? La interpretación de las cifras depende del lado en el que esté cada uno. En un documento sobre esta cuestión, el Partido Socialista (izquierda) cree que “la actual fuerza aérea suiza está totalmente sobredimensionada, en comparación con la competencia internacional”.    

“Suiza necesita entre ocho y doce aviones ligeros para la policía aérea, pero no más que eso”, añade Lewin Lempert, secretario político del Grupo por una Suiza sin Ejército (GsoA, por sus siglas en alemán), el movimiento antimilitarista que está detrás del referéndum de oposición.

El coordinador del Máster en Seguridad de la Universidad de Ginebra, Alexandre Vautravers, por su parte, ha declarado a swissinfo.ch que los antimilitaristas “carecen de información sobre las realidades estratégicas”.

Uno de los argumentos de la izquierda es que los Estados que no cuentan con aviones de combate garantizan la seguridad de su espacio aéreo con aviones de vigilancia y helicópteros más baratos o compran la seguridad de su espacio aéreo a la OTAN.

Alexandre Vautravers replica que la mayoría de estos países no tienen aviones de combate por falta de medios. Y que recurrir a una misión de la OTAN para garantizar la seguridad aérea exige contrapartidas. Estos países, por ejemplo, deben “enviar tropas a todas partes cuando corresponde”. 

¿Suiza paga de más por sus aviones de combate?

End of insertion

Según Jacqueline Stampfli, portavoz de Armasuisse, la Oficina Federal para Armamento, Suiza ha pagado por la compra de sus 34 F/A-18 “casi 3 500 millones de francos, un poco más de 4 100 millones de francos después del ajuste por la inflación”. Armasuisse estima que el coste de explotación es el doble que el coste de adquisición. De esto puede deducirse que la flota –en sus 30 años de vida– habrá costado 12 000 millones de francos, como mínimo.

En Finlandia (de los cinco países europeos contactados, el único que ha facilitado esta información a swissinfo.ch), la decisión de comprar los 64 F/A-18 se tomó en 1992. Adquirir estos aparatos costó unos 3 100 millones de euros, tal y como ha informado el coronel Juha-Pekka Keränen, director del programa de reemplazo de la flota de la fuerza aérea finlandesa. 

Se han realizado dos actualizaciones por un importe aproximado de 1 000 millones de euros, a lo que hay que sumar el coste de explotación y mantenimiento “menos de 200 millones de euros al año”, ha añadido el coronel finlandés. Esto significa que Finlandia ha pagado casi el mismo precio que Suiza, pero por el doble de aviones.

En el futuro Suiza también parece estar dispuesta a destinar más recursos que otros países a la renovación de su flota.  

Varios países europeos han anunciado su intención de adquirir aviones F-35 (uno de los modelos previstos para sustituir a la flota suiza) por un precio inferior al previsto por la Confederación.

El gran secreto del contenido de los paquetes de compra

Sin embargo, los expertos militares advierten que no hay que comparar los costes de adquisición de Suiza con los de otros países.

En el curso de una transacción, además de por los propios aparatos, un país puede optar por una serie de servicios (armamento, logística, equipos específicos, sistemas de capacitación y evaluación, etc.) que, en algunos casos, representan una parte importante del precio final. Sin embargo, en general, se desconoce el contenido detallado de los paquetes de compra, pues esta información es tan confidencial como estratégica.    

La comparación con Finlandia lo ilustra.

“En Finlandia, los principales trabajos de mantenimiento periódico hay que realizarlos en Estados Unidos porque no hay capacidad local para hacerlo”, explica Alexandre Vautravers. Mientras que Suiza ha optado por adquirir todas las licencias para que la empresa RUAG esté habilitada para realizar el mantenimiento de los aviones, explica el especialista en defensa. 

Y añade que la dimensión política es otro factor que puede hacer que los precios de compra varíen de un país a otro. Un país exportador puede hacer un gesto comercial o conceder beneficios en especies, en función de la importancia que dé a la relación con el país comprador. Si el 27 de septiembre la gente vota que sí, todas estas cuestiones también serán decisivas a la hora de elegir un modelo de avión.

Traducción del francés: Lupe Calvo

Compartir este artículo