Navigation

Suiza pierde competitividad en el 2004

Demasiada burocracia: es lo que obstaculiza la competitividad de Suiza. swissinfo.ch

Retrocede del lugar número 7 al 8 dentro del Indice de Crecimiento de la Competitividad 2004-2005, elaborado por el World Economic Forum (WEF).

Este contenido fue publicado el 13 octubre 2004 - 17:33

Una burocracia ineficiente, difícil acceso al crédito y subsidios excesivos al campo, son las causas, afirma Augusto López Claros, economista en jefe del WEF.

Los malos tiempos vividos recientemente por la economía helvética han dejado su huella en la competitividad del país.

Según la mirada acuciosa del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), Suiza retrocedió un escaño en materia de competitividad internacional durante este año, al pasar del lugar número 7 que ocupaba en el 2003, al sitio número 8 en el 2004, desplazada por la pujanza de Noruega.

Es decir, según las 1.000 empresas más rentables del mundo -con ingresos anuales superiores a los 1.200 millones de francos suizos- asociadas al WEF, la Confederación Helvética perdió “atractivo” como destino de negocios, confirma el Indice de Crecimiento de la Competitividad (ICC) 2004-2005.

El documento, elaborado por los expertos de 85 instituciones económicas a escala internacional, considera un universo de 104 países, entre los cuales, los más interesantes, seguros y rentables, son: Finlandia (1), Estados Unidos (2), Suecia (3), Taiwán (4), Dinamarca (5), Noruega (6) y Singapur (7).

Dentro de la región latinoamericana, el mejor posicionado es Chile (22), seguido de lejos por México (48) y Costa Rica (50). Los menos competitivos, por su parte, son Argentina (74), Ecuador (90), Bolivia (98) y Paraguay (100), que deben aún reducir sus niveles de endeudamiento y pobreza.

¿Qué sucede con Suiza?

El entorno económico ha sido complejo para toda Europa a partir del 2000, pero especialmente para Suiza.

Al descalabro vivido en materia de competitividad durante el 2004 debe sumársele el del 2003, cuando la economía helvética perdió dos posiciones en el ranking del WEF. Es decir, ha pasado del lugar número 5 que ocupaba en el 2002, al número 8 en el 2004.

Los países que han desplazado a Suiza durante este periodo son Noruega, Taiwán y Singapur.

Y según el millar de encuestas a empresarios que sirve como base al trabajo de los expertos económicos que realizan el Ondice de Crecimiento de la Competitividad -presentado este miércoles en Nueva York-, las debilidades de Suiza son:

Una burocracia ineficiente (18% de las respuestas); insuficiente acceso a créditos (16%), una legislación laboral muy rígida (14%), la regulación en materia de impuestos (14%), insuficiente calificación de la mano de obra (13%), falta de ética en los negocios (5%), e insuficiente infraestructura (4%).

En contrapartida, sus fortalezas son su estabilidad política, un bajísimo índice de criminalidad, la estabilidad de precios y la casi inexistente corrupción.

Los puntos sobre las “ies”

Para hacer justicia a las cifras debemos decir también que Suiza se mantiene entre los 10 primeros sitios en materia de competitividad, objetivo al que aspiran las 94 naciones que le siguen en la carrera.

A modo de resumen, el WEF analiza también una serie de subíndices que ofrecen más información sobre el perfil de cada nación.

En la edición 2004-2005, Suiza ocupa el lugar número 5 por su estabilidad macroeconómica, con lo que ganó un sitio con respecto al 2003, cuando estaba en el número 6.

Por otra parte, se mantiene estable –en el número 7- en materia de innovación tecnológica.

La Confederación Helvética ocupa el primer lugar del mundo en materia de intermediación financiera (es decir, nivel de crédito colocado con respecto al tamaño de su población) y también en el uso de computadoras personales.

Es el número 2 mundial en telefonía (líneas telefónicas con respecto al número de habitantes); calidad de la infraestructura; desarrollo de nueva infraestructura y responsabilidad social de las empresas.
Y, en contra, ocupa el lugar número 68 en materia de acceso al crédito. Esto es, hay mucho crédito colocado en el pasado, pero acceder a nuevos financiamientos en el 2004 es una tarea compleja para las empresas.

Subsidios, talón de Aquiles

En la presentación del ICC, Augusto López-Claros, economista en jefe del WEF, enfatiza que el bajo crecimiento de Europa ha conducido a países como Reino Unido, Alemania o Francia, a ocupar los lugares 11, 13 y 27, respectivamente, en materia de competitividad mundial.

De Suiza, López-Claros critica la política de subvenciones que aplica el gobierno al agro.

“Sólo durante el 2003 se otorgaron subsidios al campo del orden de los 257.500 millones de dólares (poco más de 300.000 millones de francos suizos) en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“Y mientras existen naciones como Nueva Zelanda o Australia que avanzan sustancialmente al respecto, limitando las subvenciones y buscando un campo más rentable, hay otras naciones como, Noruega o Suiza, que siguen canalizando subsidios al agro que son hasta dos veces superiores al promedio de la Unión Europea”, detalla.

Al detenerse en América Latina, López-Claros destaca la posición de Chile (22), un país más competitivo que España, Portugal, Bélgica, Luxemburgo, Francia o Irlanda.

“Chile se ha separado virtualmente del resto del continente y se acerca a las principales economías de América del Norte, Europa y Asia. El país crece a tasas elevadas, aumenta su ingreso ‘per capita’ y progresa en el combate a la pobreza; todo en un contexto de disciplina fiscal y menor deuda pública, y una admirable apertura comercial”, finaliza el experto.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Países más competitivos:
1 Finlandia
2 Estados Unidos
3 Suecia
4 Taiwán
5 Dinamarca
6 Noruega
7 Singapur
8 Suiza
9 Japón
10 Islandia

End of insertion

Contexto

El Foro Económico Mundial presentó este miércoles en Nueva York su Reporte de Competitividad Global 2004-2005.

Es un trabajo realizado por 85 instituciones de expertos económicos a escala mundial, que encuestan al empresariado y evalúan 104 países para determinar qué tan atractiva es cada economía para los negocios.

Subsidios y burocracia son los dos principales lastres de Suiza. En contrapartida, es un país seguro, estable políticamente y libre de corrupción.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo