Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza quiere imponer un código a los mercenarios

La de mercenario (aquí en Irak), es una de las más viejas actividades del mundo.

(Keystone Archive)

Ginebra acoge en noviembre una reunión internacional sobre los mercanarios. Los expertos en la materia intentarán codificar esta 'profesión'.

Las sociedades militares privadas, activas en un centenar de países, realizan un volumen de negocios de 100.000 millones de dólares, que se duplicará en 2010.

El Consejo federal (gobierno), junto con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), quiere proporcionar un marco jurídico al 'oficio' de los mercenarios.

"El objetivo es reunir en Ginebra a expertos de un gran número de país", anota Christine Schraner, vicedirectora del área de Derecho Internacional Público del Ministerio suizo de Exteriores (DFAE).

La reunión de expertos tiene tres objetivos: estudiar directivas nacionales e internacionales, clarificar las obligaciones de los Estados en el ámbito del derecho internacional y los derechos humanos, así como promover un diálogo interestatal sobre a empresas militares privadas.

Suizos famosos

Todo parte de una constatación: el de mercenario es uno de los oficios más viejos del mundo, desde que los hombres se pelean entre ellos. Suiza sabe de eso.

La antigua Confederación ganó en el arte de la guerra ciertos títulos de gloria. Y se estima en dos millones el número de suizos que se hicieron ilustres en campos de batalla extranjeros.

Sin embargo, no es por eso únicamente que el Consejo federal estudia desde el 2004 a las sociedades militares privadas (SMP), estos nuevos prestatarios de guerra que proliferan en las zonas en conflicto.

En Irak, por ejemplo, se contarían entre 20.000 y 25.000 mercenarios empleados por DynCorp, CACI Internacional, Titan o Global Risks. En primer lugar, Suiza quiso saber si esas empresas militares particulares estaban domiciliadas en su territorio.

Un informe de gobierno

En el caso de que empresas bélicas estuvieran instaladas en Zúrich o en Ginebra y además fueran acusadas de violaciones graves al derecho internacional público, se pondría en dificultades la política helvética de neutralidad.

Entonces, el riesgo existe realmente. Según un informe gubernamental publicado en diciembre de 2005, el cantón de Basilea-Campo "cuenta con tres empresas que actúan en zonas de guerra o de disturbios (...). Dos de esas empresas tienen asiento en Suiza; la tercera, en el extranjero, con una sucursal en Suiza".

Una encuesta de las autoridades de Basilea-Campo indica también que "otras doce empresas declararon que en el futuro podrían operar en zonas de riesgo".

Mercenarios sudafricanos

Si este mercado parece todavía marginal en Suiza, corre el riesgo de ampliarse. "No está excluido que empresas instalan su sede en territorio suizo para gozar de la buena imagen de nuestro país, en particular en relación con nuestra política de neutralidad", asienta el informe.

Lo que es más, Suiza reconoce que debe "recurrir ocasionalmente a los servicios de empresas particulares de seguridad" en el extranjero en las zonas de conflicto. Particularmente en Bagdad, donde la oficina de enlace estaba protegida por Meteoric Tactical Solutions, una sociedad de seguridad sudafricana muy controvertida.

Vacío jurídico

Así pues se desarrolla un nuevo mercado, mientras que las sociedades militares privadas (SMP) en cuestión sacan provecho de un vacío jurídico.

Mientras los militares estadounidenses culpables de haber incurrido en torturas en Irak fueron condenados a prisión, los mercenarios de CACI y de Titan, culpables de los mismos crímenes, escapan a cualquier sanción.

Eso ocurre porque para ser pasibles de la Corte Marcial, el Congreso estadounidense tendría que haber declarado la guerra a Irak, de manera previa y categórica. Y Estados Unidos no lo hizo.

"Por tanto, nos vimos impulsados a reflexionar sobre ese tema, no solamente en la escala de Suiza, sino en el plano internacional", indica Christine Schraner. En enero de 2006, un taller de trabajo organizado por el Ministerio de Exteriores reunió a nueve países concernidos en el tema de los mercenarios.

Labor de reflexión junto con el CICR

"No se trata de caucionar la labor de mercenario, sino de constatar que ya no puede ser ignorada" explica por su parte Claude Voillat, encargado de las relaciones con el sector privado de la dirección de operaciones del CICR.

"Todo el mundo utiliza esas sociedades, tanto las multinacionales como las ONG y los periodistas", anota el especialista. "Nuestra tarea consiste en favorecer una regulación del sector con el fin de que se establezca una frontera entre las sociedades militares particulares verdaderamente profesionales que respetan el derecho humanitario, y las otras".

swissinfo, Ian Hamel
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

28 de septiembre 1995: un suizo es involucrado en el golpe de Estado de Bob Denard en las Comores.

1 de junio 2004: primera intervención parlamentaria sobre los mercenarios.

16 de diciembre 2004: moción parlamentaria sobre el recurso de Suiza a empresas militares particulares.

Verano 2005: primeros encuentros organizados por Berna con expertos extranjeros.

Enero 2006: taller de trabajo reúne a nueve países en torno de Suiza.

Noviembre 2006: primera reunión de expertos en Ginebra sobre las SMP.

Fin del recuadro

Los mercenarios

Entre los siglos XIV y XIX, 2 millones de suizos se emplearon como mercenarios. Y desde el 1831, 60.000 fueron reclutados por la Legión Extranjera francesa.

CACI Internacional, fundada en 1962 en Virginia y cotizada en la Bolsa, emplea 10.000 personas y realiza un volumen de negocios cercano a los mil millones de dólares.

Un mercenario gana entre 3 y 10 veces más que un soldado. Hasta 1000 dólares al día en Irak. El mercado mundial del ramo se estima actualmente en 100.000 millones de dólares y podría duplicarse en el 2010.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×