Supermercado de caridad en la rica Zúrich

Toda suerte de productos en la tienda de Caritas. RDB

La disparidad entre la Zúrich rica y la pobre se amplía, según los operadores de un supermercado de caridad recientemente abierto en la ciudad.

Este contenido fue publicado el 27 septiembre 2006 - 20:01

Caritas estima que 20.000 vecinos, que viven por debajo del nivel de pobreza, podrían resultar beneficiados con la tienda que vende comestibles hasta 30% más baratos.

El supermercado, que abrió en el norteño distrito de Oerlikon en julio pasado, desdice la imagen de ciudad adinerada, de bancos y tiendas de lujo que tiene Zúrich, según la gerente del comercio, Christina Jetzer.

"El cuadro completo de Zúrich no tiene solamente bancos y dinero porque el espectro completo de la sociedad vive aquí", dijo a swissinfo.

"Como Zúrich es tan rica cuesta más vivir aquí y, de manera proporcional, eso afecta a los pobres más que en otras partes de Suiza".

En sus tres primeros meses de operación, el supermercado de Oerlikon, de la organización católica Caritas, ha emitido 2.000 tarjetas a organizaciones de beneficencia. Las personas que quieren acceder a la tienda tienen que contar con esa tarjeta y para obtenerla, deben demostrar que sus ingresos son reducidos.

Los estantes contienen una amplia gama de artículos, desde comestibles y bebidas hasta cosméticos, productos de tocador, pañales y juguetes de bebé.

Los productos vienen de otros supermercados, como Coop y Migros, o directo de proveedores, sea porque la fecha límite de su venta se aproxima, o porque forman parte de remesas de sobreproducción.

Chocolate y queso

Caritas tiene contratos con los principales proveedores suizos de alimentos como Nestlé, y los productores de leche y queso, Emmi y Baer. En muchos casos la entidad caritativa consigue los bienes gratis y sólo paga los gastos de transporte.

La ubicación del supermercado fue escogida en uno de los distritos más pobres de Zúrich. Caritas calcula que hasta 11% de la población local recibe asistencia social, en comparación con el promedio de 6.6% a través de la ciudad.

Jetzer atribuye al incremento en el costo de la vida en los últimos años, combinado con un aumento relativamente bajo de los salarios, el creciente foso entre ricos y pobres en todo el país.

"En el pasado, Suiza tenía mucha gente de clase media que ganaba lo suficiente para vivir cómodamente. Pero los salarios no se han emparejado con el creciente costo de mantener a la familia", dijo.

"Ahora hay un sentimiento general en Suiza de que muchas familias están en peligro de hacerse pobres si tienen un tercer hijo".

Desempleo de largo plazo

El supermercado se ha convertido en una de las primeras empresas en hacer contrataciones dentro del esquema de empleos a salarios reducidos, subvencionados por la ciudad que busca que las personas con mucho tiempo sin empleo, puedan volver al trabajo.

Caritas ha llenado ocho de sus 12 puestos vacantes con ese tipo de contratos Los salarios van de 1.600 francos (1.288 dólares) a 3.200 francos por mes y están financiados, a partes iguales, por la asociación caritativa y por el departamento de bienestar de la ciudad.

El objetivo del esquema es canalizar el retorno de las personas desempleadas al mercado de trabajo, a través de la formación y la experiencia en tales posiciones, cuya paga es ligeramente superior a la de la ayuda social.

Una empleada del supermercado de Caritas de Oerlikon, que pidió omitir su nombre, no dejó pasar la oportunidad de un empleo semejante, después de tres años en el paro.

La mujer, de 50 años, encontró trabajo en el aeropuerto de Zúrich a su llegada a Suiza, procedente de Kenia. Empero, a la caída de la línea nacional, Swissair, fue despedida. Sus empleos subsecuentes fueron efímeros hasta que agotó sus opciones.

"Las prestaciones de la seguridad social sólo me bastan para pagar mi apartamento, el seguro médico y el alimento. Los salarios aquí no son mucho más altos, pero al menos me permiten pagar las facturas que se fueron acumulando", señaló a swissinfo.

"Esto es un paso que me ayuda a reintegrarme a la vida normal de trabajo. Es mejor trabajar que quedarse sentada en casa porque para los empleadores resulta más atractivo alguien que adquiere experiencia y está dispuesto a ser flexible".

swissinfo, Matthew Allen, Oerlikon, Zurich
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

El supermercado Caritas en Oerlikon es el número 13 que abre las puertas en Suiza desde 1992.
Se contempla apertura de la tienda número 14 en Chur este otoño.
Caritas calcula que sus clientes gastan un promedio de 15 francos en cada visita a sus supermercados.
Se prevé un excedente en el volumen de las ventas de la tienda de Oerlikon de 10,000 francos para finales de este año. Se espera que la esa cifra sea de 30,000 a finales de 2007 y, de al menos 500,000 en 2009.

End of insertion

Contexto

En Suiza, el nivel de pobreza está fijado en ingresos netos mensuales de 2.480 francos (1.997 dólares) para una persona sola y de 4.600 francos para una familia con dos niños.

Las estadísticas oficiales del 2004 revelaron que el 12.5% de los residentes en Suiza vive por debajo del nivel de pobreza.

Un informe de la Oficina federal de Estadísticas publicado en mayo este año, con base en las cifras del 2004, indicó que el 3% de la población recibe asistencia social.

A principios de este mes las autoridades de la ciudad de Zúrich anunciaron su pretensión de ampliar el esquema de trabajo subsidiado, que comenzó en 2005 con el fin de ayudar a las personas en paro prolongado, a volver al trabajo.

La idea es incrementar el número de tales puestos de 215 a 500 con un costo de 10 millones de francos suplementarios en los próximos tres años.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo