Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Swiss, aún sumergida entre números rojos

Swiss no logra todavía volar sin nubes financieras.

(Keystone)

Pese a los esfuerzos realizados para sanear sus finanzas, la aerolínea que hoy es propiedad de Lufthansa perdió 178 millones de francos en 2005.

Y en la semana económica, las malas nuevas se extendieron también a FFS y a Swisscom, que recibió la noticia del Parlamento de que se liberaliza la "última milla".

Pese a la recompra de Lufthansa y sus esfuerzos constantes por sanear el balance financiero, Swiss sigue sumergida en los números rojos, como lo confirmó este jueves (23.03).

En vías de integración con la aerolínea alemana desde hace 12 meses, en 2005 la compañía aérea de origen suizo enfrentó tres factores en contra:

a) Se vio obligada a invertir 40 millones de francos suizos en su reestructuración interna y en el pago de liquidaciones.

b) Erogó 213 millones de francos adicionales sólo por concepto del encarecimiento de los carburantes.

c) Tuvo que depreciar de manera excepcional sus aviones regionales (lo que le implicó una pérdida de valor de 115 millones de francos).

Todo lo anterior se tradujo en una pérdida neta de 178 millones de francos para Swiss, superior de hecho a los 140 millones del 2004.

La facturación, paradójicamente, totalizó 3.732 millones de francos suizos en 2005, unos 100 millones por arriba del año previo.

Pese al dato reportado a los mercados, "existe potencial de crecimiento y vamos a explotarlo", opinó el director de Swiss, Christoph Franz.

Entre las buenas noticias de su informe anual destaca el desendeudamiento que experimentó la empresa por 242 millones de francos. Sus pasivos totales ascienden hoy a sólo 352 millones.

Y, por otra parte, por primera vez en 10 años consiguió elevar el número de pasajeros transportados a 9.56 millones, 4% más que en 2004.

Lufthansa se dice a su vez satisfecha del proceso de integración que vive la compañía, y estima que Swiss sea capaz de regresar a la senda de la rentabilidad en 2007.

Swatch, cifra récord

También este jueves (23.03), el número uno de la relojería mundial, Swatch, anunció sus resultados financieros correspondientes al 2005.

Sus ganancias aumentaron 21% con respecto al 2004, para sumar 621 millones de francos, dato que resulta histórico para la compañía, pero que quedó por debajo de las expectativas de los analistas financieros internacionales.

Las ventas totalizaron 4.497 millones de francos, 8,3% superiores a las del 2004.

Y contra lo que podría pensarse, dado el entorno de incertidumbre económica que caracteriza a Suiza y al resto de Europa, fueron los relojes de lujo lo que explicaron las bonanzas de Swatch.

El grupo ofrecerá pues a sus accionarios un dividendo de 2,50 francos por acción, 50% arriba del que les otorgó en 2004. Y según las previsiones de Swatch, la firma seguirá incrementando sus ventas en el 2006.

Cabe recordar que los resultados de este grupo son siempre un mero termómetro de la evolución que tuvo todo el sector relojero helvético, cuyas exportaciones superaron por primera vez la barrera de los 12.000 millones de francos suizos, 11% por encima del nivel del 2004.

Adiós, última milla

Por su parte, el gigante de las telecomunicaciones, Swisscom, recibió del Parlamento, este miércoles (22.03), una noticia poco afín a sus intereses.

Tras una larga y ríspida cadena de discusiones y controversias, finalmente la Cámara de Diputados y la de Senadores cerraron filas y decidieron liberalizar la llamada "última milla" (para hilos cobre, no para otras tecnologías de fibra óptica).

Dejando de lado los tecnicismos, esta revisión de la ley de telecomunicaciones implicará terminar con el monopolio de Swisscom.

Sus competidoras ya no tendrán que pagarle una cuota por la red telefónica –de Swisscom- que utilizan de forma obligada para suministrar servicio a su clientela.

Para los clientes, implicará claridad y simplificará las facturas, aunque no repercuta de forma importate sobre el saldo de éstas.

Los servicios de Swisscom son 20% más caros que la media europea, y esta decisión parlamentaria obligará a la empresa a competir bajo reglas nuevas.

Por ora parte, las otras empresas que operan en el mercado (como Sunrise) renuevan los incentivos para realizar nuevas inversiones, especialmente en materia de internet de alta velocidad, e invertirán en zonas periféricas que se han desarrollado menos en este ámbito.

Finanzas descarrilladas

Y en un caso semejante al de Swiss -mayor número de pasajeros y en medio de una serie de medidas de fortalecimiento financiero, pero con malos resultados- se encuentra Ferrocarriles Federales Suizos(FFS).

Este lunes (20.03) informó pérdidas por 166 millones de francos suizos, resultado de la constitución de provisiones de su caja de pensiones y también del impacto que tuvo sobre la operación y los ingresos el corte de corriente del 22 de junio pasado.

Es decir, la compañía de transporte ingresó 7.080 millones de francos suizos, pero gastó 7.107 millones.

El número de pasajeros que trasportó alcanzó 275,9 millones, 8% más que en 2004, y esto le permitió ingresos extras por 78,6 millones de francos.

En el rubro del transporte de carga, generó 11.400 millones de francos suizos, 13% más que en 2004, lo que se tradujo en ingresos adicionales por 17,5 millones de francos.

Sin embargo, fueron incapaces de compensar las erogaciones extraordinarias de la caja de jubilación y del problema eléctrico, que rebasaron los 182 millones de francos.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

· La aerolínea de origen helvético, Swiss, fue comprada por la alemana Lufthansa en marzo del 2005, y se dio un periodo de dos años para la completa integración. De entonces a la fecha, Swiss vendió 12 aviones, redujo 10% sus gastos a través de despidos de personal; y sigue en números rojos.

· El grupo helvético Swatch, líder mundial en relojería, es propietario de marcas como Omega, Rado, Tissot y la propia Swatch. Opera con 20.000 colaboradores y exporta a los cinco continentes, siendo Asia uno de sus principales mercados.

· CFF es una sociedad anónima perteneciente a la Confederación Helvética desde 1999 y transporta un promedio de 276 millones de pasajeros al año, y emplea a 28.000 personas

Fin del recuadro

Datos clave

El Grupo Swatch logró en 2005 la histórica utilidad de 4.497 millones de francos. En cambio la aerolínea Swiss y FFS anunciaron pérdidas de 178 y 166 millones, respectivamente. Y Swisscom perdió "la última milla".

Fin del recuadro


Enlaces

×