Navigation

Skiplink navigation

Swiss se porta mejor que lo previsto

Un mejor despegue de lo previsto. swissinfo.ch

La compañía anuncia un déficit de 447 millones de francos durante el primer semestre del 2002. Una pérdida menos grave que la anticipada.

Este contenido fue publicado el 16 septiembre 2002 - 11:04

Durante el mismo período, Swiss logró una cifra de negocios de mil 754 millones de francos, mejor también que las previsiones.

Nacida en abril de las cenizas de Swissair reavivadas por Crossair, Swiss International Air Lines concluye un primer semestre salpicado de incidentes más o menos graves.

Descomposturas reiteradas que han requerido la adquisición de reactores, cambios de personas en el seno de las instancias dirigentes, maniobras más o menos hábiles a nivel federal.

Los encabezados de los periódicos raramente fueron positivos con respecto a la joven compañía. No es seguro que la presentación de resultados, este lunes en Basilea, cambie la situación.

Por arriba de los 400 millones de francos

Desde hace unos diez días circulaban diferentes cifras y el director general de Swiss, André Dosé, hacía algunas confidencias.

Sí, los resultados son mejores que los previstos. No, "hablar de euforia estaría fuera de lugar, puesto que se trata de números rojos" (en la última edición del semanario económico Crash).

La pérdida operacional para el primer semestre se estableció finalmente en 447 millones de francos, es decir una tercera parte menos de lo que estimaba el 'Business-plan'.

En el término de un año, la cifra ascendería a 800 o 900 millones de francos; es decir, menos que los mil millones previstos en el presupuesto.

Es de destacarse que Lufthansa y British Airways, por su parte, lograron beneficios en el primer semestre del 2002.

¿Tarifas muy bajas?

Para André Dosé la partida no será fácil. Necesitará convencer a todos aquellos para quienes la pérdida fue inflada artificialmente al establecerse el 'business-plan', a finales del año pasado, cuando tuvo lugar una acre discusión sobre la inyección de fondos públicos.

Cabe recordar que el sector público detenta cerca de 35% del capital de Swiss, del cual 20,3% está en manos de la Confederación.

Además, Swiss no ha dado prueba de que la excelente tasa de ocupación de sus aviones (76,1% en julio) reporte algo a la compañía. Las tarifas aplicadas para seducir a la clientela serían muy bajas para rentabilizar los costos.

Y quizá lo más difícil está por venir: según el business-plan, para el 2003 debería alcanzarse el equilibrio financiero.

"Un objetivo ambicioso, pero realista", sostiene André Dosé en 'Cash', mientras no haya guerra en Irak y que la compañía no sea muy castigada por un franco fuerte.

El director general explica también que no se dispone de ninguna reserva financiera. Es por ello que considera irrealizables las reivindicaciones de los pilotos de la ex Crossair, cuyos montos rechaza revelar.

Queja del sindicato

En julio, el Tribunal arbitral de Basilea se pronunció a favor de los 1050 ex pilotos de Crossair (otros 830 proceden de Swissair) considerando que el nuevo Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) era discriminatorio, en particular en materia de salarios.

La dirección propuso una extensión de 16 millones de francos, pero el sindicato de pilotos de la ex Crossair ha rechazado un acuerdo e inclusive introdujo una queja contra Swiss el jueves pasado (12.09).

Esa medida atañe a los criterios del nuevo CCT que determinan qué pilotos serían despedidos en primer término, en caso de redimensionamiento de la compañía.

La posición de Swiss Pilots es clara: nada de sociedad a dos velocidades en las cabinas de Swiss y equidad de tratamiento a todos los pilotos de Swiss para los vuelos europeos.

Ariane Gigon, Zúrich

Hechos clave

Swiss nace de las cenizas de Swissair
Se espera que alcance equilibrio financiero en el 2003
La línea es la cuarta empresa aérea de Europa

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo