Navigation

Tunecinos buscan un paraíso poco probable

Como miles de otros tunecinos de su edad, Tarek, Mehdi y Sahbi intentaron la aventura europea después de la caída del régimen de Ben Ali. swissinfo.ch

Al igual que otros miles de jóvenes tunecinos, Mehdi, Sahbi y Tarek emprendieron su viaje hacia Europa después de la caída del régimen de Ben Ali.

Este contenido fue publicado el 05 julio 2011 - 08:47
Samuel Jaberg, Lausana, swissinfo.ch

En Lausana, punto de paso de un periplo con un resultado incierto, encuentro con estos náufragos que se aferran a la débil esperanza de un futuro mejor.

Agachados en torno a una mesa, Estelle Konté-Karlen, animadora del centro de día de Boveresses en Lausana, intenta reparar la conexión a internet que tiene un fallo. A su alrededor, una quincena de migrantes observan, todos hombres y en su mayoría jóvenes.

Entre ellos, tres tunecinos: Mehdi (24 años), Sahbi (25 años) y Tarek (23 años). Sin otra actividad profesional, matan el tiempo navegando por la red. Tratan de hacer contactos que les permitan despejar el horizonte de este exilio que parece cada vez más brumoso.
 
El trío afirma al unísono la misma vieja historia: “Queremos encontrar un trabajo para mejorar nuestras vidas y nuestras familias que se quedaron en Túnez”.  De repente Mehdi intenta precisar: “Cada uno tiene su propia historia”.

Pelo engominado perfectamente aplanado en la cabeza, los ojos translúcidos y tez pálida, el joven no necesariamente presenta los rasgos físicos que la harían caer en un control. Pero sin un destino real y sin dinero en esta fortaleza de Europa, las decepciones se acumulan durante tres meses.

Viaje sin retorno a Lampedusa

Licenciado en mecánico y manteamiento industrial, Mehdi estuvo empleado nueve meses al año en Douz, empresa ginebrina de fabricación de tablas de windsurf. Ante la puerta de entrada al Sáhara, a 280 km de su ciudad natal de Sidi Bouzid, el epicentro de la revuelta, ganaba un salario mensual de 200 francos. “Eso no es suficiente para una vida digna en Túnez”, afirma el joven.
 
Por eso, bajo la presión de la calle, el 14 de enero pasado caía el régimen y se abrían las fronteras de repente, Mehdi daba el paso. O más bien, como 20.000 de sus compatriotas, se subió a un bote para un viaje sin retorno con destino Lampedusa. Coste del billete: 2.000 dinares, unos 1300 francos suizos.

En Italia obtuvo un permiso de estancia temporal. Pero sin la red o el trabajo, forzado a dormir en los parques y almacenes abandonados de Brescia, decidió seguir adelante. Su incursión en Francia solo duró dos días. Devuelto a Italia, el joven busca otra salida de emergencia.

Malos recuerdos franceses

Una noche, la televisión mostró un reportaje que mostraba la situación de los inmigrantes tunecinos que llegan a la frontera suiza por el cantón del Tesino (sur). “Los tunecinos me han dicho que Suiza era un país bueno, en el único que podría obtener asilo”. El 23 de mayo, se presentó al centro de registro de Chiasso, abrió un procedimiento de asilo, logró un permiso temporal (libreta N), luego fue trasladado a Lausana, donde ahora tiene su freno. Considerado como un migrante económico, Mehdi sabe que no tiene prácticamente ninguna posibilidad de conseguir asilo en Suiza. Pero él se niega a bajar los brazos: “De todos modos, no quiero regresar a Túnez”.
 
Para Sahbi, el mayor del trío, no existe la cuestión de considerar volver a casa. “La situación no ha mejorado desde la caída de Ben Ali, es el caos. No tengo nada más allí. Mi taller de reparación de teléfonos móviles, en Túnez capital, fue saqueada después de los disturbios de enero”. Sin permiso de paso entregado por Italia, el joven todavía trató incluso de llegar a Francia. Una expedición que terminó con 10 días de cárcel en Lyon. “La pesadilla”, dice.
 
Sahbi y Tarek, un primo de Mehdi que acaba de presentar una solicitud de asilo en el centro de registro de Vallorbe en el cantón de Vaud, tres meses después de vagar por los parques de Toulouse, guarda muy malos recuerdos de su estancia en Francia: “Hay un montón de racismo y de controles policiales. En Suiza, se puede caminar más tranquilamente”.

Tensiones

Pero si el vagabundeo es aparentemente menos reprimido en Suiza, eso no reduce la preocupación: “Soy joven, en forma y listo para trabajar por el salario que sea. No hacer nada durante los días me estresa y me enferma”, se queja Sahbi.

“Ellos tienen la impresión de ser mejores acogidos aquí que en Francia o en Italia. Inicialmente, la esperanza es grande pero pronto se dan cuenta de que la situación es también difícil, lo que crea un estrés adicional”, destaca Estelle-Konté Karlen, que pulsa el estado de ánimo de esta juventud desocupada.

En combinación con la superpoblación y las tensiones étnicas, la ociosidad no está exenta de causar problemas. Las autoridades cantonales de asilo, en particular del oeste de Suiza y del Tesino, han expresado recientemente su indignación a la Confederación pidiendo que acelere los procedimientos y expulse más rápidamente a estos “refugiados económicos”.
 
Estelle-Konté Karlen no niega que el alcohol con efecto de ayude al grupo pueda conducir en problemas. “Pero en general, estos jóvenes tienen una educación y unos valores sólidos. También están muy comprometidos con la reputación que reflejan, sobre todo en los medios de comunicación”.

Demandas de asilo

De enero a mayo de 2011, 8.120 personas solicitaron asilo en Suiza. En el mes de mayo se registraron 2.254, 51% más que en abril.

Eritrea es líder con 1.645 solicitudes. Este elevado número de solicitudes se debe a "la situación política en Eritrea, las precarias condiciones en que viven los eritreos en Libia, así como la reunificación familiar concedida en virtud de la Ley de Asilo", escribió la Oficina Federal de Migración en un comunicado.

Túnez ocupa el segundo lugar con 758 solicitudes presentadas desde el comienzo del año (342 en mayo).

La mitad de estos casos ya han solicitado asilo en otro país (casos llamados "Dublín").

"Si la llegada de los nacionales de Túnez en suelo italiano ha caído drásticamente, las migraciones secundarias previstas dentro del espacio Schengen se han producido y deben continuar durante algún tiempo", dijo la OFM.

Después de la primavera árabe, las solicitudes de asilo desde el resto del norte de África y Oriente Medio se mantuvieron estables o aumentaron ligeramente, de acuerdo con la OFM.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.