Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un chocolate hecho... ¿para adelgazar?

El nuevo chocolate de Barry Callebaut, bajo en calorías y resistente al calor.

(SF)

La apuesta de Barry Callebaut es tentadora para todos los amantes de este alimento: misma consistencia y sabor que cualquiera de sus competidores, resistente a las temperaturas cuniculares sin fundirse y con un 90% menos calorías.

El mercado mundial del chocolate también ha sido afectado por la recesión, pero para el grupo helvético cacaotero, China e India son sus principales promesas de futuro.

Sobre el chocolate han corrido ríos de tinta. Sus defensores más serios, como la Universidad de Yale, afirman que el su versión más pura (un 70% o más cacao) mejora el funcionamiento de las arterias, es capaz de proteger el sistema cardiovascular y posee virtudes antioxidantes y antidepresivas.

En contrapartida, sus críticos agudos, como la Universidad de Western Australia, aseguran que fragiliza los huesos, amén de su contenido altamente calórico.

Pero independientemente de las dos corrientes, se trata de un mercado cuyo potencial de crecimiento está lejos de agotarse.
Y la estadística simple y el sentido común permiten entender por qué.

Los suizos consumen 11 kilos de chocolate al año. Son líderes en este campo, seguidos de los vecinos de la Unión Europea (UE), con 2,5 kilos al año; mientras China o India, con un mercado sumado de casi 2.000 millones de habitantes y patrones de alimentación que se asemejan cada vez más a los occidentales, comen por el momento menos de 500 gramos de este producto al año.

En busca de lo 'imposible'

La sabiduría popular afirma que es imposible tener todo al mismo tiempo. Sin embargo, la investigación industrial desafía este principio.

El chocolate, apreciado por ser proveedor natural de endorfinas generadoras de bienestar general para el cuerpo, tiene un defecto natural: hace mala mancuerna con el calor.

Las grandes chocolateras del mundo, como Barry Callebaut o la estadounidense Hershey´s, suelen reducir sus ventas durante el verano conscientes de que comercializan un alimento frágil y fácilmente alterable a partir de los 30 grados centígrados.

Una vez que el chocolate se funde y vuelve a solidificarse, pierde color, brillo, textura y sabor.

El grupo suizo Barry Callebaut ha decidido incursionar en un mercado poco explorado hasta hoy, el del chocolate 'inmune' a las elevadas temperaturas.

El nombre del producto con el que pretende revolucionar el mercado marrón es 'Vulcano', una barra capaz de mantener intactas sus características siempre que no rebase los 60 grados centígrados.

Pero no es lo mejor de este chocolate: su contenido calórico equivale a sólo 10% del que poseen cualquiera de sus competidores. ¿El oasis para los amantes del chocolate?

Recesión e inventiva

Barry Callebaut, líder mundial en la producción de chocolate, no se ha librado de la crisis.

De acuerdo con dirección de finanzas, durante el ejercicio 2008-2009 la empresa perdió el 2% de sus ventas en los ocho principales mercados de Europa Occidental, como Francia, Bélgica, Italia o España.

Y en tiempos de crisis, en países como Reino Unido, Alemania, Holanda o Polonia, los productos que mejor han resistido la recesión son aquellos que corresponden a la división llamada 'Gourmet & Specialités', lo que dejó claro que es el valor agregado el que más vende en tiempos de baja actividad económica.

Aunque el proyecto 'Vulcano' se remonta a 2007, es en 2009 que se afina para iniciar su comercialización.

Rumbo a Oriente

Barry Callebaut reconoce que con la creación de un chocolate que no se funde y que es bajo en calorías busca responder a una necesidad de mercado.

Concretamente, responder a las características de la demanda de mercados en franca expansión como China o India, donde el potencial de consumo es muy alto, pero el clima es más cálido que en Europa o Estados Unidos.

Curiosamente, Barry Callebaut no es la primera empresa que intenta manufacturar un chocolate a prueba de altas temperaturas.

El primer grupo que lo hizo fue Hershey´s, durante la Segunda Guerra Mundial, para abastecer al Ejército estadounidense, ya que consideraba el chocolate un producto fácil de comer y con un alto contenido energético.

La versión de Hershey´s fue un chocolate que conseguía mantenerse sólido hasta los 60 grados centígrados, pero cuya consistencia era poco agradable al paladar por su dureza y su dificultad para masticar.

La versión de Barry Callebaut intentó corregir esos defectos. Mantener la textura y calidad de un chocolate tradicional, que fuera capaz además de fundirse en el paladar y de fraccionarse fácilmente.

Por sus características, su aporte energético será un 90% inferior al de sus competidores, con lo que la empresa suiza busca despertar el interés de un mercado consumidor aún mayor.

¿Quién podría decir 'no' a un chocolate que nutre, reconforta el ánimo y encima ayuda a adelgazar?

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Datos clave

El mercado internacional del cacao registrará un déficit de 80.000 toneladas en 2009, según previsiones de la Organización Mundial del Cacao (ICCO).

Barry Callebaut tiene presencia en 26 países y cuenta con 7.000 empleados.

Suiza es cuna de las más importantes casas chocolateras, aunque algunas hayan cambiado de propietarios y nacionalidad por razones estratégicas.

Las más importantes: Cailler (Vevey), Suchard (Serrierres), Sprüngli (Zúrich), Lindt (Berna), Tobler (Berna).

Fin del recuadro

Contexto

Callebaut tiene su origen en Bélgica, donde fue fundada por Eugenius Callebaut en 1850. Sin embargo, en 1996 fue adquirida por capital helvético y su sede se trasladó a Zúrich.

El grupo se especializa en la producción de cacao y también de chocolates.

En su primera variante, es considerado el principal proveedor de este producto para otras chocolateras, como Hershey´s.

En la segunda vertiente de actividad provee productos a los grupos dedicados a la alimentación y la repostería.

El cacao era apreciado por los olmecas aztecas e incas por ser una fuente de energía. Se lo consideraba una bebida de dioses a la que sólo tenían acceso las élites. Los guerreros, por ejemplo, tenían derecho a consumirlo.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes