Navigation

"¡El agua ya no se toca!"; sequía en Suiza

Algunas regiones helvéticas sufren por la sequía. swissinfo.ch

La escasez del vital líquido y el registro de las más altas temperaturas que se recuerden en Suiza, obliga la introducción de medidas excepcionales.

Este contenido fue publicado el 13 agosto 2003 - 23:31

Con la extraordinaria sequía que devasta diversas regiones, las primeras lluvias, de ser intensas, podrían resultar catastróficas.

“Estamos en un punto en el que verdaderamente debemos actuar. La regla es simple: ¡el agua ya no se toca!”, enfatizó Claude Convers, secretario general del Ministerio ginebrino del Interior, la Agricultura y el Medio Ambiente.

En un comunicado, las autoridades del cantón de Ginebra precisaron que “en razón de la sequía que golpea en forma paralela a la canícula, el nivel de los cursos de agua del cantón se torna preocupante”.

De ahí que el Consejo de Estado, en acuerdo con la Comisión de Pesca, anunciara este miércoles su decisión de prohibir el acceso a los cursos de agua tanto a navegantes y pescadores como a los simples bañistas.

La medida, que exceptúa los lagos de Rhône y del Arve, pretende evitar alarmas sanitarias –toda vez que, la calidad del agua se ha degradado debido a las actuales condiciones meteorológicas- y preservar la fauna y la flora de los medios acuáticos.

Por su parte, el cantón de Vaud anunció este miércoles la interdicción de acceder a una parte de la reserva natural de Grangettes como consecuencia de la sequía y de los riesgos de incendios.

La decisión se produce días después de que las flamas consumieran 15 mil metros cuadrados de zona protegida.

Inquietud y esperanza por las lluvias

Las esperadas lluvias que, de acuerdo con los pronósticos del tiempo, podrían producirse en los próximos días, podrían originar serias catástrofes.

Charly Wuiloud, responsable del área de Peligros Naturales, Catástrofes y Avalanchas del cantón del Valais, explicó que merced a la extraordinaria sequía que sufre el país la tierra ha perdido eficacia en materia de absorción.

De ahí que en, en caso de que las primeras precipitaciones pluviales que se abatan sean de gran intensidad, podrían originar torrentes que a su vez causarían graves estragos.

Cabe recordar el drama de Gondo (Valais) donde un enorme deslizamiento de tierra destruyó en el 2000 buena parte del poblado y dejó un saldo fatal de 13 personas.

“La tierra ha perdido su papel de esponja. El agua puede concentrarse en torrentes que adquirían fuerza y velocidad. La única posibilidad de evitar una situación semejante es que la temperatura baje lo suficiente para que pueda nevar por arriba de los 2.700 metros”, explicó el experto.

Riesgos de incendios

Por otra parte, la ola de calor que se prolonga ya por tercer mes consecutivo, ha dado lugar a temperaturas récord en la historia suiza y genera los peores riesgos de incendios de los últimos 30 años, de acuerdo con la Oficina Federal del Medio Ambiente.

En la población de Loèche (Valais) un violento incendio se desató este miércoles por la noche y las autoridades decretaron la evacuación temporal de las áreas cercanas al siniestro. Una superficie de unas 450 hectáreas fueron presa de las flamas.

Horas antes, en los Grisones, elementos del Ejército iniciaron un incendio durante un ejercicio de tiro y en el incidente ardieron 5 mil metros cuadrados de arbustos y de hierba.

Por otra parte, los bomberos se baten aún contra las llamas en los bosques de Calancatal (Grisones) y en Val Maggia (Tesino). El fuego ha destruido 90 hectáreas en ambas regiones y aunque su intensidad ha disminuido, los siniestros no están aún bajo control.

El lunes (11.08) el mercurio alcanzó la mayor expresión de la temporada con 41.5 grados centígrados en los Grisones y este miércoles los habitantes de Basilea sufrieron las más altas temperaturas de la jornada en Suiza (38,6 grados) mientras que la capital del país, Berna, conoció el índice más alto desde 1865 (37 grados).

Marcela Águila y agencias

Datos clave

Este miércoles se desató un violento incendio en Loèche (Valais).

Las autoridades decretaron la evacuación de las áreas vecinas al siniestro.

Unas 450 hectáreas fueron consumidas por las llamas.

Las temperaturas de este verano han sido históricas.

La máxima hasta ahora se registró el 11.08 en los Grisones: 41.5 grados centígrados.

Berna conoció este miércoles su índice más alto desde 1865: 37 grados.

Los actuales riesgos de incendios son los mayores en 30 años.

End of insertion

Contexto

El cantón de Ginebra prohíbe el acceso a algunos cursos de agua.

Las autoridades de Vaud restringen el paso a reservas naturales.

La tierra ha perdido su “capacidad de esponja" por la sequía.

Si las primeras lluvias son intensas, podrían ser catastróficas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.