Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Está en juego la cohesión social del país"

Marcel Ospel (centro), presidente del UBS, es el ejecutivo mejor pagado en Suiza.

(Keystone)

Los ingresos millonarios que perciben los altos ejecutivos "perturban la estabilidad social de Suiza". Ya no son únicamente el caballo de batalla de los sindicatos.

La cita es de Johann Schneider-Ammann, vicepresidente de la asociación patronal economiesuisse. Como él, una parte de la derecha está harta de ciertos "excesos".

"¿Cómo puedo justificar ante mis alumnos que un alto ejecutivo gane en un solo día lo que los agricultores ganan en dos años de trabajo?". Es lo que preguntó la profesora de Economía al consejo de administración del UBS, el primer banco suizo, durante la reciente asamblea general de accionistas.

"Los ingresos de ocho dígitos deberían ser castigados por ley", exclamó otro accionista.

Este fue el tono, insólitamente crítico, que marcó la asamblea de accionistas del UBS, celebrada el pasado miércoles (19.94.) en Basilea, acaparando la atención de la población e incrementando la indignación por los sueldos que se pagan a los altos ejecutivos suizos.

Marcel Ospel, presidente del consejo de administración del UBS, encabeza la lista de los mejor remunerados: el año pasado sus ingresos se elevaron a 24 millones de francos, lo que equivale a cerca de 65.000 francos diarios.

También la derecha acusa

Estos disparates del liberalismo ahora también causan perplejidad en las filas de los partidos de derecha, sobre todo si comparamos el mundo de los 'top managers' con el mundo real, en el que hay gente que no sabe cómo ingeniárselas para llegar a fin de mes.

Hace unos días, Johann Schneider-Ammann, vicedirector de economiesuisse y presidente de Swissmen, el organismo que agrupa a la industria maquinaria helvética, lanzó un llamamiento a la razón.

"Sin duda las personas que triunfan deben recibir una recompensa, pero mesurada. De lo contrario corremos el riesgo de perder la coherencia y la cohesión social en nuestro país", señaló.

"¡No es verdad!", replicó Beat Kappeler. El economista y editorialista del dominical 'NZZ am Sonntag' sostiene que "la pérdida de cohesión social de un país y la consiguiente revuelta de los pobres se producen solamente cuando los indigentes no tienen otra salida. Es lo que ocurre desde la Revolución Francesa".

"En Suiza, por el contrario, la movilidad social es relativamente alta y prácticamente todo el mundo tiene la posibilidad de salir adelante. Por consiguiente, los ingresos de los altos ejecutivos no son determinantes", declaró a swissinfo Beat Kappeler.

Un tope salarial

La derecha, que habitualmente defiende y elogia las virtudes del libre mercado, ahora formula propuestas sorprendentes, como la de fijar en 7,5 millones de francos anuales el tope salarial de los cuadros superiores.

Muchos sostienen que una relación de 100:1 respecto al sueldo medio de los suizos (que ronda los 75.000 francos) sería una suma más que suficiente para retribuir al mejor de los ejecutivos..

"Obviamente, esas propuestas nos alegran", señaló a swissinfo Martin Flüger, responsable del expediente de salarios en el sindicato Travail.Suisse.

"El problema es real. Esos 'top managers' viven en otro mundo y no tienen idea de las dificultades de la gente común. Y luego son los primeros que están dispuestos a demoler el Estado social y sus garantías a favor de los más débiles", explicó Martin Flüger.

Marco internacional

El UBS, que en el año 2005 registró beneficios récord de 14.000 millones de francos, justifica su política salarial remitiéndose a la situación que rige en el mercado internacional de los altos ejecutivos.

Según el primer banco helvético, el de Marcel Ospel figura entre los más razonables, en comparación con los ingresos que perciben los presidentes de los consejos de administración de nueve bancos que figuran entre la principal competencia del UBS; ingresos que oscilan entre 12 y 49 millones de francos al año.

"A fin de cuentas, el salario de Marcel Ospel es un asunto que concierne exclusivamente a los accionistas del UBS", subrayó Beat Kappeler. "Su remuneración no daña ni al Estado, ni a los clientes del banco, ni a sus empleados. Estas reacciones me parecen muy artificiales y reflejan un sentimiento de envidia".

Según Beat Kappeler no se puede abordar este tema desde un punto de vista ideológico y, además, "la igualdad como tal no es un valor".

swissinfo, Marzio Pescia
(Traducción del italiano: Belén Couceiro)

Datos clave

Marcel Ospel es el ejecutivo mejor pagado de Suiza. El año pasado ingresó 24 millones de francos suizos.

Le siguen, Oswald Grübel, del banco Crédit Suisse, y Daniel Vasella, de la farmacéutica Novartis, con 22 y 21,3 millones de francos, respectivamente.

En la lista de multimillonarios, aunque a una escala inferior, figuran Franz Humer, de Roche, y Peter Brabeck, de Nestlé, con 14,7 y 13,6 millones de francos.

El salario anual medio en Suiza ronda los 75.000 francos.

Fin del recuadro

Contexto

Un estudio del sindicato Travail.Suisse, publicado en junio pasado, lanzó la alarma: la brecha salarial entre los máximos dirigentes de las multinacionales suizas y el personal es cada vez mayor.

Marcel Ospel, número uno del UBS, es la prueba de ello: gana 302 veces más que los colaboradores peor pagados de su banco.

Desde julio de 2002, las sociedades con cotización en bolsa tienen la obligación de publicar los ingresos de sus dirigentes.

En otoño pasado, el Parlamento suizo decidió incluir en la ley de transparencia las remuneraciones que perciben los miembros de los consejos de administración y los cuadros superiores.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×