Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Las corrientes humanas a Europa aumentarán"

Cuadro reiterado en la frontera de México con Estados Unidos. Una realidad que siguió de cerca el jesuita suizo Fran Xaver Hiestand.

(Keystone)

El jesuita suizo Franz Xaver Hiestand declaró a swissinfo esta conjetura tras disertar en Berna sobre las experiencias extremas de migración en México, 'país de fronteras'.

Luego de pasar un año en aquella región americana deja claro su deseo de luchar por aquellos cuyo 'delito' es buscar un mejor futuro.

Franz Xaver Hiestand, de 44 años, es reflexivo y cauteloso en sus opiniones. Es pastor de almas, pero sus preocupaciones son terrenales.

En su conferencia 'Donde el Tercer Mundo roza con el Primer Mundo hasta sangrar- experiencias límite en México' describió los dramas que se viven a diario en las fronteras.

"He intentado expresar con palabras las enormes dimensiones del fenómeno de la migración, y ahora tengo la impresión de que casi es imposible transmitir información bastante precisa sobre temas tan complejos".

El interés del jesuita suizo por este fenómeno se incrementó en México. "Casi en cada conversación surgían estos temas que afectan a muchísimas personas", refirió Hiestand, para quien la frontera entre ese país y los Estados Unidos es hoy una de las más cargadas de simbolismo.

Sociedad civil e Iglesia ante el poder

"Es una de las fronteras más productivas y al mismo tiempo más conmovedoras de este planeta. Quise ver de cerca cómo reaccionan en un país la sociedad civil y la Iglesia frente al país que política, militar y económicamente (y en cierto sentido culturalmente) es el más poderoso del mundo", expresó.

Es una frontera entre el desarrollo y el subdesarrollo, entre la América anglosajona y la América Latina, entre el protestantismo y el catolicismo y las culturas indígenas".

Hiestand eligió México para su última formación de Jesuita porque cada vez más miembros de su Orden se ocupan de los migrantes.

Sueños revolucionarios utópicos

"Creo que Chiapas es un plano de proyección de europeos y norteamericanos nostálgicos de la revolución. Ellos, mayormente jóvenes, quieren realizar allá sueños utópicos que en sus propios países ya no pueden, por eso hacen un 'turismo de revolución", dijo el religioso refiriéndose a la presencia extranjera en el sureste mexicano.

No obstante, juzga la presencia de algunas ONG pacifistas en Chiapas como muy positiva. "Lo más valioso es que en Tabasco, la parroquia donde trabajé, también hay mexicanos que hacen acompañamiento para mantener la paz, pero todavía son pocos".

Ese 'turismo de revolución' o de 'auto-descubrimiento psíquico' de norteamericanos y europeos es positivo, pero ocurre en un período muy corto, uno o dos años. Tengo la impresión de que el beneficio que sacan allí las personas del Norte es más grande que el beneficio de la población local, que sólo sirve de proyección de sueños utópicos, recalcó.

Europa y la inmigración

Según el sacerdote Franz-Xaver Hiestand, Europa debería tener presente que lo que pasa en la frontera mexicano-estadounidense, tarde o temprano será aquí también actual porque, dice:

"Muchas personas en el hemisferio sur se imaginan que Europa y especialmente Suiza son una especie de paraíso y se hacen la idea de alcanzar estos países. Por eso las corrientes humanas que desembocan hacia Europa aumentarán todavía más en los próximos tiempos ".

Por otro lado afirmó que Suiza, a causa del bajo índice de natalidad en la población nativa, depende de los inmigrantes. "Desde este trasfondo, considero que debe lograr estructuras en las que los inmigrantes sean tratados humanamente, se integren y puedan construir relaciones cada vez más constructivas con la población".

"Como cristiano convencido que se orienta en el sermón de las montañas y en los jóvenes de Emaus, que acogieron al forastero y reconocieron en él a Jesucristo, no puedo aprobar algunos reglamentos ya vigentes de la ley de asilo y me comprometo también a luchar contra posteriores endurecimientos de esa ley", sentenció.

Críticas al Partido Demócrata Cristiano

Aludiendo a las diferencias que la revisión de la ley de asilo ha creado entre el Estado y la Iglesia en Suiza, Hiestand respondió: "Estoy muy satisfecho de que la Iglesia y la Conferencia de Obispos se declaren a favor de una política clara, firme y orientada por los Evangelios".

El sacerdote se muestra en cambio muy crítico ante la opinión del Partido Demócrata Cristiano (PDC) que en este tema, dijo,"comparte y, aún más, intenta en algunos puntos ir más allá de la política anti-extranjera de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha dura)".

¿Por qué el denominado partido cristiano, que debería orientarse por la enseñanza católica o por lo menos por ciertos lineamientos sociales y éticos, tiende a hacer una política tan anti-migratoria y anti-extranjera?, se pregunta.

Hiestand parece haber regresado de México muy decidido. "Cuando uno ve de cerca lo que emprenden los pobres por buscarse un mejor futuro, cuando comprueba que parte de la Iglesia allá está al lado de los migrantes, se pregunta por qué este país (Suiza), donde todo es más tranquilo y dispone de más recursos, tiende a encerrarse. No puedo entenderlo, ni con el corazón ni con la razón".

swissinfo, Rosa Amelia Fierro.

Contexto

- La conferencia de Hiestand fue organizada por la Asociación Latinoamérica-Suiza (ALAS) y la Casa de Encuentro de la Comunidad Católica de la Universidad de Berna (AKI).

- Franz-Xaver Hiestand, director de Aki, es miembro de la Orden Jesuita (Compañía de Jesús) desde hace 17 años. Antes estuvo en varios países de Sudamérica.

- Cada cierto tiempo los miembros de la Compañía de Jesús deben probarse a sí mismos si sus orientaciones fundamentales pueden conciliar con los objetivos y la organización de la Orden.

- Este análisis debe ocurrir, en lo posible, en un contexto religioso, social y cultural que el jesuita aún no conoce, y con personas pobres, para aprender de ellas y experimentar la pobreza.

Fin del recuadro

Datos clave

- Según datos recogidos por el sacerdote Hiestand, 1'825.000 personas sin visa atraviesan la frontera mexicano-estadounidense.

Un tercio de ellas es detenido. Hay quienes pierden la vida en el intento.

- 2003: 1,2 millones de 'sin papeles' trabajaban en los Estados Unidos como ayudantes de cosecha y un millón en la gastronomía.

- 2004: Los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos enviaron 16.600 millones de dólares a su país, casi tanto como lo que recibe México por la exportación de petróleo.

Fin del recuadro


Enlaces

×