Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Nos hizo falta Frei, es el mejor jugador que tenemos"

Alumnas del Colegio Suizo de Santiago de Chile vistieron la camiseta roja de la selección helvética.

(swissinfo.ch)

La comunidad helvética en Chile vivió con gran entusiasmo el comienzo de la Eurocopa. Con banderas, globos, campanillas y caras pintadas, cientos de personas se reunieron para seguir en directo, a 12.000 kilómetros de Basilea, el partido Suiza-República Checa.

swissinfo recogió sus reacciones en el Colegio Suizo de Santiago antes y durante el encuentro... y después de la derrota (0-1).

"Jugaron mejor, pero igual perdieron" y "los checos tuvieron suerte" fueron algunos de los comentarios que más se repitieron entre los asistentes al encuentro, llevado a cabo en el Colegio Suizo de Santiago y organizado por la embajada helvética en Chile.

En una mañana inusualmente soleada -tras varios días de intensas lluvias invernales- unas 800 personas, gran parte de ellas pertenecientes a la comunidad helvética, llegaron al establecimiento educacional para presenciar en directo la disputa entre Suiza y República Checa en pantalla gigante.

Banderas, globos, dibujos alusivos a Suiza y la UEFA y la mascota oficial de la Eurocopa 2008, Trix y Flix, recibían a los aficionados, la mayoría vestidos de rojo o con accesorios de ese color, el de la selección suiza.

Los más entusiastas -como el cónsul helvético Florian Köppel, que se confiesa un fanático del fútbol- se dejaban pintar el rostro con la bandera nacional.

A eso de las 12.00 hora local (18.00 hora suiza), justo cuando se daba el puntapié inicial en el estadio Sankt Jakob de Basilea, el gimnasio del Colegio Suizo de Santiago estaba prácticamente lleno y la emoción se sentía en el aire.

Tras ponerse de pie para entonar el himno nacional, al mismo tiempo que lo hacían los jugadores de la selección suiza, a 12.000 kilómetros de distancia, los ánimos se encendían.

El entusiasmo del primer tiempo...

Cada vez que el equipo helvético se acercaba al arco de su rival, las voces comenzaban a agitarse -lo mismo que las típicas campanillas de vaca que algunos asistentes llevaron consigo-, especialmente en los momentos más álgidos del partido.

Una vez concluido el primer tiempo, el entusiasmo del público era evidente, dado el buen desempeño de los dueños de casa, muy a la par -y hasta superior, por momentos- de los contrincantes checos.

"El partido está increíble, muy bueno", opinaba un grupo de alumnos del Colegio Suizo de Santiago. "Tuvieron buenas jugadas, pero están defendiendo mal", precisaba Peter Wild. "Suiza está consiguiendo un buen dominio de la pelota. Si siguen así, seguro van a marcar un gol", aseguraba su compañero Pablo Moure.

¿Resultado? "2 a 1 o 1 a 0, a favor de la Confederación", se atrevían a vaticinar estos chicos, que lamentaban la salida del delantero y capitán Alexander Frei, cerca del minuto 43, tras lesionarse en la rodilla.

Ya iniciado el segundo tiempo, los ánimos decayeron un poco cuando Vaclav Sverkos marcó el primer tanto en favor de la República Checa, pero muchos aficionados helvéticos todavía se mostraban esperanzados... Hasta que el pitazo final echó por tierra las últimas ilusiones.

... y la derrota

"Obviamente, esperaba más para Suiza", admitía Armin Becemeler, uno de los hinchas más entusiastas.

"Lo hicieron bien. Como siempre, jugaron mejor que el contrincante, pero igual perdieron. Es lo mismo que pasa con los chilenos en el fútbol; juegan bien, pero al final pierden... Definitivamente, Frei nos hizo falta. Es el mejor jugador que tenemos".

Philipp Hossli, otro apasionado hincha, comentaba a swissinfo que "tuvimos mala suerte al final, llegamos muchas veces al arco, hasta golpeamos el palo y no pudimos convertir. Pero también hay que reconocer que faltó un poco de fuerza en la ofensa y de precisión en el juego".

Acompañado de su pequeño hijo, Hossli destacaba que "los checos jugaron bastante bien, fueron muy compactos. Tuvieron apenas una chance real de meter un gol y la aprovecharon excelentemente".

"Ahora esperamos que vamos a ganar en los próximos partidos.... ¡Si es que tenemos más suerte! No estoy seguro si el próximo rival, Turquía, es más fácil de vencer, en especial si consideramos que la pérdida de Frei será muy dura para el equipo", concluyó.

Otros, menos expertos, pero igual de fanáticos, se mostraron más conformes con el resultado. "Jugaron bastante bien, estoy segura que la próxima vez van a ganar", señalaba animada Irene Oswald, aunque reconocía que "pudieron hacerlo mejor".

"Sí, podrían haber jugado mejor", coincidió Marco Behar, "pero la verdad es que para el nivel de Suiza estuvo bien".

"Éste es recién el primer partido y había mucha presión, mucho nerviosismo por el hecho de ser los dueños de casa. A pesar de todo, pienso que lo hicieron bastante bien. Así es que aún quedan esperanzas".

swissinfo, Mariel Jara, Santiago de Chile

Prensa chilena

Los medios chilenos calificaron el partido Suiza-República Checa de "parejo" y algo conservador, y coincidieron en destacar "la fortuna de los checos".

Algunos hicieron despachos periodísticos desde el Colegio Suizo y recogieron las reacciones de los hinchas.

Fin del recuadro

Eurocopa en Chile

La retransmisión en directo del partido inaugural es la tercera actividad organizada por la embajada de Suiza en Chile para recrear el espíritu de la Eurocopa en el país sudamericano.

Hace dos semanas, con el apoyo del ex jugador Iván Zamorano (San Gallen y Real Madrid), se efectuó un campeonato interescolar de futbolito, en el que participaron 16 colegios locales, representando a cada una de las naciones que compiten en el gran torneo de la UEFA.

En ese encuentro, la selección helvética -defendida por el Colegio Suizo- también perdió contra la República Checa, pero logró clasificarse para cuartos de final.

Además, representantes de las embajadas de Suiza y Austria visitaron 100 colegios de todo Chile -incluida Isla de Pascua- para dar a conocer la Eurocopa y los países anfitriones de esta edición y obsequiar balones oficiales de este torneo.

En Chile viven 4.500 suizos y 60.000 descendientes de inmigrantes helvéticos.

Fin del recuadro


Enlaces

×