Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Una tonelada de CO2 sigue siendo una tonelada de CO2"

Acto de protesta de Greenpeace ante un central eléctrica de carbón el pasado noviembre en Berlín.

(Keystone)

La comunidad científica insiste en reducir las emisiones de dióxido de carbono a la mitad hasta 2050. De no cumplirse esta condición, las peligrosas consecuencias sobre el clima serán inevitables.

Esta es la conclusión de un estudio internacional en el que han participado investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ).

Más de un centenar de países se mostraron a favor del 'objetivo 2°C' dirigido a limitar a dos grados, como máximo, la subida de la temperatura global para luchar contra los efectos negativos del recalentamiento climático.

Los 2 grados centígrados como promedio de subida tomando como punto de partida la revolución industrial.

Pero las opiniones divergen respecto a los medios para alcanzar este objetivo, y sobre la velocidad a la que las emisiones de gas de efecto invernadero deben ser reducidas.

"Hasta ahora la temperatura ha subido en casi un grado, otro más sería razonable. Pero si se sobrepasan los 2 grados sería peligroso, no sólo en el ámbito científico, sino para toda la comunidad mundial. No obstante cada país o cada persona tienen diferentes criterios al respecto", explica a swissinfo Reto Knutti, profesor del Instituto de Investigación sobre la Atmósfera y el Clima y uno de los autores del estudio.

"Por ejemplo, se pueden decidir protocolos para actuar con plazos de 5 o de 20 años. Lo que es verdaderamente negativo es no hacer nada. Tenemos que trabajar duro, y cuanto antes se comience, mejor para el futuro, ya que así habrá entonces menos que hacer", indica Knutti.

Billón de toneladas de CO2

Publicadas en la revista 'Nature', estas nuevas investigaciones exponen que para tener un 75 % de las posibilidades de conseguir el 'objetivo 2°C', las emisiones no deberían sobrepasar un tope máximo de 1 billón de toneladas de CO2 entre los años 2000 y 2050. Ahora bien, desde el año 2000 y hasta la fecha, ya ha sido utilizado un tercio de este contingente.

"Si continuamos con el mismo nivel de emisiones, en sólo 20 años podríamos exceder este tope. La meta es reducir las emisiones de CO2 en un 50% desde ahora hasta 2050. Una reducción que tiene que ser emprendida de manera global. Los países desarrollados deberían hacer una reducción superior al 50%, ya que hay naciones como China, que están en pleno crecimiento y que es difícil que puedan hacer estos recortes a corto plazo", comenta el experto suizo.

Un segundo estudio, también publicado en 'Nature', muestra además que a largo plazo poco importa en qué momento se producen las emisiones o en qué país. "En esto hay una cierta confusión. Lo que es importante es el total de dióxido de carbono que se lanza a la atmósfera. Una tonelada de CO2 sigue siendo una tonelada de CO2, ahora o en 20 años. Es necesario reducir el total de las emisiones".

El CO2 se mantiene durante siglos en la atmósfera. Esta cantidad está limitada y con cada año que pasa, el margen de maniobra se reduce, escriben los investigadores en sus comentarios.

Cifras en Suiza

En Suiza, las emisiones de gas de efecto invernadero han bajado un 2,7 % entre 1990 y 2007. "Una cifra positiva, aunque en Suiza tenemos que trabajar todavía más para alcanzar el 'objetivo 2°C'", asegura Knutti.

Dentro de sus estimaciones, los especialistas tuvieron en cuenta los diferentes parámetros ligados al ciclo del CO2. También fueron tomados en cuenta en sus modelos los otros gases de efecto invernadero como el metano, el ozono y los aerosoles.

Combustibles fósiles

Los científicos no comparten la idea de que las reservas de petróleo, de gas y de carbón puedan agotarse antes de que el clima se recaliente. El estudio demuestra lo contrario: las reservas de combustibles fósiles son mucho más importantes de lo que puede tolerar el sistema climático, ante una supuesta combustión de los fósiles.

Con lo que se desecha la idea de que las reservas de carburantes podrían agotarse antes de que se produjera el recalentamiento climático.

También han participado en el trabajo científicos alemanes del Instituto de investigación del impacto climático de Potsdam, además de especialistas británicos de las Universidades de Oxford y Manchester.

El pasado mes de enero, el profesor Knutti ya había publicado otro estudio que reflejaba que incluso si la humanidad parara de la noche a la mañana sus emisiones de CO2, las temperaturas no descenderían mucho en el curso de los próximos 1000 años. La causa: la inercia del complicado sistema de interacción entre los océanos y el clima.

swissinfo, Iván Turmo

Impuesto sobre emisiones

En noviembre de 2006, Moritz Leuenberger había hablado por primera vez de un impuesto sobre las emisiones de CO2 en la Conferencia sobre el Clima de Nairobi.

En 2007, en Bali, presentó una primera propuesta de financiación que fue aprobada por el gobierno suizo en julio de 2008.

Propuesta: en las condiciones actuales de las emisiones de CO2, el impuesto fijado en Suiza de 2 dólares por tonelada (alrededor de 0,5 céntimo por litro de petróleo) generaría aproximadamente 60 millones de francos.

Esta contribución no constituiría una carga suplementaria para los consumidores o las empresas.

Podría ser financiada por los ingresos de los instrumentos existentes, como el céntimo climático y el impuesto sobre el CO2.

Actualmente, las emisiones de CO2 'per cápita' alcanzan más de 7 toneladas en Suiza.

Estas emisiones se consideran a un poco más del valor límite de 1,5 tonelada al año en India de aquí al 2010. China ya supera esos valores.

Según el modelo suizo, la mayoría de los países africanos estaría exento de impuestos sobre el CO2.

Fin del recuadro

Una tonalada al año

Para luchar contra el cambio climático, investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) estimaron en 2008 que cada ciudadano del mundo debe generar menos de una tonelada de CO2 al año.

Un objetivo ambicioso pero viable, afirman los expertos.

Actualmente, un suizo emite 9 toneladas de este gas contaminante, mientras el promedio mundial es de 4,5 toneladas.

En Suiza, el CO2 representaba en 2008 el 80% de las emisiones de gas con efecto invernadero.

Desde 2008, una tasa obligatoria al CO2 grava únicamente a los combustibles fósiles (aceite y gas destinado a la calefacción).

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×