"Medio año en Uruguay y no he visto un caballo"

Jean-Rodolphe Linder vive en Montevideo.

El joven Jean-Rodolphe Linder ocupó su primer puesto diplomático a principios de año. Se mudó a Montevideo, una nueva vida perturbada por la llegada de la pandemia. Testimonio.

Ruben Giménez Viera, swissinfo.ch

"Me llamo Jean-Rodolphe Linder, tengo 25 años. Trabajo en la Embajada de Suiza en Uruguay y Paraguay.

Soy de Basilea. Estudié en San Gallen y trabajé en Zúrich antes de venir a Uruguay. Aquí colaboro con uruguayos y suizos. Hablamos francés, alemán y español.

Mis padres querían visitarme el mes pasado, pero el viaje fue cancelado debido a la crisis y al cierre de las fronteras. Desde una perspectiva europea, Uruguay no es necesariamente el destino número uno.

Por supuesto que me mantengo en contacto con los amigos de Suiza, especialmente ahora que todo está cerrado. Allí el contacto digital es aún más intenso. No he roto ningún puente.

La pandemia cambió mucho mi trabajo, ya que no podía salir y no podía conocer a nadie - una parte importante de mi trabajo. Mi vida personal también es diferente, más solitaria. No estaba acostumbrado a este grado de aislamiento.

En realidad, vine a Uruguay para conocer el país, la región y la gente. Ahora resulta que después de cuatro meses aquí, no he visto la capital argentina, Buenos Aires, ni el departamento uruguayo de Colonia, ni un caballo en el interior del país. Espero que tenga la oportunidad pronto.

De vez en cuando extraño las cosas simples suizas como ciertas especias o platillos, el queso y, por supuesto, a algunas personas.

Lo que me gusta de Uruguay es todo lo que une a la gente de este país. Claro, la situación política parece muy polarizada, pero en realidad casi todos se conocen entre sí aquí. Incontables tradiciones unen al país, ya sea el mate, el fútbol, la barbacoa o los ñoquis del 29 de cada mes. Este vínculo es casi más fuerte que la cohesión en Suiza".

Compartir este artículo