Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

A estudio la legalización del consumo de drogas

"Hablemos de drogas, baby": campaña a favor de la legalización del cannabis en Berna en 2004.

(Keystone)

Tres comisiones encargadas por la Confederación proponen despenalizar el consumo de todas las drogas en el país. Una postura que provoca distintas reacciones en la sociedad helvética.

Esta medida forma parte de un enfoque duradero de la política de adicciones en Suiza, llamado ‘Desafío adicciones’, que en la actualidad examina la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP).

“El consumo de drogas no debe ser perseguido penalmente”, exige François Van der Linde, presidente de la Comisión Federal para las cuestiones ligadas a las drogas (CFLD) y coautor del documento.

Esta petición no es nueva, la CFLD aboga por la despenalización desde 1989. Lo que es inédito en cambio, en toda Europa, es que las tres comisiones defiendan la misma postura.

La CFLD elaboró el texto de la posición ‘Desafío adicciones’ con la Comisión Federal para los Problemas relacionados con el alcohol (CFAL) y la de la prevención del tabaquismo (CFPT). La OFSP es mandataria.

En noviembre de 2008, la ciudadanía helvética descartó la iniciativa popular que pedía la despenalización del consumo y la posesión de marihuana. No obstante, el mismo día el electorado suizo aceptó la revisión de la Ley Federal de Estupefacientes para conseguir un enfoque global en materia de drogas, y que privilegiaba la prevención.

“Esta propuesta no es más que un aspecto complementario a nuestro trabajo, explica Van der Linde. La idea principal era la de proponer un concepto integral de lucha contra las dependencias, elaborado en una perspectiva de salud pública”, recoge el diario ‘Le Temps’.

Los heroinómanos no deben ser castigados por su adicción con mayor rigor que los alcohólicos o las personas dependientes de medicamentos, indicó el médico a la agencia ATS, que confirmó así un artículo aparecido en los diarios suizos ‘Tages-Anzeiger’ y ‘Der Bund’.

Reflexión de fondo

“Este informe es una reflexión de fondo sobre las drogas y las adicciones”, precisa el coautor François Van der Linde. La sociedad debe dejar de pensar que existen “buenas y malas dependencias” ya que adicciones supuestamente inofensivas como la del alcohol, pueden provocar, en última instancia, un daño tan serio como, por ejemplo, el de la heroína.

Según Van der Linde, en la actualidad el desafío está en el consumo problemático de sustancias compradas legalmente. Entre ellas, la cafeína, el alcohol, la nicotina y los medicamentos como somníferos, sedantes y analgésicos. Muchas personas consumen estas sustancias para superar las situaciones de estrés. A éstas, el portavoz de la OSFP añade los comportamientos adictivos como la ciberdependencia y el juego compulsivo.

Van der Linde subraya que la prevención adecuada exige la despenalización del consumo de drogas. La distribución controlada de heroína, dice el médico, por ejemplo, ha permitido facilitar el contacto con la gente dependiente y así poderles ayudar.

Una idea compartida también por el senador liberal radical Dick Marty, que también aboga por legalizar todas las drogas. Si se suprime la prohibición, dice Marty, sería más eficaz la lucha contra el tráfico internacional de drogas y el crimen organizado. El Estado, llamado a controlar el mercado de estupefacientes, podría obtener también beneficios y invertir el dinero ganado en políticas de prevención.

“Un disparate total”

Las conclusiones alcanzadas por las tres comisiones nacionales han provocado también críticas. Andrea Martina Geissbühler, policía y diputada de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha conservadora) en el Consejo Nacional (Cámara de Diputados) cree que la despenalización es la herramienta equivocada.

Para combatir el consumo de drogas, estima que la prohibición sigue siendo un buena medida disuasoria.

La reacción es más seco por parte de la Federación Suiza de funcionarios de Policía, que habla de “un disparate total”. La despenalización del consumo de drogas, dijo la federación, compromete la labor de prevención: la policía no tiene los medios para intervenir con eficacia en la protección de los jóvenes. En un comunicado, su presidente Heinz Buttauer, explica que la liberalización pondría en peligro la seguridad vial y el sistema de salud.

Diez principios en discusión

Para controlar mejor los múltiples problemas de dependencia, los autores proponen diez principios. Entre ellos figuran las nuevas propuestas en materia de prevención. Los fabricantes y comerciantes de productos con un potencial de dependencia deben también hacer frente a sus responsabilidades.

Por el momento no se ha elaborado ninguna medida concreta, explica M. Van der Linde. La OFSP lanzó una prueba sobre estas ideas, el parecer de los medios políticos y económicos también han sido sondeado. Los medios especializados ya han reaccionado de manera muy positiva.

A los ojos de los expertos, es necesario revisar la política suiza en materia de dependencias: en el campo de las drogas legales, Suiza necesita un reajuste, destacan los expertos.

Pionera en Europa

En el caso de los nuevos planteamientos salgan adelante, Suiza jugaría de nuevo en Primera División, estima Van der Linde: “La colaboración de todas las comisiones encargadas de las dependencias es una acción pionera en Europa”.

La OFSP no quiere comentar por el momento estas propuestas. “Hemos recibido el estudio”, pero todavía de ser evaluado a nivel interno, explicó un portavoz a ATS.

swissinfo.ch

POLÍTICA DE DROGAS

En Suiza, el tema de la política de drogas ya se ha ventilado en las urnas en varias ocasiones: A finales de la década pasada se rechazó una iniciativa que solicitaba mayor represión en la política de drogas para defender de ese flagelo a la juventud y otra que solicitaba la despenalización del consumo.

A finales de la década de 1990, la ciudadanía rechazó una propuesta que aclamaba mayor represión bajo el lema 'Juventud sin drogas' y otra, DroLeg, que solicitaba la liberalización del consumo de todo tipo de droga.

En 1999, el voto ciudadano aceptó la medida federal que dejó en manos de los médicos la prescripción controlada de heroína.

Desde entonces, la política suiza sobre drogas oscila entre pragmatismo y soluciones de emergencia en la práctica en las tareas de combate a la dependencia de estupefacientes.

En Junio de 2004 fracasó la revisión de la Ley sobre Estupefacientes en el Parlamento Federal.

Desde hace 20 años se desarrolla una política basada en cuatro vertientes: Prevención, terapia, minimización de daños y represión.

En 2008, la ciudadanía aceptó que estos cuatro pilares quedasen inscritos en la modificación de la Ley de Estupefacientes.

Al estimarla demasiado laxista, medios de derecha lanzaron un referéndum contra esa nueva ley.

Se oponían en particular a la distribución de heroína a los toxicómanos más dependientes.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes