Navigation

Acusan de 'racista' a campaña de la UDC

Uno de los carteles de la campaña en cuestión decía originalmente: Logrando seguridad. Un opositor al mensaje lo modificó inscribiendo: Fuera racismo. Ex-press

El partido más grande de Suiza, la conservadora Unión Democrática de Centro (UDC), es nuevamente blanco de las críticas a raíz de una campaña contra los extranjeros.

Este contenido fue publicado el 31 agosto 2007 - 13:21

La tormenta se desató a raíz de un cartel de la UDC, en el que se muestra a unas ovejas blancas que 'echan' de Suiza a una oveja negra.

El relator especial sobre Racismo y Discriminación de las Naciones Unidas, Doudou Diène, exige del gobierno suizo (Consejo Federal) una toma de posición al respecto.

Esto lo dio a conocer ayer el Consejero Federal Pascal Couchepin durante su tradicional encuentro anual con los medios.

El gobierno prepara una respuesta sobre el tema, enfatizó el Ministro del Interior de Suiza.

Couchepin considera que los electores suizos deben formarse su propio juicio con respecto a esa campaña y así tomar la decisión de por quiénes o sobre cuál tema votar.

La carta de la ONU fue enviada a las autoridades federales suizas hace ya tres semanas y fue firmada también por Jorge Bustamante, relator especial por los Derechos Humanos de los Inmigrantes, también de Naciones Unidas, cuyas oficinas se encuentran en Ginebra, Suiza.

En un informe anterior, a comienzos de este año, Diène ya había acusado a Suiza de tolerar tendencias racistas. En su respuesta, el Gobierno Federal señaló que fortalecería sus esfuerzos en la lucha contra el racismo y la discriminación.

Repugnancia de la presidenta

Micheline Calmy-Rey, quien ocupa la presidencia rotativa en el Consejo Federal, también criticó el miércoles (30.08) la campaña de la UDC. "Pienso que es importante que en este país haya gente con el coraje para juzgar una campaña semejante", dijo a la radio francófona de Suiza, la RSR.

"Sinceramente, esta campaña me resulta chocante, me da náuseas, porque atiza los odios. Es una campaña racista", enfatizó.

Esta campaña apoya una iniciativa popular de la UDC que fue lanzada el 1° de agosto, el Día Nacional de Suiza. Es también un preámbulo a las elecciones parlamentarias del 21 de octubre.

En las últimas elecciones, la UDC pudo lograr el 26,7% de los votos con similares campañas controvertidas. Y las últimas encuestas le pronostican una intención de voto igualmente alta.

Los carteles, que fueron pegados por todas partes en Suiza, han despertado la ira no sólo de la ONU sino también de la Comisión Federal contra el Racismo y de la Federación de Comunidades Suizo-Israelíes.

La UDC se defiende

Roman Jäggi, vocero de prensa de la UDC, rechazó las críticas y calificó a la campaña de "totalmente limpia". "No es racista", enfatizó en declaraciones a swissinfo. "Tenemos un gran problema de violencia, especialmente entre los jóvenes y los extranjeros criminales son un factor considerable".

El hecho de que la Presidenta Calmy-Rey ataque el cartel de otro partido, es reprobable, según Jäggi. Con ello, "sólo quiere hacer propaganda a su Partido Socialista".

La intervención del relator especial de la ONU Diène "no tiene valor", continúa Jäggi. "Él es un perturbador de la tranquilidad que nunca dice una palabra positiva sobre Suiza."

Línea dura

Esta línea dura contra los extranjeros, junto con el rechazo a que Suiza forme parte de la Unión Europea son dos razones del éxito de la UDC, en opinión de Pascal Sciarini, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Ginebra. Sin embargo, el especialista considera que el partido ahora está atrapado en esa estrategia.

"La UDC debe dejar que el fuego arda y venir cada vez con ideas nuevas y más duras", dijo Sciarini. La iniciativa contra la construcción de alminares y aquellas contra los extranjeros criminales son, según el politólogo, la prueba de que el partido quiere seguir una línea dura y que quiere evitar que el debate sobre la inmigración se les escape de las manos.

"Ellos se vuelven más inteligentes, más sutiles y se muestran en su mejor forma cuando pueden despertar el interés de los medios", según Sciarini. "La UDC polariza a la gente cada vez más: o bien, se les quiere o se les odia".

Deben retirar uno de sus videos

No es la primera vez que la UDC toca los límites de lo legal en sus campañas. Justamente el miércoles pasado fue obligada judicialmente a retirar de su página Internet un vídeo con fines electorales.

Bajo el título 'Cielo o infierno', el video muestra, por un lado, escenas de violencia juvenil y de violaciones en las que aparecen personas de origen africano; y por otro lado, una secuencia de escenas de Suiza en tarjetas postales.

El Ministro de Justicia suizo Christoph Blocher, de las filas de la UDC, y su esposa aparecen en el mismo video delante de un idílico paisaje de montañas.

Pero el motivo de la prohibición no es el mensaje del filme, que ha desatado una fuerte polémica en los medios y en los Internetblogs.

El detonante fue una demanda judicial de los jóvenes que aparecen en el video. El encargado por la UDC para hacer la filmación, un aficionado, hizo creer a los jóvenes que las escenas se rodarían para ser utilizadas en una campaña de prevención de la violencia.

swissinfo, Adam Beaumont
(Traducido del alemán por Rosa Amelia Fierro)

Datos clave

En 2005, 14.106 jóvenes (11.189 de sexo masculino y 2.917 de sexo femenino) fueron condenados por acciones criminales, según la Oficina Federal de Estadísticas.

62,7% de los jóvenes condenados contaban con la nacionalidad suiza.

End of insertion

La ONU y la UDC

En noviembre de 2002, el entonces Alto Comisario de la ONU para los Refugiados, Ruud Lubbers, condenó la iniciativa popular de la UDC contra el abuso del derecho al asilo, la cual fue rechazada por votación popular con un estrecho 50.1% de votos.

Antes de las elecciones parlamentarias de octubre de 2003, el Alto Comisario de la ONU para los Refugiados, con sede en Ginebra, culpó a la UDC de cimentar los prejuicios contra los extranjeros.

De acuerdo a la agencia de la ONU, cierto material de campaña de este partido sería lo peor que se habría visto en Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.