Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Adiós a Swissair y a Crossair

Swissair: el fin de un mito en la historia económica, política y social de Suiza.

(Keystone Archive)

Hola swiss. El domingo despega la nueva compañía aérea nacional.

Se trata de un momento histórico. Luego de 71 años de existencia y más de 260 millones de pasajeros transportados: 6 meses después de su derrumbe y de su salvamento 'in extremis', Swissair desaparece este fin de semana. Sale también Crossair, la regional hermana menor, fundada en 1975 en Basilea.

De esas dos compañías nacería swiss: 10.000 empleados, 128 aviones, 126 destinos y la ambición de ofrecer uno de los mejores servicios del mundo.

Se trata de una revolución para el transporte aéreo suizo. Sin embargo, en su epicentro, es decir, en el aeropuerto de Zúrich, nada parece indicar verdaderamente que estamos a sólo unas horas del acontecimiento.

En la terminal A, central aérea de Swissair, ha habido discretos cambios.

Sobre los mostradores de registro el logo de swiss -dos cuadros rojos- reemplazó al de Swissair. Lo mismo en la agencia de viajes: el mismo rojo y la misma cruz, pero tres letras menos. Entre 70 u 80 páneles han sido reemplazados en todo el aeropuerto.

Entre Swissair y swiss

"Viajé bien, no se siente ninguna diferencia, es exactamente como antes", considera Ingrid Pellegrin, una pasajera procedente de Neuchâtel.

Volará por Swissair a Washington, regresará a bordo de swiss. "Espero que esa empresa sea tan buena como Swissair", añade.

En las pistas, los aparatos con la cruz blanca vacilan. Algunos llevan ya la nueva insignia de swiss, otros la antigua.

Entre sábado y domingo se colocarán autoadhesivos en todas las naves para cubrir las marcas Swissair y Crossair. Posteriormente, durante la próxima revisión técnica, los aparatos serán totalmente repintados.

El aeropuerto de Zúrich es como una pequeña ciudad entre cuyos habitantes se mezcla un sentimiento de tristeza, nostalgia y esperanza. Hay una impresión de vivir un nuevo despegue.

"Para mí, Swissair era como una gran familia con gentes que trabajaban en el aire, en la tierra o en las pistas", explica Beatriz Jost, antigua aeromoza, una de las "voces" de Kloten.

¿Qué sucederá con su trabajo? No sufrirá ningún cambio. "Siempre habrá pasajeros que no encuentren su avión", dice con una sonrisa. Pero el nombre va a cambiar. En adelante la llamada será para "los pasajeros del vuelo swiss ..."

Una gran organización

Para muchos, en todo caso, es un momento particular. Nicole Ballmann, jefa de cabina, comenta "salgo ahora en mi último viaje con Swissair, a Dubai". "Para mí es una fase extraordinaria que concluye y estoy un poco triste. Pero continua con swiss, y todos tenemos una gran curiosidad de ver eso".

Nicole Ballman recibió ya un nuevo manual de las condiciones a bordo y un nuevo contrato, pero para el nuevo uniforme deberá esperar hasta el mes de mayo.

"Personalmente, dice, no me preparo en forma especial. Amaba mi trabajo, pero estoy segura de que seguiré amándolo en swiss".

Para franquear con éxito el paso de una compañía a otra, los responsables de la nueva empresa instrumentaron una gran organización que funcionará hasta el 2 de abril, fecha de regreso, de Sudáfrica, del último vuelo que salió con los colores de Swissair.

El objetivo: afrontar cualquier problema que pudiera surgir durante los cuatro días que dura la operación de cambio.

Pierre Gobet, Zúrich


Enlaces

×