Navigation

Adolescentes suizos codiciados por racistas

Los movimientos extremistas prefieren reclutar a los más jóvenes. Keystone

Sectores racistas apuntan sus baterías hacia los más jóvenes, con el fin de engrosar sus filas.

Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2004 - 17:34

SOS Racismo advierte también que las actitudes xenofóbicas avanzan hacia la Suiza de expresión francesa.

“Los jóvenes forman parte de la estrategia de construcción del movimiento racista. Son su blanco privilegiado. Hay muchas razones que conducen a escogerlos: una, que los jóvenes se movilizan y activan más fácilmente; la otra, que la clase política se interesa menos en ellos”, advierte Karl Grünberg.

El presidente de la ONG explica que se trata de un movimiento ampliamente implantado entre la juventud en todos los cantones suizos y precisa que los medios racistas actúan en particular con los chicos que estudian algún oficio (lo que en Suiza se denomina genéricamente ‘aprendizaje’) y que tienen entre 16 y 20 años..

“Porque son jóvenes con un gran potencial de rebelión, que ya no están en la escuela y que se han sumergido en el mundo del trabajo, lo que refuerza ese potencial de revuelta. Los medios racistas radicalizan ese potencial atribuyendo a los extranjeros las causas de su infortunio”.

Por otra parte, el dirigente de SOS Racismo alerta también sobre el hecho de que las actitudes de odio racial, que “lamentablemente se han convertido en parte del paisaje en algunos países y en la Suiza de expresión alemana”, comienzan a producirse en las regiones helvéticas de habla francesa.

”Odioso ataque”

El más reciente ejemplo: un ataque perpetrado en la comuna de Onex (Ginebra) el pasado 24 de octubre por cuatro adolescentes, de entre 16 y 17 años, contra un ciudadano rwandés de 50 años al que le propinaron una golpiza “porque nos vio feo”.

La agresión, la primera en su género en el cantón de Ginebra y, de hecho, en la Suiza de expresión francesa, generó una ola de indignación. El sábado pasado (30.10) alrededor de 200 personas se reunieron en las calles de la comuna ginebrina a fin de manifestar su repudio y preocupación ante conductas semejantes.

“ACOR SOS Racismo expresa su indignación por ese odioso ataque. Esta agresión es aún más preocupante dado que sus autores son adolescentes y que su víctima es un ciudadano de un país que hace 10 años sufrió un terrible genocidio”, asentó la organización en un comunicado.

Karl Grünberg reitera que es la primera vez que un suceso semejante se produce en Ginebra.

Califica la agresión de escandalosa toda vez que produce en circunstancias en las que ese tipo de casos no tienen lugar, amén de que “muestra que existe un medio que, a pesar del sentimiento de paz y del hecho de que en Ginebra habíamos escapado a esa suerte de realidades, ha podido prepararse para cometer ese tipo de agresiones”.

Un discurso manipulador

Reconoce, sin embargo, que actitudes semejantes eran previsibles merced a que desde hace dos años y medio la organización racista ‘Avant-garde Suisse’ o ‘Altermedia’ cultiva un discurso que invita a actuar en contra de los extranjeros, haciéndolos pasar como victimarios de la población suiza.

“Una de las estrategias que ha utilizado para banalizar su discurso de odio ha sido estimular la idea de que son los extranjeros los agresores y en ese sentido esa corriente racista, extremista, ha manipulado con mucho talento la política de seguridad a la que se libran ahora otros partidos además de la extrema derecha”, enfatiza nuestro interlocutor.

Recuerda que, desde hace meses, SOS Racismo ha pedido a las magistraturas de Ginebra y del cantón de Vaud, abrir una investigación sobre la peligrosidad de esa corriente.

En su opinión, “para tratar de comprender esta relativa, deplorable indiferencia a los mensajes de alarma que hemos multiplicado”, hay que tomar en cuenta un contexto caracterizado por el hecho de que las autoridades, la policía, han hecho moneda corriente la idea de que los negros podrían representar un peligro con, por ejemplo, frecuentes operaciones contra presuntos narcotraficantes de origen africano.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

El pasado 24 de octubre cuatro jóvenes de entre 16 y 17 años atacaron a un ciudadano rwandés de 50 años.

La agresión se produjo en la comuna de Onex, Ginebra.

Los adolescentes atribuyeron la paliza al hecho de que su víctima “nos vio feo”.

End of insertion

Contexto

Otros hechos que SOS Racismo destaca:

La reciente elección de Tobias Hirschi del Partido Suizo Nacionalista (PSN) al parlamento comunal de Langenthal(Berna).

Extremistas de derecha impidieron la realización de una manifestación anti-racista el sábado 31.10 en Willisau (Lucerna) sin que la policía tomara cartas en el asunto.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.