Navigation

México otorga a Pemex el 83% de sus reservas probables de crudo

Unos trabajadores en una plataforma petrolera de Pemex en el Golfo de México el 30 de agosto de 2013 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 13 agosto 2014 - 19:33
(AFP)

El gobierno mexicano concedió este miércoles al gigante estatal Pemex el 83% de las reservas probadas y probables de petróleo del país, con un estimado de 20.600 millones de barriles, en el marco del arranque de la nueva reforma del sector energético.

La reforma, cuyo marco regulatorio fue promulgado el lunes por el presidente Enrique Peña Nieto, acaba con 76 años de monopolio de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la exploración y explotación de petróleo y gas para abrir el sector a las compañías privadas nacionales y extranjeras.

Antes de esta apertura Pemex tuvo la posibilidad de solicitar al gobierno el pasado 21 de marzo una serie de campos de producción que deseaba mantener, la llamada 'Ronda Cero' de la reforma del sector energético.

Tras un proceso de análisis, Pemex retiene "el 83% de las reservas 2P (probadas y probables), es decir el 100% de lo solicitado, y el 21% de los recursos prospectivos del país, que equivale al 67% de lo solicitado", anunció el miércoles el secretario (ministro) de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

"El tamaño total del área asignada a Pemex en la Ronda Cero alcanza una superficie cercana a 90.000 km cuadrados y un estimado de 20.600 millones de barriles de petróleo crudo equivalente", detalló Coldwell en un evento público en la capital.

Las reservas asignadas a Pemex alcanzan para 15 años de explotación a un ritmo estimado de producción de 2,5 millones de barriles diarios, similar al que tiene Pemex en la actualidad, detalló Coldwell.

Para el director general de Pemex, Emilio Lozoya, estas asignaciones "garantizan la viabilidad en el corto y mediano plazo de la operación de Petróleos Mexicanos y sientan las bases para su expansión a largo plazo".

- Asociación con empresas privadas -

Lozoya avanzó que, dentro de las asignaciones a Pemex, ya han identificado 10 proyectos que por su alta complejidad técnica pueden ser explotados en una asociación con otras compañías "que complementen el capital, el conocimiento, y la capacidad operativa de Pemex".

Estos 10 proyectos suman 1.556 millones de barriles de reservas e "involucran la inversión de 32.295 millones de dólares" a cinco o diez años de plazo, detalló Lozoya.

Uno de los grandes objetivos de la reforma del sector energético es atraer a compañías con la capacidad tecnología necesaria para acceder al crudo de las aguas profundas del Golfo de México, hasta el cual no ha podido llegar Pemex.

Esta reforma es el proyecto estrella de la presidencia de Peña Nieto (2012-2018), que pretende impulsar la producción petrolera del país, que ha venido cayendo desde los 3,4 millones de barriles diarios registrados en 2004.

Coldwell avanzó que su gobierno espera atraer alrededor de 50.000 millones de dólares en inversiones entre 2015 y 2018.

Hasta ahora la inversión de Pemex en exploración y producción es de unos 25.000 millones de dólares anuales, alrededor del 2% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, recordó Lozoya.

Pemex también podrá competir en la primera ronda de licitaciones de campos, que se hará pública en noviembre y se adjudicará a partir de mayo de 2015.

La reforma energética ha generado un gran rechazo entre grupos ambientalistas y de la izquierda mexicana.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda), segunda formación en las últimas elecciones presidenciales, promueve una consulta popular para derogar la legislación y alerta de que la apertura del sector a las grandes trasnacionales conllevará una privatización de buena parte de las rentas petroleras de México, un país con alrededor de la mitad de sus 118 millones de habitantes en la pobreza.

El petróleo es considerado como un símbolo de la soberanía de México desde la expropiación y nacionalización de esa industria decretada en 1938.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.