Navigation

Alcopops: desplome en las ventas por impuestos

El incremento en los impuestos hizo caer las ventas de alcopops. Keystone Archive

Adolescentes y adultos jóvenes han comprado menos alcopops desde la introducción en Suiza, hace un año, de mayores impuestos en ese tipo de bebidas.

Este contenido fue publicado el 01 febrero 2005 - 18:31

El Parlamento y los expertos en la materia temen que esas bebidas dulces conduzcan a jóvenes imprudentes al alcoholismo.

El incremento, aplicado desde el 1 de febrero del 2004, cuadruplicó el impuesto y aumentó el precio por botella de 2,30 francos a 4,10.

El objetivo de la medida era desalentar el consumo de los jóvenes.

Mientras que sólo dos millones de botellas de la bebida en cuestión fueron importados en el 2000, alrededor de 39 millones cruzaron la frontera dos años más tarde, y 25 millones en el 2003, de acuerdo con las cifras de la Oficina Federal de Control de Alcoholes de Suiza.

El año pasado unos 16 millones de botellas llegaron a Suiza, pero alrededor de la mitad de ellas fueron importadas en el mes de enero y, tras el incremento impositivo, se registró una disminución en la compra.

Desplome en las ventas

Los distribuidores de los alcopops han sentido el decremento en las ventas. “Las ventas cayeron a la mitad este año”, asegura Toni Schneider y añade que la caída fue más significativa en el último trimestre del año.

Coop, la segunda cadena de supermercados de Suiza, confirma esa tendencia. Considera que los alcopops – una mezcla de bebidas alcohólicas con jugos de frutas- también perdieron algo de su estatuto de bebida de moda.

Este resultado es satisfactorio para organizaciones como el Instituto Suizo de Prevención del Alcoholismo y otras Toxicomanías, aun cuando admiten que no será suficiente para evitar que los jóvenes beban en demasía.

Sabor engañoso

"Alcopops tienen un alto contenido en alcohol y su sabor dulce los jóvenes pueden encontrarlo en otro tipo de bebidas”, señala Corine Kibora, portavoz del Instituto. "Si eligen beber algo menos fuerte, mucho mejor."

Para las asociaciones que luchan contra el abuso del alcohol, la respuesta de los distribuidores no es sorpresiva:

“Los productores de este tipo de bebidas tratan siempre de darle vuelta a la ley”, precisa Kibora a swissinfo. “No creo que los distribuidores se preocupen mucho por la salud de los consumidores”.

Un nuevo embate

De acuerdo con el Consejo de Alcohol suizo, la caída de las ventas de los alcopops es resultado del éxito del incremento impositivo. “Logró su objetivo de reducir el consumo de los jóvenes”, dijo el vocero de esa institución, Marc Huber.

Sin embargo, los distribuidores no se dan por vencidos. En marzo, prevén el lanzamiento de las ventas de alcopops en polvo.

El polvo se disuelve en agua y se añade cerveza o vino. De acuerdo con los consumidores que han probado la nueva bebida el riesgo está en que no tiene un verdadero gusto a alcohol.

Los especialistas en la materia de abuso de alcohol también están preocupados por este nuevo producto destinado también a los más jóvenes.

“Es más que una estratagema de control de comercialización”, indica Kibora. “Hasta ahora sólo es disponible en Internet y es muy caro”.

“Vigilamos nuevos acontecimientos”, señaló Kibora a swissinfo. “También trabajamos estrechamente con la Oficina Federal de Control de Alcoholes de Suiza para asegurar que la legislación es respetada en el mercado”.

swissinfo y agencias

Contexto

Los suizos consumen un promedio anual de 9 litros de bebidas alcohólicas.

50% corresponde al vino; 31% a la cerveza; 1% a la cidra y 18% a las bebidas espirituosas.

11% de la población adulta consume la mitad del alcohol que se bebe en Suiza mientras que una cuarta parte de la población es abstemia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo