Navigation

Skiplink navigation

Alemania irrita a Suiza

Hans-Rudolf Merz, ministro suizo de Finanzas, con la canciller alemana, Angela Merkel en Berna en abril de 2008. Keystone

El hecho de que Alemania anunciara su decisión de principio de comprar el famoso CD con datos robados sobre 1500 probables defraudadores fiscales germanos entraña el riesgo de afectar severamente las relaciones con Suiza. Atenta contra la soberanía de Suiza, según el penalista Marco Pieth.

Este contenido fue publicado el 02 febrero 2010 - 19:37

“Nos encontramos frente a un Estado que camina sobre otro Estado. Es todo el problema”, declaró este especialista en derecho penal a swissinfo.ch.

Y sin embargo, este experto, oriundo de Basilea, pasa desde hace tiempo por un adversario declarado del secreto bancario suizo.

Por su parte, el ex ministro alemán de Finanzas, Hans Eichel, estima por el contrario que al proteger a personas que cometen fraude fiscal, Suiza traiciona la confianza de su vecino.

Forzar a la gente a autodenunciarse

Marco Pieth critica en cambio una cierta brutalidad de Alemania en su postura. Es una actitud comparable a la de China, cuando ésta protegió a un ‘hacker’ que se coló en el sistema informático del Ministerio estadounidense de Economía.

El jurista considera que Suiza debería abstenerse de conceder ayuda judicial a Alemania si esta última construye acusaciones sobre la base de las informaciones contenidas en el CD en cuestión.

“Estas informaciones no serían suficientes en caso de un procedimiento. Lo que significa que con la compra de esos datos, Alemania tendría que ejercer una presión enorme para obligar a las personas concernidas a denunciarse”.

Entregar al ladrón de los datos

En Suiza, los partidos de derecha critican acremente la decisión alemana y la califican de “declaración de guerra” y de un “escándalo”. Para la izquierda resulta “inaceptable”.

El presidente de la Comisión de Política Exterior de la Cámara Alta, Eugen David (demócrata-cristiano) subraya que no se trata de un decisión definitiva y apela al diálogo con Alemania.

“Naturalmente somos de la opinión que un delincuente que roba datos debe ser entregado en el marco de la ayuda judicial existente entre nuestros dos países”, indica David a swissinfo.ch. “Además, los datos robados no deben ser utilizados para otros fines”, añade.

Christa Markwalder, presidenta liberal-radical de la Comisión de Política Exterior de la Cámara Baja considera “preocupante” la acción alemana y se dice sorprendida de que la coalición CDU/FDP utilice ahora el vocabulario y la política de la coalición precedente. “Podemos preguntarnos lo que realmente significa el cambio", declaró.

Suiza y Alemania comparten “las mismas interpretaciones de Derecho” y Berna no había rechazado la petición de Alemania de ayuda judicial de Berlín, incluso en el caso de fraude, indica Markwalder .

La legisladora evoca el nuevo acuerdo de doble imposición, actualmente en negociación. Un convenio que el Partido Unión Democrática de Centro, de derecha y el más popular en Suiza, pide sea interrumpido.

¿Ilusión populista?

“El acuerdo es importante para ambos países”, subraya por su parte Eugen David. “Prefiero que se establezcan bases claras”. Es ilusorio creer que los problemas de Alemania con los evasores fiscales se pueden resolver con la ayuda judicial helvética. La gente se buscará nuevos lugares fuera de Suiza para evitar esa presión fiscal”, asegura.

Para Pieth, Suiza no puede tratar a Alemania como enemigo. “Yo tengo un buen grupo de compañeros de Frankfurt que pueden ser muy ofensivos contra ese tipo de actitudes. Hay que procurar el dialogo con la gente que está contra la posición del Gobierno alemán”.

Las cosas se agravan cuando “estamos en una fase populista. La señora Merkel no se encuentra en un momento muy estable e intenta por estos caminos mantener el resto de popularidad que le queda”.

Andreas Keiser, swissinfo.ch
(Traducción, Patricia Islas Z. y Marcela A. Rubín)

Asunto de Liechtenstein

En este asunto de evasión fiscal que remonta a 2008, el Ministerio Público alemán todavía debe tratar la mitad de los 845 expedientes de contribuyentes alemanes implicados.

Aproximadamente 150 casos fueron abandonados después de las primeras investigaciones y fueron iniciados 580 procedimientos judiciales (de los cuales 191 quedaron solucionados).

Cuatro procesos públicos de importantes defraudadores fiscales tuvieron lugar. El más célebre de los acusados es el ex dirigente del Correo, Klaus Zumwinkel, al que se le aplicó una multa de millones de euros.

En total, Alemania ha recuperado hasta ahora más de 200 millones de euros.

End of insertion

CRONOLOGIA

El sábado, un desconocido propuso al fisco alemán, por 2,5 millones de euros, un CD con 1500 nombres de poseedores de cuentas bancarias suizas, que representarían una sustracción de 100 millones de euros al fisco alemán.

El lunes, la canciller Angela Merkel consideró que “debía hacerse todo” para recuperar las informaciones, de la misma manera que Alemania había utilizado una lista de 500 clientes de un banco en Liechtenstein para recuperar 500 millones de euros de impuestos en 2008.

Este martes, el ministro alemán de Finanzas Wolfgant Schäuble declaró al periódico Augsburger Allgemeinen, cuya edición impresa aparece mañana, que “la decisión de principio” de comprar el CD había sido tomada.

En Suiza todos los partidos gubernamentales, incluido los socialistas, protestaron vivamente. El Gobierno debe tomar posición el miércoles durante su reunión semanal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo