Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Berna sigue de cerca el boicot turco a Pilatus

(Keystone)

Turquía excluye al fabricante suizo de la convocatoria de ofertas para la compra de nuevos aviones de entrenamiento destinados a su Fuerza Aérea.

El incidente se produce en un momento en el que las relaciones entre Berna y Ankara son tensas. El Ministerio helvético de Exteriores está pendiente del asunto.

Un portavoz de Pilatus, el fabricante suizo de aeronaves militares, confirmó a swissinfo a principios de abril que las autoridades turcas habían prohibido a Pilatus competir por la obtención del contrato de compra-venta de aviones de entrenamiento destinados a la Fuerza Aérea turca.

Ahora, el boicot a los aparatos de fabricación helvética ha llegado a oídos de las autoridades suizas. "El Ministro de Exteriores ya ha sido informado", indicó su portavoz, Carine Carey.

"El caso ya ha sido evocado en el ámbito diplomático tanto en Berna como en Ankara", precisó agregando que el Ministerio seguirá de cerca el asunto.

Negativa sin argumento

La empresa suiza no puede participar en la convocatoria, indica una carta del Ministerio turco de Defensa dirigida a Pilatus, según Oscar J. Schwenk, gerente de la compañía con sede en Stans, en el cantón de Nidwald (al centro del país).

"Se trata de la primera vez en la historia de la compañía en la que no podemos participar en un negocio para el que estamos altamente calificados", comentó Schwenk al diario suizo 'Tages-Anzeiger'.

Pilatus comenzó a prepararse para este concurso hace cuatro años. Desde entonces ha mantenido contactos con las autoridades turcas y con algunas compañías de ese país.

Además, el producto ofrecido, su avión de entrenamiento PC-21, indica Schwenk, reúne todas las exigencias para participar en esta convocatoria.

Entre tanto, el diario turco 'Turkish Daily News' informó hace una semana que Pilatus fue excluida del concurso para la obtención del contrato de compraventa de los aviones -evaluado en 500 millones de dólares (634.4 millones de francos suizos)- a causa de los roces diplomáticos entre ambos países.

Genocidio armenio, la razón de las tensas relaciones

Como empresa, Pilatus no puede hacer más al respecto. "Esto es un problema entre gobiernos", señaló Schwenk. En su opinión, se trata de una respuesta de Ankara al debate en Suiza sobre la muerte de entre 800.000 y 1.800.000 armenios durante la Primera Guerra Mundial.

Las relaciones bilaterales empeoraron desde que en 2003 la cámara baja del Parlamento Federal reconociera el "genocidio" armenio ocurrido entre los años 1915 y 1919.

No obstante, el gobierno suizo jamás ha utilizado oficialmente este calificativo, sino el de "deportación masiva" y "masacre".

Deiss se ofreció a solucionar el problema

El Ministerio de Economía de Suiza también ha mostrado su preocupación por el asunto.

El encargado de esa cartera, Joseph Deiss, aseguró al gerente de Pilatus, Oscar J. Schwenk, que en una próxima visita a Turquía trataría de buscar una solución al problema, según informó el portavoz ministerial, Christophe Hans.

Sin embargo, hasta el momento los dos países aún no han llegado a un acuerdo sobre la nueva fecha para la planeada visita de Deiss a Ankara, pospuesta por el gobierno turco en septiembre de 2005.

swissinfo y agencias

Datos clave

Pilatus es líder mundial en la fabricación de aviones monomotores turbo y la única empresa suiza que desarrolla, produce y vende aparatos y sistemas de entrenamiento.

La ex filial de Oerlikon-Bührle emplea a 1.200 colaboradores en el mundo.

Pilatus inició el desarrollo de su modelo de avión de entrenamiento PC-21 en 1999.

Fin del recuadro

Contexto

La interpretación histórica de las muertes y deportaciones de entre 800.000 y 1.800.000 armenios ha provocado tensiones entre Turquía y diversos países europeos.

Las masacres han sido reconocidas como genocidio en varios Parlamentos europeos, entre ellos los de Francia, Rusia e Italia.

El Parlamento Europeo reconoció estas desapariciones, ocurridas entre 1915 y 1919, como genocidio en 1987.

En Suiza, el Consejo Nacional (cámara baja) hizo lo propio en 2003.

El gobierno suizo nunca ha hablado oficialmente de genocidio, sino de deportaciones en masa y de masacres.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×