Navigation

Bolivia es huésped de honor en Chiasso

Imagen del filme 'La nación clandestina'. www.festate.ch

"Festate", el Festival de culturas y músicas del mundo que la ciudad fronteriza de Chiasso organiza todos los veranos, inicia este jueves.

Este contenido fue publicado el 13 junio 2002 - 08:28

Tres días de debates, filmes, música, cantos y danzas dedicados tanto al esparcimiento como a la reflexión sobre la convivencia en un espacio multicultural y los problemas que conlleva.

En este Festival "fresco como un mojito y sabroso como un kebab"- la frase es de uno de los organizadores -, se encontrarán representadas varias culturas: los países balcánicos, con el famoso Goran Bregovich, que no necesita presentación; el profeta del reggae africano, Alpha Blondy, de la Costa de Marfil; la discoteca "ambulante" inglesa "Future World Funk Dj's Set" que le da más de una vuelta al mundo con su música; El ballet "Raíces de mi tierra" y sus danzas folklóricas bolivianas; el grupo anglo-indú "Badmarsch and Shri", con su voluntad de fundir los ritmos del danceholl reggae, hip-hop y funk con la música indú, en un puro estilo "East London".

Y aún hay más: Luzmila Carpio, llamada "el ruiseñor de los Andes" será la estrella consentida de la reseña, mientras la cubanísima "Orquesta Aragón" ofrecerá sus "alegrías de sobremesa" a chicos y mayores, pues, según afirman en La Habana, "bailan con Aragón los abuelos el danzón, los papás el Cha-cha-chá y la Cha-onda los hijos".

Un filme boliviano como introducción

El martes 11,como preludio a la manifestación, se proyectó el film del boliviano Jorge Sanjinés, "La nación clandestina". Una obra que "renuncia conscientemente a los valores narrativos del cine europeo, buscando en la cultura de los Aymaras las raíces de otra estética", según opinión del jurado en pleno, cuando la premiación de la película en el Festival de San Sebastián.

La proyección en el Teatro de Chiasso fue precedida por un debate sobre la situación de la Bolivia actual, su realidad multiétnica, la convivencia de culturas diferentes que puede ser positiva, pero que con frecuencia causa conflictos. En el país sudamericano la cuestión de la identidad siempre ha influenciado la política: desde el aspecto de la educación y la reforma agraria, hasta el tentacular cultivo de la coca.

El jueves 13 Goran Bregovich presentará su última composición, "Corazón tolerante", un oratorio moderno que lleva por tema la reconciliación. Este es un argumento de estricta actualidad si consideramos, por ejemplo, la situación balcánica o la del medio oriente.

Tres religiones, tres sonidos

A tal propósito se verán unidas en un abrazo simbólico tres músicas inspiradas en las grandes religiones monoteístas, cada una representada por una cantante: Amina, de origen árabe ("la Piaf del mediterráneo" para los musulmanes), la cantante cristiana de la Macedonia, Vaska Jankoska, y Dana International, hebrea, vencedora del concurso Eurovisión 1998.

Se podrá escuchar igualmente la voz radiante y aguda de Luzmila Carpio, acompañada de su charango. Las quenas, los sikúes (flautas de caña), los tambores de piel de puma y las sonajas completarán el efecto andino de esa noche de sábado, cuando los afortunados oyentes disfrutarán de las canciones de Luzmila, joven quechua y embajadora de las culturas indígenas en la UNICEF.

Nacida en el altiplano andino, a 4000 metros sobre el nivel del mar, donde las creencias milenarias conviven con la cotidianidad (como en una novela de Asturias), Ludmila de una cosa está segura, y lo dice: " un pueblo que no danza, que no canta, se muere".

Lupita Avilés

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.