Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Caricaturas de Mahoma: ¿un caso para la justicia?

Un periodista paquistaní protesta frente a la embajada de Dinamarca en Islamabad.

(Keystone)

No todos los expertos en derecho coinciden en que las polémicas ilustraciones constituyan una importante infracción de la ley suiza.

El artículo 261 del Código Penal helvético prevé multas y penas de prisión de hasta seis meses para quienes ofenden "pública y vilmente" el credo de otros.

El martes (07.02), un tribunal francés denegó la demanda presentada por un grupo de musulmanes que pretendían impedir que la revista Charlie Hebdo reprodujera las caricaturas satíricas que retratan al profeta Mahoma.

Según los demandantes, la publicación de las viñetas – incluida la que muestra al profeta Mahoma con una bomba en lugar del turbante – representa un insulto a su religión. Pero la causa fue denegada por motivos de procedimiento.

Aunque en Suiza se han producido llamamientos al boicot de los diarios que publicaron las caricaturas, hasta ahora no se ha llevado ningún caso a los tribunales.

Daniel Häusermann, del Centro de Investigación sobre Derecho a la Información de la Universidad de San Gall, sostiene que, si fueran a juicio, las personas que se sintieron ofendidas por las viñetas tendrían muchas posibilidades de ganar la causa.

"Hay argumentos de peso para afirmar que algunas de las representaciones de Mahoma constituyen un insulto para los musulmanes", explica a swissinfo.

"La legislación helvética no define de manera inequívoca cuán grave debe ser una ofensa, pero una prueba frecuente consiste en tomar en consideración la opinión de los miembros de la comunidad religiosa en cuestión y determinar si la mayoría se siente profundamente ofendida por estas caricaturas".

"En caso afirmativo, es muy probable que quien publicó las ilustraciones sea condenado".

Precedentes legales

Pero en la práctica, son pocos los casos de violación del artículo 261 del Código Penal denunciados ante la justicia. Por ello es difícil prever qué podría ocurrir.

Según Häusermann, un referente podría ser un caso que se remonta a 1971, cuando el tabloide zuriqués 'Blick' publicó una ilustración de un cerdito de Walt Disney crucificado como Cristo. El editor del diario fue condenado.

Desde entonces, subraya Häusermann, han cambiado mucho las actitudes frente a la religión. Aún así, se han registrado varias condenas por violación de los valores cristianos por parte la prensa satírica u obras de arte.

"No cabe duda alguna de que, al retratar a Mahoma como un terrorista y un extremista violento, muchos musulmanes se han sentido heridos en sus sentimientos", subraya el experto.

El abogado ginebrino Charles Poncet, especialista en derecho de prensa, en cambio, tiene otro punto de vista.

En su opinión, "no están reunidos" los requisitos para una condena penal. Para decretar una condena en el sentido del artículo 261 del Código Penal, una persona tiene que ser sorprendida in fraganti, por ejemplo, mientras defeca en una capilla o retrata a Cristo consumando el acto sexual.

"De todos modos, la caricatura de un hombre – presuntamente el profeta – con una bomba en el turbante, no viola la libertad de credo y de culto como estipula el artículo 261", según Poncet.

Afrontar el problema

Aún así, el abogado ginebrino opina que sería conveniente que la comunidad musulmana en Suiza denunciara los hechos, porque de esa manera demostraría que está dispuesta a afrontar el problema de forma moderada.

Poncet coincide con Häusermann en que existe un vacío legal en esta materia, aunque para una infracción del artículo 261 del Código Penal se necesita ofender "de forma vil" las creencias religiosas de terceros.

La doctrina jurídica es unánime en afirmar que tal normativa no se refiere a los ataques de índole humorística o satírica, "sin importar que éstos lleguen a provocar indignación en la gente".

"Especular sobre lo que un tribunal podría dictaminar es un ejercicio arriesgado, pero me sorprendería mucho que un tribunal suizo dictara una condena en el caso de estas caricaturas", afirma Poncet.

También Häusermann reconoce que los términos "ofensas de forma vil" serían centrales para que un tribunal determine si ha habido o no una violación de la libertad de credo y culto, pero también para los abogados defensores.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción del inglés: Belén Couceiro)

Datos clave

El punto relevante de artículo 261 del Código Penal Suizo:

Quien ofenda o ridiculice, pública y vilmente, las convicciones de otros en materia de creencia, especialmente de creencia en Dios, o profane objetos de veneración religiosa (...) será condenado a un máximo de seis meses de prisión o a una multa.

Fin del recuadro

Contexto

Tras la publicación en Suiza de las polémicas caricaturas de Mahoma, se han multiplicados los llamamientos al boicot del diario ginebrino 'Tribune de Genève'.

La profesora universitaria y experta en el mundo musulmán, Fawzuia Al-Ashmawi, afirma que estas viñetas constituyen una gran ofensa al Islam y ha pedido a quienes las publicaron que presenten sus disculpas. Sin embargo, no tiene intención de denunciar a los diarios en cuestión, según aseguró a swissinfo.

Este viernes, el Consejo Suizo de la Prensa anunció que los diarios helvéticos pueden imprimir caricaturas de Mahoma para ayudar a explicar la indignación que suscitó su publicación.

Fin del recuadro


Enlaces

×