Navigation

China, 'boom' económico y derechos humanos

Los empleados chinos también tienen derecho a trabajar en condiciones humanas. Keystone

El país desataca por su avanzado desarrollo económico, pero queda mucho camino por recorrer en materia de derechos humanos, según la ministra suiza de Exteriores.

Este contenido fue publicado el 11 noviembre 2005 - 15:41

Aún así, los progresos registrados en los últimos años han sido "sustanciales", declaró Micheline Calmy-Rey ante el 'Swiss International Business Forum'.

"Quedan todavía muchos desafíos, sobre todo en lo que respecta a la protección de las minorías, la libertad religiosa y de expresión, la tortura, así como la pena de muerte", declaró la jefa de la diplomacia helvética.

Son desafíos a los que se ven confrontados quienes respaldan la introducción de reformas en el país asiático. "Tratamos de brindarles nuestro apoyo, dialogando con China sobre los derechos humanos", precisó.

Pero estos desafíos deberían preocupar también a todos los empresarios que viajan a China para entablar negocios. En la reunión del Foro de Intercambio Comercial Internacional (Swiss International Business Forum) participaron, sobre todo, representantes de las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

Consecuencias importantes

"En China la gente es cada vez más consciente de que el enorme crecimiento económico que vive el país tiene un impacto ecológico y social y que sólo tiene sentido si va acompañado de mejoras en la situación de los derechos humanos."

Micheline Calmy-Rey citó el derecho a la salud y a la educación, a condiciones de trabajo humanas y la prohibición del trabajo infantil forzado.

"Las mejoras en esos campos aportarían más estabilidad, cohesión y armonía, valores que son muy importantes para los chinos". Hay muchas empresas chinas que, como el gobierno de Pekín, quieren avanzar en estos campos, subrayó.

"Seguiremos insistiendo en nuestras prioridades respecto a los derechos humanos, en estrecha colaboración con las empresas suizas en China."

Gran potencia mundial

Según la titular de Exteriores, "se podrían escribir libros enteros" sobre la situación de los derechos humanos en China, tierra de contrastes entre las regiones orientales que se desarrollan a un ritmo vertiginoso y las zonas subdesarrolladas del centro.

El mercado chino es mucho más que un paraíso económico. Con una población de 1.300 millones de personas, su posición estratégica y su peso militar, China es una potencia mundial. Toda desestabilización tendría "consecuencias políticas y económicas dramáticas" para el mundo entero.

"La posición china restringe el margen de maniobra de la comunidad internacional en la región de Darfur y no está exenta de consecuencias sobre la estabilidad de la región."

Oportunidades y riesgos

Micheline Calmy-Rey advirtió también a los empresarios suizos de que, más allá del enorme potencial de negocios, existen riegos. China debería, por ejemplo, proteger mejor la propiedad intelectual, "problema central" en el desarrollo de su economía.

Y las PYMES suizas tienen oportunidades en ese gran mercado asiático, porque están mejorando las posibilidades de inversión. No obstante, toda inversión requiere una preparación minuciosa y mucha paciencia.

swissinfo, Robert Brookes, Zúrich
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

China es el segundo socio comercial de Suiza.

Las exportaciones helvéticas aumentaron de 415 millones de francos en 1990 hasta 3.000 millones de francos el año pasado.

En ese mismo periodo, las exportaciones chinas crecieron de 412 millones a 2.800 millones de francos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.