Coronavirus: Primer caso en Suiza

No hay limitaciones en las entradas de Italia a Suiza, a pesar de la multiplicación de los casos de coronavirus en Lombardía. Keystone / Martin Ruetschi

Suiza confirma su primer caso de infección del COVID-19 en el cantón Tesino. La persona afectada había viajado a Italia en días pasados. De acuerdo a la OFSP, es posible que otros casos se den a conocer próximamente, pero esto no significa una situación de alarma.

Pascal Strupler, director de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) ofreció una conferencia de prensa en la que explicó que el primer caso de infección con el COVID-19 conocido en Suiza afecta a un hombre de más de 70 años que se encontraba en la región de Milán a mediados de febrero.

Actualmente el paciente se encuentra aislado en un hospital tesinés y aquellas personas que estuvieron en contacto con él han sido puestas en cuarentena. 

De acuerdo con Strupler, el primer caso conocido en Suiza de infección con el covid-19 no cambia la estrategia de prevención actual, de riesgo moderado para la población local. "Seguimos en  una situación normal", añadió. 

El director de la OFSP advirtió que mientras las autoridades sanitarias puedan seguir la cadena de propagación del virus, en Suiza no se adoptarán medidas suplementarias a las tomadas hasta ahora. Es decir, no habrá por ahora ninguna restricción de acceso en las fronteras helvéticas

Daniel Koch, al frente del departamento sobre enfermedades transmisibles de la OFSP, explicó que en las fronteras la campaña de sensibilización se ha intensificado, especialmente en lo que concierne a las medidas de higiene requeridas para evitar en lo posible la propagación viral.

Los exámenes actualmente realizados sobre casos sospechosos de infección a causa del COVID-19, unos 70, no solo se realizan en el cantón Tesino, sino también en otras partes del territorio, como Basilea y Berna. Cabe decir que hasta antes del primer caso confirmado en Suiza hoy, unas 300 pruebas realzadas en suelo helvético habían dado resultados negativos.

El ministro del Interior, encargado de la cartera de Salud, Alain Berset, hoy mismo se reunió en Roma con sus homólogos de Italia, Francia, Alemania, Austria y Eslovenia para abordar las medidas conjuntas para hacer frente a la propagación del coronavirus en Europa.

Italia, el país más afectado en Europa

End of insertion

Italia hasta este lunes por la tarde ha informado de 231 casos de infecciones por el  COVID-19. Siete personas habían muerto en la región lombarda hasta hoy.

La rápida propagación del coronavirus en Italia planteó desde el fin de semana pasado grandes preocupaciones en el cantón del Tesino: la región suiza al sur de los Alpes se encuentra a pocos kilómetros de los principales focos de contagio de la vecina península y más de 60 000 trabajadores italianos cruzan la frontera día a día para laborar en Suiza. 

¿Qué medidas se han adoptado en Italia para detener la epidemia?

Con más de 200 casos conocidos de contagio, Italia es el país europeo más afectado por Covid-19, como fue denominado el virus que apareció a finales del año pasado en la ciudad china de Wuhan. En pocos días, los casos de contagio se multiplicaron rápidamente en las regiones más septentrionales de la península, lo que obligó al gobierno italiano a intervenir con medidas drásticas.

Algunos municipios lombardos al sur de Milán, donde el virus se ha propagado más, fueron puestas en cuarentena y en diversas ciudades del norte del país fueron cerrados estadios, universidades, museos, monumentos y otros lugares públicos. Es difícil saber si esas medidas serán suficientes para detener la epidemia.

¿Por qué el virus llegó pronto al cantón del Tesino?

La frontera del Tesino está a solo cien kilómetros de la provincia de Lodi, el epicentro del coronavirus en Italia. Con los túneles viales y ferroviarios bajo el macizo del Gotardo, el cantón del Tesino representa el principal eje de tránsito alpino entre Italia y el centro y norte de Europa.

Pero más que el tráfico de pasajeros en tránsito, en el Tesino la preocupación inmediata se debió, sobre todo, al eventual contagio por parte de trabajadores italianos que cruzan todos los días la frontera para acudir a sus puestos de labor y mantienen un estrecho contacto con la población local. La mayoría de esas personas proceden de Lombardía, la región italiana más afectada por el coronavirus.

¿Es necesario cerrar las fronteras? 

Una decisión sobre el cierre de las fronteras entre Italia y el cantón del Tesino corresponde a las autoridades federales suizas. Sin embargo, el Gobierno no tiene la intención de adoptar tal medida, ya solicitada en los últimos días por representantes de la Liga del Tesino (partido político de derecha populista). Según la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), la situación en el norte de Italia es preocupante, pero se trata de brotes locales y aún es muy pronto para hablar de una ola incontrolable hacia Suiza. 

Por otro lado, en el caso de una epidemia en Europa, sería imposible detener la propagación del virus con medidas similares, dado que el continente está demasiado interconectado. Francia y Austria también han decidido mantener abiertas las fronteras con Italia. 

¿Por qué la economía del Tesino no puede renunciar a los trabajadores fronterizos?

Más de 67 800 trabajadores italianos transfronterizos trabajan en el Tesino, su número se ha duplicado desde 2002, es decir, desde la introducción del acuerdo sobre la libre circulación de personas entre Suiza y la UE. Solamente el cantón de Ginebra emplea a un mayor número de personas (87 104 unidades) que cruzan la frontera todos los días. Siguen Basilea (33 932) y Vaud (32 425).

Los trabajadores transfronterizos representan más de una cuarta parte de la fuerza laboral total en el Tesino. Si bien los tradicionales transfronterizos trabajaban principalmente en los sectores de la construcción y la industria, hoy ya no es el caso: casi dos tercios de estos empleados están activos en el sector terciario.

En la práctica, los transfronterizos están presentes actualmente en todas las ramas económicas, incluido el sector público. Por lo tanto, el cierre de las fronteras conlleva el riesgo de paralizar una gran parte de la economía del Tesino, afectando a muchos servicios básicos para la población. Entre los sectores más afectados también estaría el de la salud: aproximadamente la mitad del personal de enfermería es de nacionalidad extranjera y una quinta parte son trabajadores fronterizos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo