Navigation

¿Colaboraciones exclusivas para avanzar en lucha contra el cáncer?

El tratamiento Kymriah se fabrica a medida de cada paciente utilizando sus propias células para combatir su tipo de cáncer particular. Keystone

La aprobación en Estados Unidos de la terapia contra la leucemia de Novartis marcará un antes y un después en la investigación biomédica. El Kymriah es producto de un acuerdo entre la farmacéutica suiza e investigadores universitarios estadounidenses.

Este contenido fue publicado el 05 septiembre 2017 - 10:00
swissinfo.ch

El anuncio que hizo hace unos días la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha sorprendido al mundo, ya que el Kymriah había sido recomendado para su aprobación solo seis semanas antes. Según la FDA, la decisión se debe a que 52 de los 63 enfermos de leucemia que fueron atendidos con este tratamiento, en un ensayo clínico patrocinado por Novartis, presentaron una remisión en menos de tres meses, lo que supone 83% de la muestra analizada.

El visto bueno a este tratamiento ha acaparado titulares en la prensa internacional por tres razones: anticipa un nuevo paradigma en la medicina, su elevado precio no tiene parangón y el Kymriah es el inédito resultado de “cinco años de colaboración exclusiva global” entre Novartis y la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

¿Qué es el Kymriah?

El Kymriah (cuyo nombre original era CTL019) es la primera  inmunoterapiaEnlace externo de recepción de antígenos quiméricos de células “T” (CART T) que recibe luz verde por parte de la FDA.  Será utilizado en pacientes que padecen leucemia linfoblástica agudaEnlace externo. Se trata de un tratamiento de una sola vez, su misión es modificar las propias células ‘T’ del paciente -un tipo de glóbulos blancos-, para que éstas se encarguen de destruir posteriormente a las células cancerígenas del enfermo. Hasta ahora, este mal condenaba a los enfermos a una tasa de supervivencia muy baja (menos del 10% vivía cinco años o másEnlace externo tras ser diagnosticados).

End of insertion
Contenido externo

Este novedoso tratamiento es resultado de un esfuerzo iniciado en 2012, cuando se acordó la construcción del Centro Novartis-Penn para el Tratamiento Terapéutico Celular Avanzado. Una decisión que convirtió a NovartisEnlace externo en el primer grupo farmacéutico mundial enfocado en la terapia de antígenos quiméricos de células ‘T’ (CART T). El segundo paso fue la creación del campus UPenn, en el que la farmacéutica suiza invirtió 20 millones de dólares (19,3 millones de francos suizos), pero no de forma desinteresada. Novartis se ganó el derecho a ser la única empresa con licencia para utilizar la tecnología para fabricar el Kymriah y también tiene la exclusiva en la explotación de sus derechos comerciales.

“Descubrir fármacos es un trabajo de equipo, una compañía no puede hacerlo sola. Las colaboraciones con instituciones académicas han sido fundamentales en este esfuerzo”, declaró a swissinfo.ch Sileia Urech, responsable de comunicación de Novartis en Suiza.

“Encontrar un socio y establecer los mecanismos de trabajo conjuntos es un desafío al principio, pero esto es algo que puede resolverse y que arroja significativos resultados [al acceder a distintas ideas y tecnologías que permitirán descubrir y desarrollar nuevos medicamentos”, añadió.

Kymriah solo se administra una sola vez, pero el tratamiento cuesta 475 000 dólares (456 803 francos suizos). Keystone

Tras el fructífero acuerdo Novartis-Penn, queda por ver si tales colaboraciones darán lugar a nuevos y más significativos éxitosEnlace externo en materia de investigación y el desarrollo, especialmente considerando las diferencias de cultura que entre la investigación industrial y la académica, así como las preocupaciones éticas que despiertan el que la industria financie ensayos clínicos cuyos resultados le beneficiará económicamente en el futuro.

Inversión en Suiza

En 2016, Novartis destinó alrededor de 3 400 millones de francos suizos a investigación y desarrollo en Suiza y más de 9 000 millones a escala globalEnlace externo. Actualmente tiene en marcha varias colaboraciones con universidades e institutos helvéticos, como la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el Instituto Paul Scherrer. También realiza un proyecto conjunto con el Hospital Universitario de Basilea, en el que las muestras de tejido recogidas son puestas a disposición de Novartis para la investigación de tratamientos destinados a curar enfermedades hepáticas.

Contenido externo

“Un compromiso activo con el ecosistema académico suizo seguirá siendo prioritario”, afirmó Urech.

Durante la última década ha aumentado la financiación privada de las universidades suizas. En el año 2014, solo el 8,4% del presupuesto provenía de fuentes privadas.

En abril pasado, la televisión pública suiza SRF informó de más de 300 proyectos de colaboración entre universidades suizas y patrocinadoras privados. Así, la farmacéutica suiza Sandoz y su fundación, por ejemplo, patrocinaron seis cátedras de Química y Microbiología en cuatro universidades, según SRF.

Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.