Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Isla de Samos "Occidente es corresponsable de la miseria de los refugiados"

, Samos


Patricia Ponte Pérez antes del 20 de marzo en un centro de acogida para refugiados en Samos.

Patricia Ponte Pérez antes del 20 de marzo en un centro de acogida para refugiados en Samos.

(zVg)

Desde la entrada en vigor del pacto entre la Unión Europea (UE) y Turquía, el 20 de marzo, se ha agravado la situación de los refugiados en las islas griegas del Mar Egeo. Los voluntarios suizos en los campos de acogida se dicen indignados de la situación que se vive allí.

Patricia Ponte Pérez (19), de Zofingen, Argovia, renunció a su trabajo en febrero para viajar a Samos, como otros voluntarios del país alpino, sobre todo de la escena alternativa bernesa, y otros más, llegados de todo el mundo.

“Cocinamos con gente local hasta para 1 000 personas. Dimos ropa seca y zapatos a los recién llegados, empapados de su travesía. Fueron momentos de mucha tensión. Colectamos juguetes y ropa; y jugamos con los niños, bailamos todos juntos. Tomaron un sitio en nuestros corazones. Es bueno que los chicos puedan convivir y que sus padres puedan tomarse un respiro”.

Eliane Apostolou (53), casada con un griego, vive desde hace 22 años en la isla y renta departamentos de vacaciones. Eleni, como la llaman aquí, se sorprende del compromiso de los jóvenes voluntarios, a los que les ha lavado la ropa, una de sus formas de colaborar.

La suiza, de Bümpliz (en la periferia de la capital), pone su grano de arena en la respuesta de ayuda a los refugiados, como muchos otros griegos de Samos. Colecta colchones y ropa para ellos, y reúne donativos para responder a la emergencia.

Desde el 20 de marzo, las autoridades registran a los nuevos refugiados y los conducen a un centro de acogida cercado con redes de alambre. Los refugiados no pueden salir del lugar.

Eleni Apostolou transporta en su auto las donaciones para los refugiados.

(swissinfo.ch)

“Estamos encerrados como en una cárcel”, describe un paquistaní que antes del acuerdo entre Turquía y la UE podía transitar libremente por la zona.

Solo la policía y el ejército se ocupan de abastecer el centro de refugiados de Vathi. Los voluntarios quedaron sin quehaceres y muchos partieron de la isla. “Yo permanezco aquí”, confíesa Patricia Ponte. “Quiero saber lo que les deparará a los refugiados y quiero, si es posible, seguir ayudando”.

No está claro si hay 500 o más refugiados en ese campamento de Vathi. La policía no pudo proporcionarnos cifras y  nos dirigió al Ministerio responsable en Atenas, la capital, para solicitar esta información, pör escrito.

Ponte Pérez está consternada por la precaria situación de los refugiados, y Apostolou, indignada. “Los derechos humanos son violados gravemente y Occidente es corresponsable de la miseria de los refugiados. La UE y los países de la OTAN seguirán cargando parte de la culpa mientras continúen exportando armas y bombas”.


Traducción del alemán: Patricia Islas, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×