Navigation

¡Que se haga la boda!

El coronavirus no será ya un obstáculo para contraer matrimonio o bautizar a los niños, el Gobierno decidió la reanudación de los servicios religiosos a partir del 28 de mayo, una semana antes de lo previsto.

Este contenido fue publicado el 20 mayo 2020 - 18:29

Pero, atención: nada de abrazos y muestras efusivas de afecto: la distancia social sigue vigente.

“Hay conceptos específicos de protección acordados con los representantes de las diversas iglesias”, comentó el ministro de Salud, Alain Berset, en conferencia de prensa este miércoles.

Las personas que acuden a los cultos son relativamente pocas, lo que facilita la introducción de medidas para evitar eventuales contagios, explicó.

Contenido externo

Las comunidades religiosas podrán reanudar su vida comunitaria y reunir a sus fieles desde el 28 de mayo, cuando se permitirán de nuevo los oficios y celebraciones de todas las confesiones.

Eso significa que tienen una semana para preparar planes de protección y asegurarse de que las cadenas de transmisión sean rastreadas.

La anticipación de la medida, explicó el ministro, obedece a la positiva evolución del control de la pandemia. Sin embargo, como suele hacerlo, recomendó “no ceder a la euforia” y continuar con las recomendaciones de distanciamiento social e higiene.

Por otra parte, Berset indicó que desde principios de junio, el personal de los centros de salud volverá a estar sujeto a las horas de trabajo y los períodos de descanso establecidos por la ley, ya que la situación en la mayoría de los servicios hospitalarios ha vuelto a la normalidad.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.