Coronavirus: “En Cuba me siento segura”

En La Habana, personas esperan el transporte público con mascarillas protectoras en medio de las preocupaciones por la propagación del coronavirus. 26 de marzo de 2020. Reuters / Alexandre Meneghini

¿Cómo se vive en el país bajo el embargo económico más prolongado del mundo en tiempos del coronavirus? “Hay tensión, sí. Pero hay mucha confianza”. Testimonio de una suiza desde La Habana.

“Vivo en un edificio de más de 30 departamentos. En los primeros días de la pandemia vino un médico de familia, casa por casa, y nos dio una charla de cómo había que comportarse, como cuidarse, cómo lavarse”.

Suiza y Cuba han celebrado acuerdos bilaterales en los ámbitos del comercio, la promoción y la protección de las inversiones, el transporte aéreo y el traslado de personas condenadas. Suiza representó los intereses de EE UU en Cuba desde 1961 hasta la restauración de las relaciones diplomáticas entre los dos países en julio de 2015, así como los intereses cubanos en EE UU desde 1991 hasta julio de 2015.

Hoy, Suiza se mantiene principalmente activa en Cuba en el marco de la cooperación para el desarrollo, donde implementa su estrategia 2017-2021.

Fuente: Ministerio suizo de Exteriores

End of insertion

El testimonio es de Christine, residente en Cuba desde hace más de dos décadas y ciudadana de Suiza, país con el que mantiene estrecho contacto y a donde viaja con cierta regularidad. “Pero aquí me siento más segura”, nos confiesa en entrevista telefónica.

¿Por qué?, inquirimos.

“Acá la gente es más disciplinada. Está más acostumbrada a situaciones de emergencia. Además, en Cuba tenemos un sistema de salud y de prevención para la salud que funciona muy bien. Lo vimos cuando el dengue. Lo vemos con los huracanes. Todo el mundo está preparado”.

Nos describe a grandes rasgos la situación en la isla. En términos generales no difiere mucho de la que se vive en Suiza y en buena parte del planeta: calles vacías, escuelas desiertas, labores suspendidas. Las principales recomendaciones son las mismas: lavarse bien y continuamente las manos, cubrirse la boca al toser o estornudar, no salir de casa sino para lo esencial, mantener distancia social…

Sí, pareciera que el coronavirus hubiera concedido al concierto de las naciones la posibilidad de entonar el mismo estribillo. Pero no es así. No lo es del todo. Cuba forma parte de las naciones que viven bajo la presión de sanciones económicas y que deben nadar más vigorosamente para mantenerse a flote:

“Ahora, con el coronavirus, nosotros mismos preparamos nuestros nosobucos [mascarillas protectoras]. A través de la televisión nos enseñan cómo hacerlo: te dan la medida de la tela, te muestran cómo hay que cortarla, coserla, plancharla. Cómo usarla sin dejar espacios…”

En efecto, el cierre de fronteras (coronavirus obliga) y casi sesenta años de embargo (Estados Unidos impone), hacen que en la isla caribeña falten muchas cosas, pero no ingenio.

Y también hay una experiencia en el manejo epidemiológico reconocida internacionalmente y una preocupación fundamental por la educación y la salud de la población.

Hasta el cierre del 29 de marzo, se confirmaron 31 nuevos casos, para un acumulado de 170 pacientes en el país.

De los 170 pacientes diagnosticados, 153 presentan evolución clínica estable. Se reportan 4 fallecidos, 1 paciente evacuado y 4 altas.

Fuente: Ministerio de Salud Pública de Cuba

End of insertion

La información, precisa nuestra interlocutora, es constante por radio, televisión, internet. “Hay una mesa redonda en la que los ministros informan no solamente de los temas de salud, sino también de las medidas sociales y económicas. Por ejemplo, explican los derechos de las personas que tienen que aplazar sus pagos, las exenciones de impuestos… Todo eso alivia la tensión”.

 ¿Hay mucha tensión?

“Hay tensión porque como usted sabe, el turismo es una de las principales fuentes de ingresos de la isla y mucha gente vive de eso. Ahora, y quién sabe por cuanto tiempo, no hay turistas. Pero sobre todo hay tensión por el temor de que haya escasez de alimentos”.

Comenta que a través de mensajes de WhatsApp las personas se informan entre sí: “en tal tienda hay yogures, en tal otra hay leche”. 

En la isla es casi proverbial la falta de este u otro comestible, pero la situación actual potencia el problema, con lo que las autoridades han anunciado medidas de reforzamiento para garantizar los alimentos. Igualmente tienen fama las esperas en las tiendas de bienes de consumo, que también se han dilatado.

“Hay tremendas colas en las tiendas y ese es el peor momento para mantener las distancias y la gente se pone nerviosa cuando no encuentra lo que necesita”

¿Qué es lo que más falta, por ejemplo…?

“Pollo, jabón, detergente y hay un temor especial de que lleguen a faltar los frijoles y el puré de tomate para prepararlos. Y es que ahora la situación es doblemente difícil con la parálisis por el coronavirus y el bloqueo”.

Con todo, nuestra interlocutora se dice confiada. “La gente en Cuba es muy solidaria y las autoridades están bien organizadas. Nos han explicado también cómo preparar y usar desinfectantes, cómo reconocer los síntomas del coronavirus y cómo actuar en caso necesario”.

 ¿Cómo?

“Primero hay que acudir al médico familiar. Si este lo considera necesario, te envía al policlínico, y si ahí detectan sospecha de contagio, te mandan al centro de aislamiento. Si das positivo, te dan el tratamiento correspondiente. Si no, igual te mantienen en aislamiento para observar tu evolución”.

Recuerda que la educación y la salud son los pilares de la política de la isla y ratifica que el de Cuba es un pueblo muy solidario. “Mire usted las misiones de médicos cubanos ahora mismo en Italia y en muchos otros países. Las misiones cuando la crisis del ébola. Algunos dicen que es interés económico, para mí es un gesto de humanidad”.

Concluimos la entrevista. Nos despedimos, y horas más tarde me envía este mensaje:

“Los estudiantes de Medicina acaban de pasar por la casa preguntando cuántas personas somos, si tenemos problemas de salud, etc. ¡Eso es Cuba!”

Algunos logros de la medicina cubana:

 • (2015) Cuba cumple con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

• (2015) Cuba se convierte en el 1er país del mundo en recibir la certificación por parte de la OMS de eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH y de la sífilis congénita.

• (2016) Cuba mantiene la tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada 1 000 nacidos vivos por diez años consecutivos.

• (2016) Cuba alcanza una esperanza de vida al nacer de 78,4 años; 76,5 para los hombres y 80,4 para las mujeres.

 • (2016) Cuba cumple 55 años manteniendo misiones internacionalistas en salud con 48 000 colaboradores en 62 países en 2016.

• (2017) Cuba obtiene, a través del contingente Internacional de médicos especializados en situaciones de desastres y graves epidemias “Henry Reeve”, el Premio de Salud Pública Internacional en memoria del Dr. LEE Jong-Wook de la OMS (la distinción más importante que otorga la OMS).

Fuente: Estrategia de Cooperación OPS/OMS 2018-2022

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo