Descartan que crisis en Suiza concluya en mayo

Los respiradores tienen una gran demanda. Keystone / Isopix / Daina Le Lardic / Pool

Actualmente, unas 280 personas reciben asistencia respiratoria en hospitales suizos, según la última actualización de las autoridades federales. Pero las unidades de cuidados intensivos no están sobrecargadas.

Keystone-SDA/dos

Daniel Koch, de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), dijo a la prensa el sábado que el escenario actual en el país no es tan catastrófico como podría haber sido.

“Los peores escenarios que pronosticamos hace unas semanas no han ocurrido”, dijo.

Hace diez días, Koch había declarado que la situación en el sureño cantón del Tesino era especialmente “dramática”, y que su sistema de salud corría el riesgo de verse completamente desbordado.

No obstante, la OFSP reportó este sábado 1 052 casos nuevos de coronavirus, lo que eleva el total nacional a 13 720. El recuento de víctimas mortales asciende a 254.

Koch también dijo que 280 pacientes reciben que actualmente asistencia respiratoria en todo el país, lo que significa “un gran número”, pero que ninguna unidad de cuidados intensivos está colapsada. Agregó que hay respiradores disponibles.

En cuanto a si las medidas de distanciamiento social y de permanencia en casa introducidas por el Gobierno el 16 de marzo están teniendo efecto, Koch declinó especular. No hay suficientes datos disponibles y “es demasiado pronto para sacar conclusiones”, dijo.

Sin final a la vista

Mientras tanto, el ministro de Salud, Alain Berset, advirtió que “la crisis no terminará a mediados de mayo”, en declaraciones publicadas este sábado por el diario suizo La Liberté.

Agregó que es incorrecto suponer que la epidemia golpeará, pasará y luego desaparecerá. Los expertos dicen que el virus se va a quedar rondando y que la única solución será desarrollar una vacuna, lo que llevará tiempo. Pidió que la respuesta suiza permanezca “flexible” y “modesta”.

Berset señaló igualmente que la posibilidad de un cese general de actividades y del confinamiento de la población, como sucede en Francia o España, no está completamente descartado si la situación empeora.

Hasta ahora, las autoridades han recomendado reiteradamente a las personas que permanezcan en sus hogares y solamente salgan a la calle en caso de necesidad (compras, trabajo, médico). Pero la medida no tiene carácter coercitivo.

El confinamiento obligado, subrayó Berset, “es una medida muy dura, pero nunca ha sido descartada por completo”. Sin embargo, enfatizó, “lo que cuenta no son las medidas tomadas desde arriba, sino el comportamiento de las personas”.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo