Navigation

Skiplink navigation

Fondos Duvalier: los millones que Suiza no consigue confiscar

El exdictador haitiano Jean-Claude Duvalier comparece, en 2013, ante el tribunal de Puerto Príncipe por cargos de violación de derechos humanos cometidos durante su gobierno, entre 1971 y 1986. Keystone / Dieu Nalio Chery

Treinta y cuatro años después de la caída y fuga de su dictador, Haití aún no ha conseguido recuperar los activos que Jean-Claude Duvalier y sus familiares depositaron en Suiza. El desenlace de la cuenta de un exministro, bloqueada por Credit Suisse desde 2012, aún está lejos de resolverse, según revela una reciente sentencia del Tribunal Administrativo Federal en Suiza.

Este contenido fue publicado el 20 noviembre 2020 - 11:00
Marie Maurisse, Gotham City*

Durante 15 años, entre 1971 y 1986, Jean-Claude Duvalier sumió a Haití en el terror y desvió millones de dólares para financiar un tren de vida poco decoroso. Los delitos cometidos por Baby Doc ahora se enseñan en los libros de historia. Pero la población haitiana todavía no ha visto regresar los dólares que el clan Duvalier escondió en Suiza.

Este tema ha ocupado a las autoridades y a los tribunales desde hace casi cuarenta años. Puerto Príncipe solicitó ayuda a Suiza el 12 de junio de 1986. Pero no fue hasta 2002 que el Gobierno decidió congelar por primera vez los fondos Duvalier localizados en bancos de los cantones de Ginebra, Vaud y Zúrich. Se incautaron entonces un total de 7,6 millones de francos suizos. En 2009, la Oficina Federal de Justicia (OFJ) anunció que los fondos podían ser devueltos ... Sin embargo, el Tribunal Federal (TF) invalidó esta decisión en 2010, tras el recurso de apelación que interpusieron los Duvalier.

En 2011, el Ministerio suizo de Finanzas insistió y solicitó la confiscación de bienes, acción que avaló el Tribunal Administrativo Federal (TAF) en septiembre de 2013. Pero además de las cuentas de los Duvalier también existen millones de francos suizos invertidos en Suiza a nombre de quienes la prensa haitiana califica como “barones de la dictadura”.

Entre ellos figuraba Frantz Merceron, exministro de Economía, Finanzas e Industria de la República de Haití entre julio de 1982 y diciembre de 1985. En el informe St Fleur que publicó en 1987 el ministro de Justicia de Haití, Merceron es calificado  como el banquero de los Duvalier y como la persona que les ayudaba a desviar dinero público y los acompañaba al al extranjero para realizar adquisiciones.

Al igual que su presidente, Frantz Merceron invirtió millones en Suiza. En 2015, la investigación periodística SwissLeaks reveló que Merceron tenía una cuenta en el HSBC. Pero había más: según un fallo del Tribunal Administrativo Federal del 17 de septiembre de 2020, el exministro también era cliente del Credit Suisse en Ginebra.

Esta cuenta estaba controlada por Opaline Group Services SA, una sociedad panameña creada en noviembre de 2000, es decir, cuatro meses antes de que Merceron iniciara una relación con el Credit Suisse. En ella se depositaron más de 6 millones de francos suizos en octubre del 2001 transferidos desde una cuenta que pertenecía a la Fundación Opaline, con sede en Liechtenstein.

En respuesta a una investigación de Monde diplomatique de 1986, que describía la “privatización del Estado” haitiano y los desvíos sistemáticos de fondos de la dinastía Duvalier, Frantz Merceron remitió una carta al medio: “Las transferencias que se me imputan en su artículo son, en primer lugar, de naturaleza puramente privada, tratándose de fondos ahorrados durante un largo periodo y correspondientemente justificados, y en segundo lugar, suposiciones que carecen del más mínimo elemento probatorio”.

En 2005, Frantz Merceron falleció repentinamente. Su viuda Muriel Merceron se convirtió en la beneficiaria de la cuenta del Credit Suisse, que aún resguardaba más de cuatro millones de euros en 2011. El Gobierno suizo decidió bloquear esta cuenta en 2012, decisión que ratificó el Tribunal Federal a pesar del recurso de apelación que interpusieron Muriel Merceron y Opaline Group Services SA.

A principios de 2020, finalmente se dio un paso al frente: el Ministerio suizo de Finanzas allanó el camino para restituir los activos de Frantz Merceron a Haití al ordenar la confiscación de estos fondos millonarios. Sin embargo sucedió algo inesperado: Muriel Merceron murió al día siguiente de anunciarse esta decisión.

Sus herederos decidieron interponer un nuevo recurso de apelación contra esta confiscación, junto con la  panameña Opaline Group Services SA. Los jueces de San Gall acaban de desestimar este recurso, precisando que los haberes confiscados están a nombre de Opaline, y excluyendo a los herederos de Merceron del procedimiento.

Según el Registro Mercantil de Panamá, el gestor de patrimonio Arturo Fasana y el abogado ginebrino Dante Canonica son los directores de Opaline Group Services SA. Quien defiende a la empresa y a los herederos de Muriel Merceron es el abogado Laurent Moreillon.

* Fundado por los periodistas de investigación Marie Maurisse y François Pilet, Gotham City es un boletín electrónico en el ámbito judicial especializado en delincuencia económica.

Todas las semanas informa a sus abonados sobre casos de fraude, corrupción y blanqueo de dinero relacionados con el centro financiero suizo, basándose en documentos judiciales de acceso público.

Gotham City selecciona todos los meses uno de sus artículos, lo enriquece y lo ofrece con acceso gratuito a los lectores de swissinfo.ch.

End of insertion

Traducción del francés: Andrea Ornelas 

Compartir este artículo