Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cuando el oro tiene manchas de sangre

Una escena del documental: campesinos y estudiantes secuestrados por defender sus tierras.

Una escena del documental: campesinos y estudiantes secuestrados por defender sus tierras.

Una niña con el rostro ensangrentado, víctima de bombas lacrimógenas lanzadas por la policía que reprimió así la protesta de campesinos contra la expansión de la mina de oro más grande de Sudamérica.

Es una imagen de ‘Operación Diablo’, documental sobre la minería en Cajamarca, Perú, que ganó la mención honrosa en la categoría Grand Prix del reciente Festival Internacional de Derechos Humanos en Ginebra (FIFDH).

Su protagonista es Marco Arana, sacerdote que junto a los campesinos, se opone al incesante crecimiento de las operaciones de Yanacocha, cuya accionista principal es la multinacional norteamericana Newmont Mining Corporation.

“No estoy contra la minería ni el empleo”, señala Arana en entrevista con swissinfo.ch. “Pero por el bienestar de unos cuantos no se puede poner en riesgo a toda una población. No se alcanza el desarrollo maltratando al ser humano y a la naturaleza”.

Por sus críticas, un sector de la prensa peruana califica a Arana como el ‘cura rojo’, ‘ecoterrorista’ y le endilga fortunas, hijos y amores. O es blanco de campañas de intimidación y acoso.

“No respondo a insultos. Quiero debatir con argumentos, basándome en hechos”, dice. Uno de ellos es el derrame de mercurio destinado a Yanacocha, en la comunidad de Choropampa, ocurrido el año 2000. “O la encarcelación y asesinato de quienes defienden sus tierras, y la impunidad de los que vulneran los derechos humanos o dañan la naturaleza”.

Según Arana, el precio que pagan los cajamarquinos y otros peruanos por la explotación del oro es muy alto. “Por salir de la pobreza aceptan empleos que no garantizan ni sus derechos laborales ni su salud. El peor ejemplo es La Oroya, una de las ciudades más contaminadas del planeta, donde hasta los niños tienen metales pesados en la sangre”.

“Sí, hago política por los pobres”

“Eso es aprovecharse de la pobreza”, critica el sacerdote peruano. “En países con políticas neoliberales como Perú, el capitalismo y alcanza dimensiones catastróficas”.

Arana se ha ganado enemigos hasta en la propia Iglesia Católica. “El cardenal Cipriani me ha instado a renunciar al sacerdocio. Pero el hace tanta política como yo, es un apasionado defensor del neoliberalismo de los últimos gobiernos, representa al sector ultraconservador de la Iglesia”.

El sacerdote diocesano reconoce hacer “política por los pobres” y dice representar a una iglesia “al servicio de la justicia y la paz, que devuelve a la Iglesia su carácter primigenio: Dios se anuncia cercano a los pobres, como reivindicador de sus derechos en un mundo injusto, con un evangelio vivo, solidario. Y diferente de la teología conservadora, que hasta privatiza la religión con un “paga tu limosna y todo se resuelve”.

Leyes peruanas “a favor del gran capital”

 

Yanacoha dice en su página web que cumple las leyes nacionales e internacionales de cuidado del ambiente y de responsabilidad social. Arana afirma que ”las empresas mineras hacen en Perú lo que no podrían permitirse en los suyos. Se aprovechan de leyes de gobiernos corruptos como el de Fujimori”.

“Las leyes de minería y promoción de la inversión privada de 1992 favorecen al gran capital, a empresas del sector extractivo que se benefician de débiles mecanismos de control. Perú no ha fijado los límites de sustancias peligrosas, los gobiernos locales y regionales no pueden fiscalizar las operaciones mineras y en lo tributario, es un paraíso fiscal”.

En este contexto, prosigue Arana, las empresas actúan a libre albedrío. “Glencore, con sede en Suiza, aplica estándares ambientales deleznables en la sierra central. Esperamos que Xstrata no haga lo mismo en Las Bambas, Apurímac, una de las regiones más pobres del país”.

Xstrata ha dado un paso adelante, pero...

En realidad, continúa, Xstrata es la primera empresa en crear un fondo de fideicomiso para inversión social, incluso antes de operar. “Sin embargo, sus focos de inversión difieren de las expectativas de los habitantes locales, por ello el fondo está inmovilizado”.

Arana, de visita por varios países europeos, se entrevistó en Suiza “con las autoridades de un país que comercializa casi el 70% del oro que produce Yanacocha”. Ante representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores expresó su interés por conocer las medidas que toma el gobierno suizo para que firmas suizas no comercialicen oro de empresas que violan los derechos humanos o causan graves problemas ambientales.

Suiza deplora vacío legal

Al respecto, Pierre-Alain Eltschinger, vocero de ministerio suizo informa a swissinfo.ch que las sanciones de la ONU, como las que se impuso a la República Democrática del Congo, son el único mecanismo legalmente vinculante que disponen para ello las autoridades suizas.

“El caso de Perú no se puede comparar con el de la RDC. Donde no hay un instrumento vinculante, Suiza promueve códigos de conducta y prácticas voluntarias como los “Principios Voluntarios sobre Seguridad y Derechos Humanos”, dirigidos a las empresas del sector extractivo”.

Eltschinger precisa que por iniciativa suiza, en noviembre pasado 60 empresas de seguridad privada, la mayoría internacionales, firmaron en Ginebra un código de conducta internacional (ICOC) en el que se comprometían a respetar los derechos humanos.

“Un comité directivo garantiza la credibilidad y aplicación de instrumentos eficaces y transparentes, define las normas de funcionamiento y elabora mecanismos de verificación. Tiene 18 meses para completar su mandato”.

Suiza, remarca el vocero, aspira a que el código de conducta sea firmado por el mayor número de empresas posible y que en el futuro, todas las empresas, y las suizas en particular, recurran únicamente a las firmas signatarias del ICOC.

Sobre otra inquietud de Arana – la creación de un tribunal internacional para juzgar la violación de derechos humanos y los crímenes ambientales - Eltschinger precisa que en la 16° reunión del Consejo de Derechos Humanos, Suiza se expresó a favor de ello.

“Suiza, Islas Maldivas y Uruguay patrocinaron el pasado 8 de marzo una mesa redonda para discutir la creación de ese tribunal, uno de los proyectos de la “Agenda de Derechos Humanos " en la que “el tema ambiental y el cambio climático ocupan lugar destacado”.

Marco Arana

Marco Arana Zegarra nació en Cajamarca en 1962. Sus padres eran maestros.

Fue ordenado sacerdote diocesano en 1990.

Es licenciado en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, estudió pedagogía, sociología políticas públicas y conflictos socio-ambientales, gerencia social y agua y saneamiento.

Fue párroco rural en comunidades pobres de Cajamarca.

Creó el Colegio Parroquial “Cristo Ramos” de Porcón, donde se forman jóvenes campesinos y campesinas. 

En 2002, con jóvenes cajamarquinos, fundó el Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (GRUFIDES), institución reconocida por defender a comunidades afectadas por daños ambientales.

En 2004 recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos.

Entre 2007 - 2009 fue Coordinador de la Mesa Regional para la Lucha contra la Pobreza de Cajamarca.

En 2009, la revista Time lo nombró uno de los ‘31 héroes del medioambiente’.

En 2009 fundó el Movimiento ‘Tierra y Libertad’, que participará en las elecciones regionales de 2015 y en las nacionales de 2016.

Fin del recuadro

‘Operación diablo’

El documental fue producido por Guarango Cine y Video, asociación peruana que produce audiovisuales sobre desarrollo.

Fue dirigido por Stephanie Boyd, cineasta canadiense que radica hace 14 años en Perú y que también se formó con el grupo de teatro Chaski, que dirige el suizo Stefan Kaspar.

Boyd, que estuvo presente en la proyección del documental en la Universidad de Berna, expresó estar “impresionada por el compromiso de la sociedad civil suiza con los temas ambientales y de desarrollo”.

Su documental muestra magistralmente la persecución contra Arana y las dos caras de la medalla de la producción del oro de Yanacocha:

- Wayne Murdy, presidente de Newmont: “Hemos descubierto el cerro Quilish, es un buen yacimiento, somos un productor muy barato y queremos dar lo mejor a nuestros accionistas en el creciente mercado de oro. Cada incremento de 10 puntos en su precio, aumenta nuestras ganacias en 30 millones de dólares, eso me hace muy felíz”.

- Una anciana bañada en lágrimas pide justicia por la muerte de su hijo, un joven veterinario al que asesinaron con 12 disparos por el ‘delito’ de defender el agua que regaba su parcela.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×